Navigation

Un año sin noticias del ecologista suizo Bruno Manser

Tras su expulsión de Malasia, Bruno Manser reiteraba en 1999 su compromiso con la tribu Penan en una rueda de prensa en Zúrich. Keystone / Doris Kraettli

Desde hace un año, Suiza reclama a un ciudadano desaparecido: Bruno Manser, de 46 años de edad, activista en favor de la protección de los bosques tropicales y para la sobrevivencia de los Penan, una antigua tribu en Borneo.

Este contenido fue publicado el 21 marzo 2001 - 12:04

Manser embarcó en una expedición a principios del año 2000. Desde el 8 de marzo de 2000 sus familiares y amigos no tienen noticia de él. En Suiza, se le busca a través de vías oficiales y por otros medios. Hasta ahora sin resultados.

La historia de Bruno Manser es notable. Desde hace un cuarto de siglo, el ecologista suizo ha estado luchando contra la tala indiscriminada de los bosques tropicales y aboga por los Penan, unos centenares de indígenas nómadas localizados en Borneo.

Manser se ganó diferentes sobrenombres: "Robin Hood de la jungla Sarawak" o "Tarzán Helvético". El ecologista suizo ha vivido seis años con los Penan en la isla de Borneo, se relacionó con una mujer de la misma tribu y tiene dos hijas con ella.

Las peticiones de Manser en favor de los Penan y sus llamamientos por la protección de las selvas tropicales tuvieron repercusión en Suiza. Al mismo tiempo le ocasionaron muchas críticas en Indonesia, Malasia y Borneo.
La tala indiscriminada de la selva tropical prosigue. En efecto, el 80 por ciento de las maderas preciosas de la región ha desaparecido. En consecuencia, las probabilidades de subsistencia de los Penan son cada vez más limitadas.

Bruno Manser inició una nueva expedición a principios del año 2000 hacia Borneo y para visitar a los Penan. Desde el mes de marzo del año pasado se han perdido las trazas del activista suizo.

Existen diferentes hipótesis sobre su paradero. Según algunos observadores, Bruno Manser fue asesinado, encarcelado o víctima de un accidente dentro del bosque tropical de Borneo. Hay otra explicación: se esconde en algún lugar, protegido por los Penan, para llamar la atención internacional cuando reaparezca en el momento oportuno.

Mientras faltan noticias sobre el paradero de Bruno Manser, empiezan a circular versiones sobre la relevancia y la trayectoria del activista suizo. Para algunos es ya un estadista mundial dentro del movimiento ecologista y se inscribirá en los libros como "un gran suizo", tal como opina el semanario helvético 'Die Weltwoche'.

Sea como fuere: Bruno Manser ayudó a cambiar actitudes en el comercio de la madera. Hoy en día, las grandes compañías importadoras de maderas tropicales reciben como norma productos debidamente certificados, medida que dificulta el tráfico ilegal de maderas preciosas.

Mientras no se produzca la noticia contraria, Bruno Manser vive. Si murió, su sacrificio no habrá sido inútil.

Erwin Dettling, Zúrich

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?