Navigation

Un Festival con ventana hacia el Sur

Bluedaze, en plena desmostración de su talento en el Paleo Festival de Nyon. swissinfo.ch

A tres días exactos de su apertura y a igual tiempo de su fin el Paleo Festival de Nyon vive una de sus ediciones más multitudinarias.

Este contenido fue publicado el 25 julio 2003 - 09:38

La 'Aldea del Mundo' es la ventana hacia el Sur de uno de los festivales más populares de Suiza.

Casi 3 mil 500 benévolos, muchos de ellos de la región, participan en jornadas de más de doce horas para atender los 33.500 espectadores que llegan diariamente.

En esta 28° edición y con el apoyo de la Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo (COSUDE) se presenta un itinerario de la música africana que arrancó el martes con Argelia y Túnez y que desciende por Guinea, Malí, Burquina Faso y Senegal, hasta concluir el domingo con la presentación de destacados cantantes y grupos de Madagascar y de la Isla de la Reunión. En el camino, también artistas de Mozambique y el Congo.

Viaje musical por una decena de países que con sus mejores voces e instrumentos da al Paleo una proyección cosmopolita y abre una importante ventana hacia el Sur. “Un verdadero éxito como idea” enfatiza Paul Beya, 32 años y originario del Jura. “Soy suizo pero nacido en Senegal", confiesa.

Reconoce que “hay dos tipos de música africana, la que se ejecuta allá, entre el pueblo, en la base, y la que llega aquí y que para mi gusto es para la exportación, europeizada”, agrega.

¿Principal atracción en esta edición? “Los grandes de la canción francesa, sea Patrick Bruel o el monumental Renaud que este sábado actúa en la gran escena”.

Todo sobre rieles

Satisfecho, aunque cauto, Philippe Duvanel, responsable de comunicación de Paleo, insiste a swissinfo en “que el balance final lo daremos el domingo, en la clausura, pero hasta ahora todo está marchando positivamente”.

Se espera que el Festival de Nyon supere este sávado la cifra de 3 millones de espectadores en las 28 ediciones juntas. Un día histórico para los organizadores, que se preparan en consecuencia.

Consultado sobre la existencia de buena cantidad de revendedores de entradas en los alrededores de los accesos, Duvanel admite que “abrimos el Festival con boleterías cerradas y con todas las entradas vendidas tres semanas antes para las seis noches. Es evidente que cuando la demanda sobrepasa la oferta se crea el riesgo del mercado negro. Lo deploramos. Pero no hay un instrumento legal para combatirlo.”

¿Es imaginable que el año próximo esa parte especial de Paleo sea dedicada a América Latina?. Pregunta un tanto apresurada que sin embargo no es desmentida por Duvanel: "hasta ahora no hemos decidido nada, pero el objetivo del concepto de ‘Aldea del Mundo’ es abrir un espacio a diferentes países y regiones. Todo está abierto y en poco tiempo lo decidiremos”, concluye.

Balance intermediario

Paleo, una de las más importantes y concurridas citas musicales helvéticas, recorre la mitad de su camino. Ya dejaron la escena Zazie, Massive Attack, Alanis Morissette, el sorprendente Calexico -con tanto de Estados Unidos como de México- y la cautivante Oumou Sangare, de Mali, entre otros.

Faltan todavía algunos grandes con sabor latinoamericano. Plato fuerte para el día de clausura, el jamaiquino Jimmy Cliff, rey del reggae y el sorprendente grupo franco-argentino ‘Proyecto Gotan’. Sin olvidar al gran cantante cubano Ibrahim Ferrer. Alma misma del Buena Vista Social Club, heredero viviente de un amigo de Paleo, alguien que estuvo, conmovió y se fue ya sin retorno: Compay Segundo.

Un ejército de benévolos

Más de 3 mil benévolos participan en jornadas de más de doce horas para atender a los 33.500 espectadores que llegan diariamente.

“Una verdadera empresa humana múltiple”, a juicio de Florio Togni, voluntario desde hace una decena y uno de los responsables de la organización del transporte de los espectadores hasta los predios del festival.

“Eso implica una gran dedicación, una gran entrega benévola de mucha gente que desde años colabora activamente” enfatiza Togni, quien planifica sus vacaciones laborales en función del festival para poder estar presente en esta cita, una de las más importantes de la escena cultural del verano helvético.

Escuchar a los famosos

Acampando en el terreno especialmente preparado frente a la entrada principal -con espacio para 8.000 personas-, Emilian Meyer de 20 años, estudiante de la Escuela Normal, llegó desde el cantón de Neuchâtel para quedarse los seis días.

"Vine con un grupo de amigos. Especialmente me interesa ver a los famosos de la canción que actúan cada año" afirma con vehemencia. "Sin menospreciar la posibilidad de compartir un montón de lindos momentos con otros jóvenes", explica.

Motivación parecida, aunque gustos diferentes, los de Paul Beya. "Vine muy predispuesto a aprovechar la música africana y vivir el ambiente de ese continente en la 'Aldea del Mundo' sostiene.

swissinfo, Sergio Ferrari, Nyon

Datos clave

El evento musical más popular de Suiza acoje la música africana, la ventana hacia el Sur del Festival.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?