Navigation

Ucrania: La guerra se acerca a la antigua colonia suiza de Chabag

Foto de la antigua colonia suiza de Chabag. Schweizerisches Sozialarchiv

Hubiera podido ser un año de conmemoración, pero la guerra lo ha perturbado todo: hace exactamente dos siglos, emigrantes suizos fundaron la colonia vinícola de Chabag, en Ucrania. Fueron expulsados durante la Segunda Guerra Mundial, pero la cultura del vino suizo sobrevivió en la región.

Este contenido fue publicado el 10 marzo 2022 - 09:00

El avance de las tropas invasoras parece imparable. En el sur de Ucrania, a lo largo de la costa, las fuerzas rusas de Crimea se unen a las de Dombás a través del puerto de Mariupol. Más al oeste, su próximo objetivo parece ser la ciudad portuaria de Odesa, cuya captura cortaría el acceso de Ucrania al mar, asestando un duro golpe a la economía del país.

Esta región tan disputada, unos 70 kilómetros al suroeste de Odesa, alberga la antigua colonia suiza de Shabo (Chabag en francés), fundada en 1822.

En aquella época, un grupo de suizos que intentaba escapar de la miseria en su país respondió al llamado del zar ruso Alejandro I, que les prometió privilegios económicos y sociales al borde del Mar Negro.

Así fue como partieron hacia el antiguo imperio zarista para construir una nueva vida en Besarabia, una región que a lo largo de su historia ha estado implicada en los conflictos territoriales de las grandes potencias.

Viñedos suizos al borde del Mar Negro

En Chabag se instalaron principalmente viticultores francófonos procedentes del cantón de Vaud. Habiendo salido de Vevey el 19 de julio de 1822, emprendieron un viaje de 2 137 kilómetros en carreta pasando por Berna, Zúrich, San Gall, Múnich, Viena, Lemberg (ahora Lviv, Ucraina), Kishinev (Chisinau, Moldavia) y Akkermann (Bilhorod-Dnistrovskyi, Ucrania), a 60 km de Odesa.

El viaje de los emigrantes suizos hasta el entonces Imperio zarista duró tres meses. Recorrieron más de 2 000 kilómetros en una carreta tirada por siete caballos que murieron de agotamiento. Hugo Schaer

Luego de un periplo de tres meses, el grupo de 30 personas se instaló finalmente en la laguna de la desembocadura del río Dniéster, en el Mar Negro. Los siete caballos que habían tirado de la carreta murieron de agotamiento al llegar.

Los comienzos no fueron fáciles para los emigrantes, las cosechas no fueron buenas y la colonia se vio afectada por la peste. Pero una vez superados los primeros obstáculos, Chabag no tardó en convertirse en la colonia vinícola más exitosa del Mar Negro.

Aunque los privilegios concedidos a los suizos terminaron en la década de 1870 -a partir de entonces los hombres suizos también tuvieron que hacer el servicio militar-, Chabag tenía unos 900 habitantes en 1940. Alrededor de 400 eran oriundos de Vaud y 250 de la parte suiza de habla alemana, el resto eran alemanes de Rusia. El pueblo era próspero y se decía que tenía cuatro boleras, un museo local y una biblioteca bien surtida.

Apenas quedan algunos vestigios

Con el paso de las décadas se desarrolló incluso un dialecto en la colonia suiza, una mezcla de suizo-alemán y de suabo salpicado con palabras en francés, ruso, rumano, yiddish y ucraniano.

Museo de Chabag. Elena Simonato

Elena Simonato, investigadora de la Universidad de Lausana que ha publicado artículos sobre las colonias suizas en el Imperio ruso, anota sobre Chabag: “Una condición importante era la observancia de un modo de vida correcto. La más mínima infracción era castigada. Por ejemplo, los infractores debían cavar un determinado número de zanjas para proteger al ganado de los lobos”.

Hoy en día quedan pocos rastros de los colonos suizos. Algunas calles mantienen nombres como De la Harpe o Helvetia, y una placa conmemorativa  recuerda la presencia del cementerio suizo. Muchos edificios, como la iglesia reformada y la escuela, fueron transformados y parcialmente destruidos durante la invasión del Ejército Rojo en 1940.

El primer centro vinícola de Ucrania

La invasión soviética puso fin a la edad de oro de Chabag. La mayoría de los suizos huyeron, algunos a su patria de origen, otros al extranjero. A los que decidieron quedarse les fueron expropiados sus bienes y algunos incluso fueron deportados a Siberia. Ahora, solamente quedan algunos testigos en Suiza.

Hasta ahora perdura la fama del vino de Chabag. Elena Simonato

La cultura del vino importada por los viticultores suizos del Mar Negro continuó. En 2003, un empresario georgiano retomó la cooperativa de producción agrícola de la antigua Unión Soviética e invirtió en una moderna bodega. En 2009 fue inaugurado en Chabag el primer centro vitivinícola de Ucrania. Hasta el estallido de la guerra en 2022, la antigua colonia suiza exportaba vino a más de 18 países en todo el mundo.

Han pasado 200 años desde la fundación de Chabag. Para celebrarlo estaba prevista la renovación del campanario, destruido por los soviéticos, según el periodista suizo Olivier Grivat, que en 2014 produjo un documental sobre la colonia suiza. Pero, muy probablemente, la guerra no lo permitirá.

Colecta de la Cadena de la Solidaridad

Para hacer frente a la crisis humanitaria que se perfila, la Cadena de la Solidaridad lanza un llamado en apoyo de la población ucraniana. Las donaciones pueden hacerse a www.bonheur.chEnlace externo o a la cuenta postal 10-15000-6, mención "Crisis en Ucrania".

La Cadena de la Solidaridad se concentrará inicialmente en la ayuda a los refugiados en los países vecinos, especialmente en Polonia. La Cadena colabora labora con varias ONG asociadas, como Cáritas, la Cruz Roja Suiza, HEKS, Helvetas, Medair, Médicos Sin Fronteras y Terre des hommes, que actúan en la región.

En función de la evolución del conflicto, la Cadena de la Solidaridad se adaptará a las necesidades humanitarias y ampliará su apoyo a proyectos de ayuda directamente en Ucrania. Las donaciones solamente se utilizarán para financiar la ayuda humanitaria

La Cadena de la Solidaridad, considerada el brazo humanitario de la Sociedad Suiza de Radiodifusión SSR SRG, a la que pertenece swissinfo.ch, es una fundación independiente cuyas raíces se encuentran en un programa de radio en la Suiza francófona.

End of insertion

Traducido del francés por Marcela Águila Rubín 

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?