Navigation

Zimmerwald, un observatorio de renombre mundial

Werner Gurtner, director de la estación Zimmerwald y el telescopio astronómico y de láser. swissinfo.ch

Atrás quedaba Berna cubierta por espesa niebla. En el horizonte, bajo un cielo azul y rodeado de un paisaje impresionante, el Observatorio Zimmerwald, que en 50 años ha escrito parte de la historia astronómica.

Este contenido fue publicado el 28 noviembre 2006 - 14:07

Desde su telescopio de un metro de diámetro se han explorado rincones del infinito universo, descubierto cometas, planetas y observado la explosión de estrellas.

Pero también se ha escrutado nuestro planeta al centímetro. Gracias a dos nuevas técnicas, los científicos suizos y su red de colegas en todo el planeta detectan los movimientos de las placas tectónicas –dos centímetros por año- y hacia dónde ser dirigen.

Sudamérica, por ejemplo, se mueve hacia el norte y Europa, hacia el este. Y gracias a las mediciones en Zimmerwald se supo que el territorio suizo es tres metros más grande de lo que habían establecido mediciones anteriores.

Werner Gurtner, director del Observatorio Zimmerwald de la Universidad de Berna, es un científico que sabe explicar conceptos complejos de manera sencilla y práctica. Muestra por ejemplo cómo funciona la técnica llamada Registro de Satélites por Láser (SRL por sus siglas en inglés) y para qué sirve.

Mediciones al centímetro y en milésimas de segundo

"Con esta técnica seguimos la órbita de los satélites Lageos 1 y 2 que se encuentran a una distancia de entre 6.000 y 7.000 kilómetros de la superficie terrestre. De aquí parten los rayos láser en dirección al satélite. Estos rayos, que como toda onda de luz tienen la velocidad de 300.000 kilómetros por segundo, rebotan al punto de partida de nuestra estación".

El tiempo que demora el rayo láser en ir y venir, que son milésimas de segundo, nos permite determinar con precisión la distancia entre dos puntos de la tierra o sus movimientos, en centímetros, hacia una u otra dirección, agrega este ingeniero geométrico.

El SRL tiene la ventaja de ser un instrumento muy preciso, pero la desventaja de que sólo puede ser empleado cuando el cielo está despejado. Y como las observaciones tienen que ser contínuas, aquí entra a tallar el Sistema de Posición Global (GPS).

Este sistema de navegación apoyado por satélite no funciona con luz sino con ondas de radio y puede ser empleado en cualquier condición climática. "Las mediciones con SRL y con GPS se complementan de tal manera que al final tenemos un conocimiento más preciso de los procesos que ocurren en la superficie terrestre", dice Gurtner.

Uno de esos procesos son justamente los movimientos de las placas tectónicas. "Antes se hablaba del desplazamiento continental, ahora del movimiento de las placas tectónicas. En determinado momento, la corteza terrestre se quebró y formó placas distintas. Cada una de éstas se mueve en diferentes direcciones, a menudo horizontalmente y unos centímetros por año".

El GPS es un instrumento más barato que el SRL y no por ello menos preciso. "Por esta cualidad de determinar la altitud y la ubicación con exactitud y a bajo costo, ha desplazado desde hace unos 15 años a los métodos clásicos de medición de territorios".

Suiza, tres metros más grande

Hace pocos años la Oficina Federal de Topografía volvió a medir el territorio suizo con el GPS y determinó que su tamaño es de hecho unos tres metros más de lo que se creía.

Gurtner también recuerda que una medición de hace más de 20 años entre Zimmerwald y un punto en el Monte Generoso, en el Tesino, estaba equivocada en un metro.

Independientemente de centímetros o metros más o menos en la Tierra, las investigaciones de Zimmerwald en el espacio tienen otra aplicación muy útil.

"Detectamos la chatarra espacial, es decir, restos de satélites que han explotado o han sido destruidos, piezas que se han desprendido de un satélite, objetos perdidos, todo aquello que fue puesto por los seres humanos en el espacio sideral".

Descubrir esta basura espacial tiene mucho que ver con la seguridad de los vuelos espaciales. "Esos objetos pueden poner en peligro a otros satelites o a las misiones espaciales, por eso es de vital importancia saber cuántos hay, por donde vuelan, qué características tienen", aclara Gurtner.

En este campo Zimmerwald trabaja en colaboración con un observatorio en Tenerife, por encargo de la Organización Espacial Europea.

Zimmerwald, conectada con todo el mundo

Lo fascinante de este trabajo -prosigue Gurtner-, es que estos movimientos pueden medirse con gran precisión desde diferentes estaciones ubicadas en todo el mundo. Si el satélite se encuentra sobre el otro lado de la Tierra, de las mediciones se encarga el observatorio de Hawai o el de Arequipa, en Perú.

"Tenemos muchas conexiones internacionales. En realidad, nuestro trabajo sólo tiene sentido si lo hacemos de manera global. Eso significa que tenemos muchos colegas que trabajan en el mismo proyecto y nuestros resultados se complementan y se cotejan constantemente".

Gurtner destaca las conexiones que tiene Zimmerwald con el mundo hispanohablante en los estudios con el SRL. "Una de ellas es con San Fernando, al sur de España. Los colegas de este observatorio organizaron nuestro simposio bianual hace dos años".

También con estaciones en Sudamérica

Además están las conexiones con estaciones en Sudamérica. Una de ellas es el observatorio de Arequipa (Perú) que colabora más intensamente con la NASA. Otra es la estación de Concepción (Chile) que tiene relaciones más estrechas con Alemania y finalmente el observatorio de San Juan (Argentina) que trabaja más con China.

Otro aspecto fascinante del trabajo de Gurtner es "la combinación de técnica, matemáticas, electrónica, física, el trabajo en la naturaleza, la puerta abierta al cosmos desde el telescopio", dice este científico de 57 años, 35 de los cuales trabaja en el Instituto de Astronomía de la Universidad de Berna y 30 años en Zimmerwald.

En este observatorio se concentran especialistas de distintas disciplinas y de distintas instituciones, que al mismo tiempo contribuyen a financiar el observatorio. Entre ellas está la Oficina Federal de Topografía (swisstopo) y la Organización Espacial Europea, que apoyan técnica y financieramente proyectos específicos.

Un apoyo más regular reciben de la Academia Suiza de Ciencias Naturales, del Fondo Nacional Suizo para la Ciencia y del cantón de Berna.

Fiel a la tradición suiza de la precisión, el Observatorio de Zimmerwald no se conforma con lo que ya ha logrado. El próximo año va a adquirir un sistema de láser más moderno para hacer observaciones aún más precisas. Como si la precisión, igual que el espacio, fuera infinita.

swissinfo, Rosa Amelia Fierro

Contexto

El primer observatorio de Berna entró en funcionamiento el 10 de julio de 1822.

A causa de la contaminación por luz en la ciudad, el observatorio se trasladó en 1956 a Zimmerwald.

Esta colina está ubicada a 10 kilómetros al sur de Berna, a una altura de 900 m.s.n.m.

Allí, el 2 de octubre de 1957, el profesor Paul Wild descubrió el cometa 1957f.

En 1999 la Nasa envió la sonda Startdust a explorar este cometa llamado Wild, en honor a su descubridor.

A principios de este año, Stardust volvió a la Tierra con polvo del cometa y una carta del astrónomo bernés.

Desde el observatorio Zimmerwald se han descubierto 49 supernovas, 3 novas, 7 cometas y más de 100 pequeños planetas.

End of insertion

Datos clave

El telescopio del observatorio Zimmerwald tiene un metro de diámetro. Es pequeño para ser un telescopio astronómico, pero grande como telescopio láser.
La mayoría de telescopios láser en el mundo tienen 75 centímetros de diámetro.
En colaboración con el Instituto de Física Aplicada (IAP), a partir de 1971, en Zimmerwald se realizaron los primeros experimentos con láser.
Esta forma de determinar las distancias y ubicacione se estableció rápidamente.
En 1977 se inauguró ZIMLAT, Telescopio Zimmerwald para Láser y Astrometría.
Con un metro de diámetro, este telescopio sirve para hacer observaciones astronómicas y mediciones de distancia y posición con láser.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?