Navigation

UBS pagará 780 millones de dólares a EE UU

El sueño americano se ha convertido en pesadilla para el UBS. Reuters

El mayor banco suizo ha accedido a abonar 780 millones de dólares al fisco estadounidense por haber ayudado a clientes estadounidenses a evadir impuestos.

Este contenido fue publicado el 19 febrero 2009 - 09:10

Además, la entidad revelará los nombres de esos clientes en un acuerdo legal alcanzado en un juzgado de Fort Lauderdale (Florida), según un comunicado del Departamento de Justicia en Washington.

Funcionarios de Justicia dijeron que el acuerdo sentó un precedente al dejar a un lado la sumamente valorada confidencialidad de la banca suiza y lo describieron como una de las mayores resoluciones judiciales de la historia.

El acuerdo anunciado por el Ministerio estadounidense de justicia se produce tras las presiones de los últimos meses sobre Suiza. Las autoridades de EE UU habían amenazado con retirar al UBS la licencia bancaria en suelo americano.

Sin proceso judicial

El arreglo fue bien acogido por la Autoridad Federal de los Mercados Financieros (FINMA). Además permite evitar un acción penal inminente contra el banco en los Estados Unidos, lo que hubiera provocado "consecuencias dramáticas" para el UBS, según el organismo suizo.

La FINMA indicó que había ordenado la entrega inmediata a las autoridades americanas "de un número limitado de datos relativos a los clientes a las autoridades norteamericanas", a la vez que precisó que se trataba de una exigencia de Washington.

Secreto bancario

Como consecuencia de lo anterior, se justifica el levantamiento del secreto bancario de cara a la protección de los intereses de acreedores e inversores clientes del UBS, así como de la estabilidad de la plaza financiera suiza.

La FINMA no precisó el número de clientes implicados. El diario ginebrino Le Temps citó la cifra de 250. Hace varios meses, el UBS había informado a una comisión parlamentaria que gestionaba en Suiza 19.000 cuentas de clientes estadounidenses no declaradas al fisco, con un saldo que ascendería hasta los 17.000 millones de dólares.

El acuerdo también contempla que el UBS deje de ofrecer sus servicios a los clientes norteamericanos que poseen cuentas no declaradas al fisco, a través de cuentas en el extranjero. El banco suizo ya se había comprometido el pasado verano.

Arrepentimiento de UBS

En un comunicado de prensa, el presidente del consejo de UBS, Peter Kurer, se dijo "sinceramente arrepentido" en nombre de su institución.

Es evidente que cometimos un error y que nuestras normas de control fueron inadecuadas, reconoció por su parte, Marcel Rohner, director general del UBS.

Por su parte y entrevistado esta mañana por la radio pública suiza Radio Suisse Romande, Pierre Mirabaud, presidente de la Asociación Suiza de Bancos (ASB), aclaró que el secreto bancario no se aplica en caso de fraude fiscal.

Bradley Birkenfeld

El Gobierno estadounidense ha basado gran parte de su investigación en las revelaciones del ex banquero de UBS Bradley Birkenfeld. El 19 de junio de 2008, Birkenfeld se declaró culpable de ayudar a estadounidenses ricos a ocultar sus bienes mediante la creación de empresas o cuentas "de fachada" en paraísos fiscales.

Estas personas no eran identificadas como beneficiarias de esas empresas y no declaraban el dinero al fisco.

Birkenfeld ha explicado que esas cuentas contienen unos 20.000 millones de dólares que al banco le generan ingresos anuales de 200 millones. El UBS se ha comprometido a cerrar esos negocios como parte del acuerdo.

En julio, un juez de Florida lanzó una orden para exigir que el banco hiciera pública la lista de los 19.000 titulares estadounidenses de cuentas gestionadas en Suiza, según Le Temps.

swissinfo y agencias

¿evasión o fraude?

El secreto bancario suizo no se levanta por la evasión de impuestos, aunque sea a petición de un gobierno extranjero.

El hecho de no declarar o infravalorar los ingresos o los activos en la declaración de la renta no se considera un delito en Suiza.

Los suizos son únicos en cuanto a que atribuyen mayor importancia al respeto de la vida privada que a los impuestos.

Los bancos no tienen derecho a informar a las autoridades fiscales suizas, y todavía menos a las autoridades fiscales extranjeras.

Puesto que Suiza no considera la evasión de impuestos como un delito, no cumple ninguna petición de cooperación judicial (también conocida como asistencia mutua) procedente de otros gobiernos.

Hay que establecer una distinción clara entre evasión de impuestos y fraude fiscal.

El fraude fiscal (documentación falsificada, prácticas deshonestas) se considera un delito en Suiza.

En este caso, un juez competente puede levantar el secreto bancario y se puede desarrollar la cooperación judicial.

End of insertion
swissinfo.ch

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?