Navigation

Un plan "Lugano" para la reconstrucción de Ucrania

Avalon All Rights Reserved.

Suiza realiza en Lugano este 4 y 5 de julio una conferencia para planificar la reconstrucción de Ucrania. ¿Qué puede aportar esto a la Ucrania devastada por la guerra? ¿Y qué quiere conseguir Suiza con ello?

Este contenido fue publicado el 04 julio 2022 - 07:00

Hay una enorme cantidad de capital ruso en Suiza. ¿Puede y debe utilizarse algún día -así sea confiscado- para la reconstrucción de Ucrania? A nivel internacional, estas ideas son ampliamente discutidas. También en Suiza la idea ha llegado ya al Parlamento. Pero lo que puede corresponder, en cierto modo, al sentido de la justicia evidentemente plantea interrogantes. En definitiva, lo que está en juego es el Estado de Derecho en Suiza. Nuestra periodista Tomoko Muth analizó el tema con expertos. La conclusión a la que llegó es que este proceder afectaría mucho al centro financiero suizo. Pero a escala internacional, tales desposeimientos serían concebibles. Su artículo sobre el asunto:

Sin embargo, el capital para la reconstrucción sólo será una cuestión marginal en Lugano. La atención no se centra en la cantidad, sino en las preguntas clásicas: ¿Quién se ocupará de la reconstrucción? ¿Cómo se puede hacer? ¿Qué se necesita? ¿Y cuándo y dónde debe abordarse la reconstrucción?

La "Conferencia para la Recuperación de Ucrania" es una cita que se luego de la cumbre del G7 en Baviera y la de la OTAN en Madrid. La lista de participantes en Lugano no será tan amplia como pretendían el G7, la OTAN y Suiza, pero la reunión podría ser el pistoletazo de salida y definir todas las futuras medidas de recuperación de Ucrania.

La conferencia se celebra por iniciativa del actual presidente suizo, Ignazio Cassis, de origen luganés. Su objetivo es que la reunión termine con una "Declaración de Lugano", comparable al "Plan Marshall" que trazó la reconstrucción de Europa tras la Segunda Guerra Mundial. Eso aseguraría a la ciudad un lugar en la historia. Así que también se trata de prestigio y de aparecer en la política mundial.

Para Ucrania, hay mucho más en juego. "Es difícil hablar de prioridades cuando hay tantas necesidades", señala Manal Fouani, que trabaja para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Ucrania. En el artículo de la periodista Julia Crawford subraya que "la primera prioridad debe ser el fin de la guerra". Crawford analiza con Fouani y otros expertos cuáles son los retos de esta reconstrucción.

No sólo se han destruido infraestructuras como hospitales, carreteras y ciudades, sino también a la sociedad misma. Pero hay algo que podría desanimar a los países donantes a ser generosos: Ucrania es el más corrupto de Europa, según la organización Transparencia Internacional. Esto también es un tema a tratar en Lugano.

Pero si el plan suizo de crear un proyecto para la construcción de la futura Ucrania funciona, será también un nuevo capítulo en la tradición de buenos oficios de Suiza. En los últimos años, el país ha intensificado sus esfuerzos para posicionarse como mediador en los conflictos internacionales, con Ginebra como centro del multilateralismo y la neutralidad como garante de la imparcialidad. Sin embargo, esta última se está redefiniendo actualmente: Suiza se ha unido a Occidente para ponerse del lado de Ucrania, que está siendo atacada. El Presidente Cassis habla de "neutralidad cooperativa".

Por otro lado, el país de los bancos y los abogados especializados en negocios sigue teniendo la imagen de un aprovechado. Sólo en Lugano viven 300 rusos, entre ellos destacan los multimillonarios. La ciudad es el centro internacional del comercio del acero ruso y ucraniano.

Gracias a las empresas rusas, Lugano recauda cada año hasta 9 millones de francos en impuestos, según reveló el alcalde de la ciudad, Michele Foletti, a la prensa suiza. Así que hay preguntas legítimas. ¿Actúa Suiza con suficiente decisión en el caso de las sanciones contra Rusia? ¿Fue lo suficientemente rápido? Nuestro especialista en banca, Matthew Allen, ofrece las respuestas.

"Los oligarcas han tenido mucho tiempo para poner sus finanzas en orden con la ayuda de asesores y abogados", señala Allen, e invita a debatir sobre cómo Suiza podría hacerlo mejor. Discuta con nosotros al respecto al pulsar sobre la siguiente entrada.

En cuanto a la elusión de las sanciones, destaca una peculiaridad suiza: los puertos francos. El país no tiene puerto internacional - excepto en Basilea - y el mar más cercano está a 200 kilómetros de distancia. Pero Suiza tiene siete puertos francos y 174 depósitos aduaneros abiertos. Todos estos son lugares en los que se pueden guardar y trasladar objetos de valor bajo el radar de las autoridades aduaneras y suizas. Nuestra colaboradora Olivia Chang describe las oportunidades que estas instalaciones ofrecen a los posibles infractores de las sanciones. Existen algunos de ellos.

Edición: Balz Rigendinger, adaptación del alemán al español: Patricia Islas

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?