Navigation

Un proyecto de amor en libertad

Equipo de educadores de Heidi y Pedro. swissinfo.ch

Sin duda una de las particularidades del Refugio de Heidi y Pedro es su política de puertas abiertas.

Este contenido fue publicado el 04 octubre 2004 - 14:07

A los chicos que viven ahí corresponde decidir si permanecen o no al interior. El concepto directivo de la institución lo establece claramente.

“Una de las principales divisas de los niños de la calle es la de su libertad a toda costa. Hogares cerrados sólo logran generar en el menor un sentimiento de dependencia, falta de autoestima, autocompasión y rechazo. Las instituciones cerradas aíslan al niño, lo hacen antifuncional y torpe para la vida”.

Los principios básicos de la Asociación Civil destacan, sin embargo, la inminencia de que un proyecto educativo para niños de la calle cuente con una casa-sede. “Porque la identificación positiva con una casa propicia la superación de los conflictos psicológicos, las crisis, la falta de autoestima y de seguridad personal”.

De acuerdo con el documento, el menor que va adquiriendo estabilidad en un sitio físico puede irse desprendiendo de conductas lesivas para su persona, como la adicción a las drogas y la agresividad.

Un equipo multidisciplinario

Las líneas directrices del Refugio Heidi y Pedro fueron redactadas casi en su totalidad en Suiza, país de origen de los fundadores del proyecto, Doris Bitterli y Werner Surber.

Entre los objetivos de la institución, convertida en Asociación Civil se encuentran los de mejorar la situación de vida de los chicos en lo que respecta a la higiene, la salud y la vivienda; protegerlos de cualquier forma de violencia y de la explotación, mejorar la conciencia que los niños tienen de sí mismos e instruirlos para un mejor empleo de sus propias fuerzas.

El Refugio cuenta con un equipo de educadores, psicólogos, una abogada que acompañan a los niños en ese difícil retorno a una vida más amable. También entre las metas del equipo se encuentra la de proporcionar educación a los chicos, una formación que les permita integrarse más tarde al mundo laboral.

Por la vía del trabajo

Una de las intenciones principales de nuestro proyecto es que los niños de la calle sigan un proceso inverso al que siguieron como tales. Esto es, que los niños de la calle, que primero fueron niños trabajadores hasta que la calle los absorbió, puedan recorrer el camino al revés: volver a ser menores trabajadores y, desde ahí: reincorporarlos a sus familias, integrarlos al refugio para que dejen la calle.

El texto especifica que: “para nosotros, el trabajo como elemento educativo es un proceso intermedio para que el niño comience a integrase (...) Entendemos que es también nuestra labor impulsar procesos de reflexión en la sociedad tapatía para que los elementos partan de la cultura de los niños en función de un proyecto de liberación, más que de prejuicios clasistas”.

Con base en lo anterior, las directivas de Heidi y Pedro consignan que “el papel nuestro consiste en impulsar el trabajo infantil como una forma de protección de los propios niños y como ocasión para su organización, de suerte que les permita tener una palabra dentro de la polémica sobre el trabajo infantil”.

El proceso educativo de Heidi y Pedro se desarrolla en diversas etapas que van desde el contacto con los niños en la calle, su integración al sistema educativo, la motivación para la venta de productos o servicios en la calle, la realización de terapias psicológicas, la reintegración a sus familias (en caso de que existan las condiciones necesarias), la asesoría jurídica, hasta la salida del joven, a los 17 años, con un bagaje bajo el brazo que le permita una vida mejor.

swissinfo, Marcela Águila Rubín, de vuelta de Guadalajara

Datos clave

Doris Bitterli (46 años) trabaja como directora de proyecto para la firma suiza de seguros Zurich.

En el Refugio de Heidi y Pedro se ocupa del servicio de personal, de la contabilidad, la organización y la administración interna.

End of insertion

Contexto

Werner Zurber (56 años) es negociante, trabajador social con estudios en administración del trabajo de la comunidad y de proyectos.

Responsable desde hace varios años del ámbito refugiados e integración de la Ayuda Obrera Suiza (AOS).

En el Refugio se ocupa de los contactos con los socios del proyecto y las autoridades locales, de recaudar fondos y de las relaciones públicas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?