Navigation

Tomás Vallée, tras los pasos de los Pellegrini

Tomás Vallée, sobrino nieto de Carlos Pellegrini muestra documentación genealógica. swissinfo.ch

Tomás Vallée, sobrino nieto de Carlos Pellegrini, atesora en su casa documentos, cartas, objetos y fotografías que testimonian los orígenes y trayectoria de su familia.

Este contenido fue publicado el 28 julio 2006 - 19:32

Conserva desde las fotos de la casa en el Tesino que perteneció a Bernardo Bartolomeo, abuelo del ex Presidente, hasta el escritorio donde el mandatario argentino forjó, seguramente, parte de la historia del país.

Entrar a la casa del abogado argentino Tomás Vallée, de 88 años, es como sumergirse en un fragmento de la historia argentina. La que cuenta las primeras décadas de la construcción del país sudamericano y sus caudillos, la que testimonia no sólo sobre la inmigración que recibía el Río de la Plata, sino también el rol de los primeros patricios, los primeros artistas y los primeros próceres.

Fotografías, cartas, documentos, libros, muebles... todo lo que protege del olvido la historia familiar está en su hogar. Allí se atesoran los objetos que atestiguan la trayectoria y los orígenes de los Pellegrini de Croglio, cantón Tesino, una pequeña comuna del sudeste de Suiza, que limita con Italia.

La historia familiar

"Yo he sido quien más ha trabajado investigando el tema, y un poco quien ha descubierto la ascendencia suiza de los Pellegrini, porque en la familia no se hablaba demasiado sobre esto", relata Vallée a swissinfo.

Con cartas, libros y escritos respalda sus afirmaciones. Lee con detenimiento cada texto y va corrigiendo con meticulosidad los errores que han quedado en los libros de historia, mientras asegura: "Tenemos todas las cosas muy claras, por eso me desespera cuando no dan fiel testimonio de lo que pasó."

"En la familia lo único que se sabía era que Bernardo Bartolomeo Pellegrini, el abuelo de Carlos Pellegrini, se había casado en Chamberry, y allí habría tenido sus hijos. Y que venía de un lugar que se llamaba Castelrotto, que decía que quedaba por los lagos italianos".

"Yo investigué y encontré el lugar, que estaba en Suiza, muy cerca de la frontera con Italia, y escribí allí, y resultó que Castelrotto era la sede de la parroquia, y junto, muy cerca, había un pueblito que se llamaba Croglio, que era la sede del municipio. Uno al lado del otro"

"Y que en Croglio había una casa principal, muy importante, edificada en 1636, que había sido la casa de los Pellegrini, y me mandaron la foto", cuenta al tiempo que muestra aquella imagen.

Sostiene que desde Suiza le dijeron que siempre el hijo mayor de la familia Pellegrini había sido sacerdote, por lo que el hermano mayor de Bernardo lo era, y que había sido cura párroco de Castelrotto y de Ponte Tresa, donde estaba sepultado.

"En esa casa de Croglio quedaron los hermanos de Bernardo, y luego la familia se fue a Luino, Italia, y más tarde a Milán", explica, sumando algunos datos:

"Cuando fue la Guerra, los descendientes -que eran ya italianos y estaban en Milán-, se dirigieron a Monseñor Aquiles Ratti, que era el director de la biblioteca ambrosiana de Milán (y quien luego llegó a ser el Papa Pío XI), para hacer oficial su ciudadanía suiza."

"Y fue él mismo quien se ocupó de pedir las partidas de los libros parroquiales de bautismos y casamientos de los Pellegrini en Ponte Tresa y Castelrotto, para llevar este pedido adelante."

Vallée asegura que también escribió a las autoridades de las comunas y le enviaron las partidas:

"Me dijeron que en los libros de Castelrotto y de Ponte Tresa, cuando hay una partida Pellegrini, está marcada con un lápiz rojo, que data de cuando las han ido copiando", sostiene.

La llegada al Río de la Plata de Carlos Enrique

Además de los objetos testimoniales que resguarda, el tesoro más grande de Tomás Vallée es su prodigiosa memoria, enriquecida de recuerdos que fueron, mayormente, transmitidos por su madre, que vivió hasta los cien años, y a ella, por su abuela Julia, hermana del ex Presidente.

"Cuando el barco que traía a Carlos Enrique llegó a Montevideo, él tenía dos alternativas: o volverse fracasado o quedarse ahí a esperar que se hiciera la Paz, y pudiera llagar a Buenos Aires, donde venía a cumplir un contrato de trabajo. Eligió esperar y allí conoció a Miguel de Azcuénaga (NR: otro ilustre prócer argentino), quien lo invitó a vivir a su casa, para que no fuera a un hotel."

"Mi abuela le contó a mi madre que estando en Buenos Aires él empezó a dibujar en una mesa un retrato de una dama, y cuado todavía era un boceto, una señora lo mostró a la gente que estaba allí y gustó mucho, por lo que todos le empezaron a pedir que los retratase."

"Al principio lo hacía gratis, pero le aconsejaron que debía cobrar una tarifa porque todavía no había resuelto su problema de trabajo", asegura y aporta datos sorprendentes:

"También retrató al padre y a la madre de Juan Manuel de Rosas, a pedido de éste, que están en el Museo Nacional de Bellas Artes. Allí conoció a Agustina, la hermana más joven de Rosas, una muchacha muy bella, con quien tuvo un noviazgo, algo que está testimoniado en las memorias del General Mansilla."

"Nunca se supo porqué ese noviazgo no prosperó, porque él había sido bien recibido como candidato de Agustina", sostiene.

"A Rosas también lo retrató (ese cuadro lo tenía su hijo Ernesto), y lo hizo sobre metal, medio de contrabando durante un Tedéum en la Catedral, porque a Rosas no le gustaba que lo retrataran."

"Él siguió pintando hasta el 1835, aproximadamente, y luego dejó porque durante el gobierno de Rosas ya perseguían a los franceses, motivo por el cual entiendo que Carlos Enrique fue al Consulado para inscribirse formalmente como suizo."

"Pienso que era como una manera de asegurarse. Aunque tenía buena relación con Rosas, había una situación terrible con 'La mazorca', que perseguía a los franceses." (NR: 'La mazorca' era la fuerza de choque del gobierno rosista encargada de la intimidación y la eliminación de los opositores y que ya había encarcelado a varios franceses acusados de espionaje)

Ir todavía más lejos, hasta Annibale Pellegrini

Ávido de conocer la historia de sus ancestros, Tomás Vallée se mantuvo siempre atento a cuanto dato o antecedente encontraba:

"Hace años, en una exposición de libros suizos que se hizo en Argentina, vi un 'armoniale' tesinés donde está el escudo de los Pellegrini de Ponte Tressa, que data de 1639, de donde viene el abogado Annibale Pellegrini (1756-1823)."

"Después también encontré un diccionario biográfico de Suiza, impreso en Neuchâtel en 1828, y buscando hallé información sobre los Pellegrini de Ponte Tresa, donde también está citado Annibale."

La inquietud de Vallée sobre la figura de este tesinés, no es sólo porque hace poco tiempo unos sobrinos suyos estuvieron en Ponte Tresa y el párroco del lugar les dijo que "el primer antepasado de Annibale Pellegrini había venido de Croglio", sino porque este suizo-italiano tuvo un rol importante en el Tesino.

"Aunque los libros de bautismo recién empiezan después del 'Consiglio di Trento' que los ordenó, porque antes de eso no hay registros, tiene que pertenecer a la familia porque se trataba de un pueblo muy pequeño", sentencia, y procede a leer en un libro helvético acerca del personaje:

"La heroica resistencia iniciada en Lugano, el 15 de febrero de 1798, guiada por dos abogados conservadores de Ponte Tresa, Annibale Pellegrini y Angelo Stopani..."

"Es decir, aunque no tengo documentación, es evidente que hay una relación familiar porque además Croglio y Ponte Tresa están muy cerca uno del otro", insiste, sin perder el entusiasmo por seguir investigando su historia familiar.

Continúa en MÁS SOBRE EL TEMA con 'Carlos Pellegrini, "piloto de tormentas" y 'El múltiple legado de Carlos Pellegrini'

swissinfo, Norma Domínguez en Buenos Aires

Datos clave

Tomás Vallée (88 años) es sobrino nieto del ex presidente Carlos Pellegrini.
Fue quien investigó sobre los orígenes tesineses de la familia en Croglio y Ponte Tresa.
Bernardo Bartolomeo Pellegrini, abuelo de Carlos Pellegrini, había nacido en Croglio (cantón Tesino, Suiza).
La casa de la familia Pellegrini en Croglio, fue edificada en 1636 y todavía existe.
Su tío abuelo, el ingeniero y artista Carlos Enrique Pellegrini, era suizo por derecho de sangre, condición que formalizó en el consulado suizo durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas.
Annibale Pellegrini, un abogado conservador de Ponte Tresa que habría guiado la resistencia libertadora de la suiza italiana, iniciada en Lugano en 1798, pertenecería a la familia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?