Navigation

Zúrich mantendrá el "turismo de la muerte"

Los votantes del cantón de Zúrich rechazaron este domingo la iniciativa popular que preveía prohibir y limitar el suicidio asistido.

Este contenido fue publicado el 16 mayo 2011 - 11:28
swissinfo.ch

En concreto, la propuesta buscaba frenar al denominado “turismo de la muerte” a no residentes, con lo que se quería impedir a los extranjeros que viajasen a Suiza para poner fin a sus vidas, con el argumento de algún mal físico incurable.

La iniciativa para restringir el acceso al suicidio asistido a los que residieran desde al menos hace un año en el cantón de Zúrich fue rechazada por el 78,4% de los votos.


Una segunda iniciativa popular lanzada por los partidos conservadores Unión Democrática Federal y el Partido Evangélico, que pedía una prohibición nacional del suicidio asistido, también resultó rechazada por una amplia mayoría, un 85% de los ciudadanos. La participación total rondó el 33% del electorado cantonal.
 
Los principales partidos de izquierda habían hecho campaña en contra de ambas iniciativas. Aproximadamente 200 personas se suicidan con este tipo de asistencia cada año en Zúrich.

El suicidio asistido se permite en Suiza desde 1941 si se practica por una persona que no sea médico y que no tenga un interés personal en la muerte del solicitante. La eutanasia, o la “muerte por compasión”, solo es legal en Holanda, Luxemburgo, Bélgica y el estado de Oregón, en EEUU, recuerda la agencia Reuters.

Muchos enfermos terminales extranjeros -particularmente de Alemania, Francia y Reino Unido- viajan a Suiza para suicidarse, donde se aprovechan de las leyes suizas que se encuentran entre las más liberales del mundo en este tema.

Sin embargo, un aumento del número de extranjeros que buscan poner fin a sus vidas en Suiza, junto a un estudio que concluye que cada vez hay más personas que buscan un suicidio asistido en el país sin sufrir enfermedades terminales, han provocado un acalorado debate.

El Gobierno de Suiza estudia cambiar la ley sobre el suicidio asistido para asegurarse de que solo se utilice como el último recurso en las enfermedades terminales. También el Ejecutivo busca limitar el “turismo de la muerte”.

El grupo de asistencia al suicidio Exit ha acordado las normas para regular el suicidio asistido con los fiscales de Zúrich con la esperanza de que puedan al final constituir la base para una regulación nacional.

Los extranjeros no están explícitamente excluidos de las nuevas reglas, pero un médico suizo que prescriba el anestésico mortal debe haberse reunido al menos dos veces con el paciente durante un periodo de tiempo determinado para estar seguro de sus deseos.

Dignitas

La organización sin fines de lucro Dignitas, que se ocupa de asistir a quienes quieren suicidarse, (la única que asiste a los extranjeros), informó que en la última década, el número de extranjeros que buscan ayuda para suicidarse  aumentó más de 60%, en especial otros europeos.

En los últimos años, Dignitas ha ayudado a más de

1.000 personas a suicidarse, entre ellas 592 alemanes, 102 franceses, 19 italianos, 18 estadounidenses y 16 españoles y 118 suizos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?