Navigation

Un matemático italiano al servicio de Alinghi

El Alinghi 5 durante un ensayo en enero en aguas valencianas. Keystone

Considerada la competición de vela más prestigiosa del mundo, la Copa América representa también una carrera de cara a la elección de los mejores materiales.

Este contenido fue publicado el 04 febrero 2010 - 17:43

En este ámbito, Alinghi depositó su confianza en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en concreto, en el profesor Alfio Quarteroni.

Tras una controversia judicial en curso desde hace más de dos años entre los poseedores del trofeo Alinghi y el desafiante BMW Oracle Racing, la 33ª edición de la Copa América debe ponerse en marcha finalmente el próximo lunes 8 de febrero en la ciudad de Valencia, en España.

La competición será seguida con gran atención también desde la orillas del Lago Leman: los investigadores de la EPFL figuran en la primera línea de los especialistas que han puesto a punto la embarcación helvética. Seis institutos del centro superior suizo participaron en el nuevo proyecto Alinghi.

Después de haber competido hasta ahora con barcos tradicionales, la Copa América entra este año en la era de los multiscascos. Alinghi toma parte con un innovador catamarán en la "Fórmula 1 de los mares", como definen la prueba en la página web de la EPFL.

La colaboración entre el equipo del Alinghi y el de la Escuela Politécnica se inició en 2001. El que solicitó la asistencia científica de los especialistas de la EPFL fue el propio Ernesto Bertarelli, el millonario patrón de Alinghi. A la solicitud se añadieron inmediatamente el Instituto de Materiales y el de Cálculo Científico de Lausana.

Un reto para los científicos

"Fue un momento fantástico, aunque se la iniciativa suscitó algunos temores respecto a nuestros colaboradores ", recuerda Alfio Quarteroni, docente de Modelación Matemática y Cálculo Científico en la EPFL, que se embarcó desde el inicio en la aventura Alinghi.

"Los científicos no estamos necesariamente habituados a someternos al ritmo de la competición deportiva", explica el profesor italiano, especializado en ‘Computational Fluid Dynamics’, un modelo computarizado de simulación que permite la representación virtual de los procesos técnicos de las corrientes, la interacción del agua con la parte del barco inmersa, además de la dinámica de la deformación de las velas bajo la acción del viento.

Estas simulaciones son especialmente importantes. En el momento en que la investigación se realiza directamente en el agua o en un canal del viento se hace mucho más compleja y costosa. Los datos recogidos con la ayuda de este programa permiten optimizar el diseño de la embarcación, incluso antes de iniciar las pruebas en condiciones reales.

Para conseguir un resultado óptimo se realizan cientos de millones de operaciones numéricas en un superordenador. "Con estos cálculos se simula el grado de resistencia al viento de las velas y se prevé el tiempo de los próximos tres días en toda Italia", subraya Quarteroni.

Nueva dimensión

Respecto al nuevo catamarán de Alinghi, al profesor de la EPFL no se le escapa ningún detalle. "Esta embarcación tiene realmente poco que ver con la que ganó la competición del 2003 y la del 2007", anticipa Quarteroni.

Con 60 metros de altura, el mástil supera casi el doble del empleado hace tres años en Valencia. También son mas grandes las velas, cuya superficie es de 1.000 metros cuadrados.

"El catamarán puede llegar a una velocidad dos veces superior a la alcanzada por la última embarcación de Alinghi", indica Quarteroni. Las dimensiones de la nueva generación de barcos de vela de competición son las más grandes vistas hasta ahora. Para transportar el gigantesco catamarán desde el Lago Leman hasta Génova se tuvo que recurrir a un helicóptero ruso especial.

Deporte y técnica

Quarteroni no es sólo un gran matemático, sino también un brillante conferenciante, capaz de apasionar a los oyentes hablando de los relaciones entre las matemáticas y el Alinghi o entre las matemáticas y el deporte.

Con ocasión de una conferencia celebrada recientemente en el Centro Deportivo de Tenero, el docente del EPFL congregó a 300 personas.

No obstante, en el cantón del Tesino se le preguntó a Quarteroni, si todo este despliegue tecnológico y de investigación de materiales no ponía al deporte en un segundo plano.

Para el estudioso, el deporte de alto nivel supone un terreno ideal para la experimentación y la investigación. Es, a menudo, demasiado arriesgado introducir en el mercado este tipo de materiales que podrían revelarse como poco adecuados. En el deporte este peligro es generalmente más pequeño.

A decir de Quarteroni, la investigación continua de materiales óptimos representa además una de las peculiaridades de la naturaleza humana. "Aunque en el atletismo, los velocistas ya no corren nunca con el calzado que se utilizaba hace 100 años ".

Gerhard Lob, Tenero, swissinfo.ch
(Traducción: Iván Turmo)

Copa América

La Copa América es el más famoso y antiguo trofeo del deporte de la vela. Para conseguirla se celebran una serie de regatas entre la embarcación del defensor de la Copa (Defender) frente al aspirante o desafiante (Challenger).

La primera competición, realizada en 1.851 en Inglaterra, fue vencida por el barco América del ‘New York Yacht Club’, que permaneció imbatida durante 132 años, hasta 1.983.

En 2003, Alinghi, con pabellón suizo, logró derrotar al ‘Defender New Zealand’: por primera vez el trofeo llegaba a Europa.

Cuatro años después, el equipo suizo defendió con éxito la Copa América en Valencia, en España, al superar por 5 a 2 al aspirante New Zealand.

Después de una interminable batalla en los tribunales, la 33ª edición de la prestigiosa carrera comienza el 8 de febrero 2010 en Valencia el equipo de Alinghi, defensor del trofeo, se mide al americano BMW Oracle Racing.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?