Navigation

Un equipo de Zúrich recrea a nuestros ancestros

Reconstrucción en ordenador de dos de los esqueletos más enteros encontrados en Georgia. Ponce de León & Zollikofer

Los antiguos homínidas del Cáucaso – probablemente los más antiguos de nuestros ancestros que emigraron de África – caminaban y corrían como el hombre moderno, revelan las últimas investigaciones.

Este contenido fue publicado el 20 septiembre 2007 - 14:01

El estudio, que publica esta semana la revista 'Nature', se basa en la reconstrucción en tres dimensiones con ayuda del ordenador que realizó un equipo de la Universidad de Zúrich.

Dmanisi, en el este de Georgia, es uno de los sitios arqueológicos más importantes en el mundo. Durante los últimos 16 años, en el Cáucaso se encontraron los restos bien preservados de seis individuos de 1,3 millones de años.

Los científicos afirman que se trata de los representantes más antiguos de nuestra especie (homo) descubiertos fuera del continente africano y de la población más primitiva del 'homos erectus' que se conoce hasta la fecha.

Los huesos de tres adultos y un adolescente recientemente hallados en Dmanisi se asocian a los cráneos encontrados previamente. Estos descubrimientos ayudaron a reconstruir el rompecabezas de la evolución y permitieron a un grupo de investigadores conocer mejor la vida y la época de nuestros ancestros, según el antropólogo Christoph Zollikofer.

"Dmanisi ha tenido un golpe de suerte; los investigadores no encontraron un simple hueso, sino toda una población", señala el antropólogo. Maria Ponce de León y Christoph Zolliker dedicaron un año a reconstruir esos restos fósiles en sus ordenadores de Zúrich utilizando una técnica virtual revolucionaria.

Caracteres primitivos y modernos

Hasta ahora no se sabía gran cosa sobre la posición vertical del 'homo erectus', ya que su anatomía se conocía exclusivamente a partir de los cráneos. Los restos de esqueletos de esta época son extremadamente raros. Por ello la osamenta descubierta en el Cáucaso constituye un avance en la investigación científica.

"Los hombres pequeños generalmente tienen cerebros pequeños, pero estos hombres del Cáucaso tenían cerebros minúsculos en relación con su estatura – dos veces menores que los nuestros", precisa Christoph Zolliker. "Los individuos también eran bastante bajos – medían entre 1,45 metros y 1,66 metros como máximo, pero tenían las mismas proporciones que nosotros".

"Lo sorprendente es que las piernas de esas criaturas eran bastante modernas. Sus piernas eran más largas que sus brazos y eran capaces de caminar y de correr largas distancias", prosigue el antropólogo, precisando que eso les ayudó a adaptarse.

Los homínidas de Dmanisi eran carnívoros. Solían recorrer largas distancias en busca de presa. En Georgia afrontaban un clima frió, se desplazaban a través de praderas y bosques habitados por animales africanos – como los avestruces y las jirafas – y especies de Eurasia, como los lobos y los tigres con dientes de sable.

Sus hombros y brazos eran bastante diferentes. Llevaban, por ejemplo, las palmas de la mano giradas hacia delante al carecer de la torsión que caracteriza al húmero humano. Pero eso no les impedía producir sílex rudimentarios ni romper los huesos gruesos de animales para extraer la médula.

¿De dónde venimos?

Los descubrimientos Dmanisi han generado expectación entre la comunidad científica que investiga sobre la evolución. De hecho, los hallazgos modifican las recientes teorías sobre los orígenes del hombre.

Hasta ahora resultaba difícil determinar con precisión de qué especie se trataba. Numerosos expertos clasificaban los huesos encontrados en Georgia entre los primeros 'homos erectus' que emigraron de África y llegaron a Asia.

Pero, desde un punto de vista morfológico, los homínidas de Dmanisi no corresponden al 'homo erectus' africano. Por eso algunos científicos piensan más bien que se trata del 'homo habilis'. Éstos se parecen bastante a los monos y se cree que jamás salieron del continente negro.

Otros científicos utilizaron el término 'homo georgicus' para describir a las criaturas halladas en Georgia. De manera que no se ha despejado la confusión.

"Actualmente es difícil decidirse", reconoce Christoph Zollikofer. "Creo que todos son originarios de África. Ahora hay que determinar cuándo esos primeros homínidas dejaron el continente africano. Los homínidas de Dmanisi podrían ser de esos primeros emigrantes".

swissinfo, Simon Bradley
(Traducción: Belén Couceiro)

Contexto

Según una teoría generalmente reconocida, el hombre moderno (homo sapiens sapiens) apareció por primera vez en África hace 120.000 años y reemplazó rápidamente a todas las especies humanas anteriores.

Luego se extendió de África a Oriente Próximo y Asia, antes de llegar a Europa hace 40.000 años.

El 'homo sapiens' reemplazó al hombre Neandertal y otras especies derivadas del 'homo erectus', gracias a su mayor capacidad para reproducirse y acaparar recursos.

End of insertion

Datos clave

Dmanisi es una villa medieval situada a cerca de 85 kilómetros de la capital de Georgia, Tbilisi.

En 1983, durante unas excavaciones arqueológicas en el casco antiguo de Dmanisi se encontraron osamentas del Pleistoceno.

Los científicos hallaron posteriormente cráneos enteros, muchas otras osamentas, así como herramientas de piedra que pertenecieron a seis individuos que vivieron hace aproximadamente 1,7 millones de años.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?