Navigation

WEF 2004, más crecimiento... menos terrorismo

Dentro de un mes el de Centro de Convenciones de Davos volverá a ser escenario del WEF. Keystone

Con un dispositivo de seguridad histórico en Suiza, Davos recibió a 2.100 participantes de 94 países interesados en el futuro de Irak y en la economía mundial.

Este contenido fue publicado el 17 diciembre 2004 - 16:25

La edición 2005 ya está casi lista. Decisiones contundentes para los tiempos difíciles es el tema, y los manifestantes anti-Davos ya hacen maletas.

En enero del 2004, Suiza se convirtió en la protagonista de la economía mundial durante los trabajos de la 34ª edición del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) de Davos.

Un total de 2.100 participantes de 94 países, entre los que había 30 jefes de Estado y de Gobierno, 75 ministros, 29 dirigentes religiosos, empresarios, investigadores, académicos, artistas y líderes religiosos y mediáticos, concentrados en discutir el mismo tema: ‘Asociarse para la Prosperidad y la Seguridad’.

El asunto era espinoso; en Irak aún reinaba la incertidumbre con respecto al futuro y la economía no ofrecía aún señales claras de recuperación en Europa.

La compleja tarea de garantizar la seguridad de los asistentes fue compartida por la Confederación Helvética y por el cantón de los Grisones, quienes invirtieron 20 millones de francos suizos para destacar 6.500 elementos de seguridad (3 por cada participante), en la vigilancia terrestre y aérea que tuvo lugar entre el 21 y el 26 de enero.

Los anti-Davos no tuvieron cabida este año. En gran medida porque la Alianza de Olten -encargada de organizar manifestaciones contra la globalización- no consiguió poner de acuerdo a los Verdes, ONG, sindicatos de izquierda y anarquistas.

Pese a ello, un total de 2.500 llegaron hasta Suiza - Coira (1.200), Landquart (500) y Zúrich (800) - para manifestarse de forma pacífica contra una política económica que, en su opinión, intensifica la brecha entre ricos y pobres.

La agenda mundial

Entre los más esperados en la edición 2004 del WEF estuvieron el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton; el vicepresidente estadounidense, Dick Cheney; el presidente de Irán, Mohammad Jatamí; el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan; el secretario de Justicia de EE UU, John Ashcroft; y el presidente de Pakistán, Pervez Musharraf.

Dado el número de participantes, los temas fueron de lo más diverso. Sin embargo, los discursos más controvertidos corrieron a cargo de los estadounidenses. Dick Cheney llamó a la comunidad política y de negocios del mundo a intensificar su lucha contra el terrorismo, e insistió en que aún podían descubrirse armas de destrucción masiva en Irak.

En tanto, John Ashcroft, añadió que, gustara o no, su país mantendría la misma estrategia de cara a Irak. “Iremos hasta el fin, porque tenemos la misión de rescatar a la población de Irak y dotarla de una democracia; para lo que requerimos el esfuerzo y apoyo del resto del mundo”, exhortó.

Ashcroft pidió también terminar con la plaga de la corrupción en los países en desarrollo, ya que ésta le cuesta al mundo unos 2.800 millones de francos suizos cada año.

La voz helvética

Suiza tuvo una participación activa en el Foro a través de dos frentes: el gubernamental y el privado.

A cargo del primero estuvo el presidente Joseph Deiss, quien habló de los 1.000 millones de personas que viven en el mundo con menos de un dólar al día, fenómeno que fomenta la inestabilidad y que no debe ser ajeno a Suiza y al resto de los países desarrollados.

Reforzaron su participación los consejeros federales (ministros) Micheline Calmy-Rey (Asuntos Exteriores), Pascal Couchepin (Interior) y Hans-Rudolf Merz (Finanzas).

Por el lado de la iniciativa privada, el ritmo de los trabajos lo marcaron 112 participantes de empresas y ONG helvéticas.
Patrick Aebischer, investigador de temas de desarrollo y presidente del Instituto Federal Suizo de Tecnología, hizo énfasis en la necesidad de que las 1.000 compañías más grandes del mundo –socias del WEF y caracterizadas por tener ingresos anuales de más de 1.200 millones de francos suizos - sean respetuosas con el medio ambiente.

Por su parte, Jacob Kellenberger, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), habló sobre la capacidad de las empresas para comprometerse y tomar parte más activa en el esfuerzo destinado a frenar cualquier tipo de guerra en el siglo XXI, moción a la que se sumaron participantes como Robert Bischer, presidente del Instituto Federal Suizo de Tecnología; y André Kudelski, presidente del Grupo Kudelski.

Pesimismo económico

El WEF abrió el espacio perfecto para colocar un termómetro de confianza entre la población nacional. La tarea estuvo a cargo de la empresa encuestadora internacional Gallup que, a través de su sondeo La voz de la gente, consultó a los suizos sobre sus expectativas para el año.

El 65% de ellos consideró que vive una situación menos próspera que hace una década. Y 60% del total estimó que las cosas empeorarán en el futuro.

Las razones de su desconfianza son la falta de empleo, salarios insuficientes y una limitada participación de las mujeres en la actividad laboral remunerada.

Para realizar este trabajo, Gallup consultó a más de 1.800 suizos en los 26 cantones del país, entre el 21 y el 25 de octubre del 2003.

Todo listo para el 2005

El Foro Económico Mundial del 2005 ya está en la puerta. Esta vez el tema eje será: Decisiones contundentes para los tiempos difíciles, punto de partida para hablar sobre el dispar crecimiento económico que hay en el mundo, el desempleo, las perspectivas sociales y sobre política internacional.

El próximo año, los trabajos serán presididos, como siempre, por el suizo Klaus Schwab, y las vicepresidencias rotativas estarán a cargo del líder de la informática, Hill Gates; Johan Thain, presidente del New York Stock Exchange (NYSE, bolsa neoyorquina) y Daniel Vasella, presidente de la farmacéutica suiza Novartis.

El Ministerio helvético de Defensa confirmó ya que en Davos 2005 volverán a desplegarse 6.500 elementos de seguridad para resguardar a los participantes que acudirán a este centro alpino entre el 21 y el 26 de enero próximos.

El costo total del dispositivo no se ha terminado de definir, pero será de al menos 22 millones de francos suizos.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

En la edición 2004 del Foro Económico Mundial participaron 2.100 invitados.

La seguridad corrió a cargo de 6.500 elementos militares destacados en Davos y sus inmediaciones.

El costo del dispositivo fue de 200 millones de francos suizos.

Unos 2.500 manifestantes anti-Davos intentaron llegar el Centro de Convenciones en Davos, pero fueron interceptados en Landquart, Zúrich y Coira.

End of insertion

Contexto

En la edición 2004 del Foro Económico Mundial participaron 2.100 invitados.

La seguridad corrió a cargo de 6.500 elementos militares destacados en Davos y sus inmediaciones. El costo del dispositivo fue de 200 millones de francos suizos.

Unos 2.500 manifestantes anti-Davos intentaron llegar el Centro de Convenciones en Davos, pero fueron interceptados en Landquart, Zúrich y Coira, en donde se manifestaron de forma aislada y pacífica.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?