Navigation

Un forense suizo gana el 'anti-Nobel' de la Paz

SF

Los premios 'IgNobel' son una parodia de los prestigiosos galardones Nobel que cada octubre se entregan en la Universidad de Harvard.

Este contenido fue publicado el 17 octubre 2009 - 10:00

Reconocen las investigaciones reales más disparatadas que estimulen el interés por la ciencia, la medicina y la tecnología. Los conocidos como 'anti-Nobel', nacidos en 1991, también son evaluados por un comité científico.

A la ceremonia de entrega asisten los propios laureados con los premios Nobel de la misma área.

Entre los galardonados de esta 19ª edición figura el equipo del Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Berna, liderado por del médico forense Stephan Bolliger, que recibió el premio de la Paz por demostrar que en una pelea las botellas de cerveza vacías son más efectivas para fracturar cráneos que las llenas. Inicialmente, forenses y juristas solicitaron este estudio por razones profesionales.

Botellas como armas

"Ambas son suficientes para romper el cráneo y por tanto pueden servir como instrumentos peligrosos en una disputa física. Sin embargo, las vacías son más sólidas", explica a swissinfo.ch Bolliger en su despacho del Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Berna.

Las botellas de cerveza son un elemento frecuente en las peleas. Así que estudiaron las de medio litro -habituales en Suiza- y su capacidad de fractura sobre el cráneo. "Básicamente medimos cuál era la energía necesaria para romperlo. El resultado fue toda una sorpresa".

Mucha de la labor del Instituto de Medicina Forense es analizar casos de fallecimientos, tanto de muerte natural como los ocasionados por accidentes o crímenes.

Todos los artículos que son premiados están publicados en revistas de importancia y cumplen todos los requisitos para ser una seria y correcta investigación, excepto en el tema. El estudio de los especialistas suizos apareció en una publicación de medicina legal y forense. De allí alguien lo envió a Harvard y hace dos meses lo eligieron ganador del 'IgNobel' de la Paz.

"Fue una sorpresa cuando me enviaron un e-mail con la noticia. Al principio, pensé que era broma. No esperaba despertar el interés de los organizadores de estos premios", cuenta Bolliger.

Reír y luego pensar

Los premios tienen el lema, empleado en su día por la revista Nature para describirlos: "Primero hacen reír y después hacen pensar".

"Si se mira a los ganadores de este año esta premisa se cumple. Al principio te parece extraño, pero si te lo piensas otra vez, resulta muy interesante".

Bolliger hace referencia al premio de Biología de esta edición que recayó en investigadores de Japón, por demostrar que los residuos de cocina pueden reducirse en más de un 90% de su masa, utilizando bacterias extraídas de las heces de pandas gigantes.

"Se parte de algo extraño como las heces de los pandas, pero las conclusiones son que éstas son capaces de liberar grandes cantidades de hidrógeno, que tras ser transformadas, pueden servir para abastecer a Tokio de energía verde".

Estímulo a la investigación

A pesar de proceder de un ámbito tan serio como la Medicina Forense, Bolliger cree que su labor combina muy bien con estos galardones humorísticos. "Es interesante dar una imagen positiva de la ciencia, demostrar que puede ser divertida y eliminar esa visión tan estricta del científico, como alguien que está metido todo el día en un oscuro laboratorio. Sin duda, esta visión puede estimular una mayor investigación", asegura el forense suizo.

La ceremonia de entrega -en una gala llena de humor- tuvo lugar en el legendario Teatro Sanders de Harvard, donde una vez comparecieron los ilustres Winston Churchill, Theodore Roosevelt o Martin Luther King.

"Es difícil describirla aunque, ante todo, prima la diversión. Me encantó la cercanía de los ganadores del Nobel que eran los encargados de darnos los premios. Se puede pensar que son muy aburridos y lejanos pero, en realidad, se trata de personas muy normales y llanas", destaca Bolliger.

El director del Instituto de Medicina Forense impartió además una charla en el reconocido Instituto Tecnológico de Massachusetts, en el corazón de Harvard. "Nada mal para añadirlo a mi C.V. ¿verdad?" confiesa, entre risas, el médico suizo.

Premios de 2009

La doctora Elena N. Bodnar y sus colegas de Illinois recibieron el premio 'IgNobel' a la Salud Pública por diseñar y patentar un sujetador que puede transformarse en un par de máscaras de gas.

El de Economía fue para los directores, ejecutivos y auditores de cuatro grandes bancos islandeses, por demostrar que pequeñas entidades pueden transformarse rápidamente en imperios financieros y viceversa. El mismo principio fue validado para la economía del país.

Los mexicanos Javier Morales, Miguel Apátiga y Víctor Castaño, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), crearon un método para desarrollar cristales de diamante a partir del tequila, por el que ganaron el galardón de Química.

Asimismo, el premio en la categoría de Matemáticas fue para el presidente del Banco de Reservas de Zimbabue, Gideon Gono, por emitir recibos desde los 0,01 dólares hasta los 100 billones de dólares, en referencia al desigual reparto de riqueza de su país.

Iván Turmo, swissinfo.ch

Autopsia virtual

La técnica de la 'autopsia virtual' nació en el Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Berna con el deseo de poner las nuevas técnicas radiológicas a beneficio de la ciencia forense.

En lugar de usar bisturí, los médicos analizan digitalmente los cadáveres. La autopsia virtual recurre a la resonancia magnética y a la tomografía computarizada. El nuevo sistema permite trazar un mapa interno del cadáver a través de imágenes

Es un importante complemento a la autopsia tradicional y su uso crece a escala mundial.

La principal aplicación en este campo de la Patología Forense es el estudio de las lesiones y de las causas de muerte. Es una práctica novedosa y no invasiva de realizar la autopsia.

End of insertion

Bomba gay' y karaoke

Hace dos años el 'anti-Nobel' de la Paz recayó en el laboratorio de la Fuerza Aérea de Dayton (Ohio), que aventuró la posibilidad de fabricar una 'bomba gay' para provocar la homosexualidad en el enemigo y, con ello, minar la moral y disciplina de las tropas.

La 'bomba gay' estaba pensada para liberar una sustancia afrodisíaca que hiciese que los soldados enemigos pensasen más en los atributos físicos del oponente que en la amenaza que suponía su presencia.

En 2003 el inventor del karaoke fue premiado con el mismo galardón porque los organizadores consideraron que su creación promovió una manera totalmente nueva de tolerancia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?