Navigation

UBS, principal banco extranjero rescatado por EEUU

Los dirigentes de la FED (izqda) y del Tesoro anunciaron el viernes un plan de rescate financiero. Keystone

El banco número uno de Suiza encabeza la lista de las instituciones foráneas que serían beneficiarias del multimillonario rescate financiero del gobierno de George W. Bush.

Este contenido fue publicado el 22 septiembre 2008 - 20:40

"Si el plan no se aprueba, que el cielo nos ampare", asegura el Departamento del Tesoro, mientras la banca internacional aguarda impaciente el fallo del Capitolio.

La globalización financiera no está sujeta a debate. Ha derribado fronteras territoriales, husos horarios y ha convertido al mundo en un solo e inmenso mercado. Las ventajas son infinitas. Los riesgos también.

De cara a la crisis de los 'subprime' –créditos hipotecarios estadounidenses de mala calidad- que tiene hecha jirones a la banca de EEUU, la pregunta inevitable es si el concepto de 'globalización' aplicará también en el histórico rescate anunciado por el gobierno de George W. Bush.

El pasado viernes (19.09), el Departamento del Tesoro, a cargo de Henry Paulson, y la Reserva Federal de los Estados Unidos, presidida por Ben Bernanke, anunciaron su intención de destinar 700.000 millones de dólares (775.000 millones de francos suizos) a un sofisticado plan de rescate financiero.

Y la gran pregunta que flota en Washington hoy es, si en aras de la globalización, los bancos extranjeros que operan en EEUU también serán rescatados.

El UBS es la institución extranjera más vulnerada por los 'subprime' y la que encabeza una negociación frenética con el Congreso en busca de respaldo financiero.

Plan emergente

Tras una semana de volatilidad a tope sembrada por la quiebra de Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión más poderoso de EEUU, el viernes (19.09) el Departamento del Tesoro anunció un Plan de Rescate por 700.000 millones de dólares (775.000 millones de francos suizos) que sonó como música para los oídos de la banca internacional.

La descripción técnica del acuerdo fue la constitución de un fondo de recompra de los 'activos ilíquidos' resultantes de la crisis hipotecaria de los 'subprime'.

Dicho con simplicidad, el gobierno de George W. Bush propone utilizar recursos aportados por los contribuyentes para comprar la cartera de peor calidad que tienen los bancos, y que saben de antemano que no será recuperada jamás.

El plan de emergencia fue producto de una maratónica serie de encuentros y consultas sostenidas la semana pasada entre el Tesoro estadounidense, la Reserva Federal (Fed), la Securities Exchange Comission (SEC) –autoridad supervisora del sistema financiero- y líderes del Congreso.

El monto pactado es, como se citó, de 700.000 millones de dólares.
En principio, el anuncio dejaba fuera a la banca extranjera, pero luego de un intenso cabildeo de bancos foráneos que operan en territorio estadounidense, como los suizos UBS o Credit Suisse, finalmente este domingo (21.09), el secretario del Tesoro, Henry Paulson, anunció que el beneficio del rescate sería extensivo también a instituciones foráneas afectadas por los 'subprime'.

Las dudas del Capitolio

La Cámara de Representantes y el Senado estadounidenses tienen la última palabra sobre el rescate y deberán pronunciarse esta semana.
El debate entre republicanos y demócratas se torna especialmente complejo por el tinte electoral que tiene. En menos de seis semanas se celebrarán los comicios presidenciales.

El Departamento del Tesoro pide al Capitolio su autorización para ampliar sus poderes durante dos años de modo que pueda decidir libremente qué carteras impagables comprará para dar un respiro a los balances contables de las instituciones financieras con problemas.

Los republicanos afirman que evadir un rescate de la banca se traduciría en un desastre internacional cuya magnitud es imprevisible.

Y el temor más grande es un retiro masivo de fondos impulsado por el pánico de los inversores, ya que podría provocar la quiebra de la banca internacional, no sólo de la estadounidense.

Los demócratas tienen dudas. Afirman que los contribuyentes de su país pagarán dos veces esta crisis: 3 millones de ellos han perdido ya sus casas y encima deben destinar sus impuestos a rescatar instituciones privadas en el país que se ha convertido en icono mundial por su 'libre mercado'.

Banqueros suizos, de acuerdo

Tanto el UBS a título individual, como la Asociación de Banqueros Suizos (ABS) celebraron este lunes el plan de rescate de Bush.

Desde su perspectiva, es lógico que los créditos más comprometidos y morosos de los bancos extranjeros también sean retomados por el Departamento del Tesoro.

"Es normal que los grandes bancos suizos aprovechen el rescate, ya que durante las últimas décadas los contribuyentes de este país han aprovechado los beneficios de bancos como el Credit Suisse o el UBS", citó Thomas Sutter, portavou de la ABS, desde Zúrich.

Y cabe recordar en este punto, que toda empresa suiza que opera en EEUU se somete a las mismas reglas que una compañía nacional, y puede ser sancionada y sometida a la justicia estadounidense.
De ahí que la ABS estime justo un trato recíproco en esta coyuntura de crisis.

La última palabra está por pronunciarse. Los legisladores debaten todas las aristas del plan de rescate, mientras bancos y mercados aguardan impacientes.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

La crisis de los créditos hipotecarios estadounidenses de mala calidad (subprime) se destapó en agosto de 2007, cuando el sistema bancario de EEUU descubrió que millares de deudores eran incapaces de pagar los créditos de vivienda que habían contratado entre 2002-2004, cuando las tasas de interés alcanzaron un nivel históricamente bajo.

El UBS es el banco suizo más afectado por la crisis de los 'subprime'. Sus pérdidas por tenencia de créditos hipotecarios 'chatarra' asciende a 20.000 millones de francos suizos.

End of insertion

Datos clave

De marzo de 2008 a la fecha, el gobierno de EEUU ha desembolsado ya por los 'subprime':

Bear Stearns (29.000 millones de dólares)
Fannie Mae Freddie Mac (200.000 millones de dólares)
Aseguradora AIG (85,000 millones de dólares)
Fondos del mercado de dinero (50.000 millones de dólares)

Además del UBS, otros bancos que podrían ser rescatados con fondos estadounidenses son Deutsche Bank y Credit Suisse.

End of insertion
En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?