Navigation

Tesino: un español dirige Academia de Arquitectura

Josep Acebillo, arquitecto catalán director de la Academia de Arquitectura de la Universidad del Tesino. (Foto Massimo Pacciorini). swissinfo.ch

Josep Acebillo, ex profesor de las universidades de Yale y Harvard y director del Departamento para el desarrollo urbano de la ciudad de Barcelona, dirige ahora la la Academia de Arquitectura del Tesino.

Este contenido fue publicado el 22 octubre 2003 - 08:16

El arquitecto catalán conversó con swissinfo acerca de su trabajo y sus proyectos.

El pasado 18 de septiembre, el Consejo de profesores de la Universidad de la Suiza italiana designó al barcelonés Josep Acebillo como nuevo director de la facultad de Arquitectura de Mendrisio, cantón Tesino, .

"No es sólo un teórico, sino que ha realizado obras de indiscutible valor" declaró el rector de la Universidad, Marco Baggiolini, aludiendo a la nueva autoridad académica.

La ocasión permitió a swissinfo conversar con el flamante director de la Facultad de Arquitectura.

swissinfo: Usted afirmó recientemente que en la Academia de Mendrisio existe un gran equilibrio didáctico entre proyecto, práctica y teoría...

Joseph Acebillo: La mayoría de las escuelas de arquitectura en el mundo dan una preeminencia a las cuestiones teóricas, cosa que ocurre, por ejemplo, en casi todas las facultades italianas. Me parece que en la de Mendrisio existe una relación muy compleja entre teoría y práctica, entre plano y proyecto.

swissinfo: ¿Es por eso que esta escuela de arquitectura no es sólo una pequeña facultad de provincia, sino donde enseñan personas calificadas?

J.A.: Aquí tenemos 500 estudiantes, un número mayor que en una gran escuela norteamericana, por ejemplo. El grupo de profesores está realmente por encima de lo normal, hablando de calidad. No sólo en el área del proyecto, con arquitectos como Suttor, Bonei, Botta, Matteus, Galfetti, y muchos más, sino también en las áreas de teoría.

Tenemos un excelente departamento de ecología con catedráticos como Petrelli y uno de filosofía con profesores como Máximo Cacciari. Creo que en el futuro será una de las facultades de arquitectura más importantes del mundo.

swissinfo: Usted ha sido profesor de “Cultura del territorio”. ¿En qué consiste exactamente su materia?

Desde hace dos años soy profesor de “Cultura del territorio”. Es una forma más compleja que la urbanística convencional. El curso que he dado hasta ahora y seguiré dando este año, se ocupa de reflexionar con los alumnos sobre un tema que me parece evidente: la cultura económica que hemos vivido es una cultura industrial, y la industria está desapareciendo en los países desarrollados, dando lugar a una economía que no es industrial, sino una nueva llamada neo terciaria.

La arquitectura y el territorio deben responder a este cambio fundamental. No podemos seguir invadiendo el territorio natural para construir áreas industriales. Tenemos que reflexionar sobre la capacidad que tienen nuestros núcleos habitados para realizar actividades económicas y sociales, actividades que en el fondo han dado origen a la ciudad, la cual existe para que allí vivamos y trabajemos.

Otro aspecto principal, no sólo en el Tesino sino en todo el mundo, es el hecho de que esta nueva economía afecta a todo el proceso de desarrollo urbano. Claro, otras cuestiones afectan tanto o más, por ejemplo el campo de la informática, de los nuevos materiales y la forma en que deberemos entender la energía para el funcionamiento de la ciudad en el futuro.

Todos estos son elementos que nos sitúan hoy en día ante una encrucijada en lo que se refiere a la enseñanza de la arquitectura y de la cultura territorial, ante los cambios importantes con respecto a lo que decíamos hace apenas diez años. Y esto forma parte de una necesidad de revisión de las facultades de arquitectura del mundo, incluyendo la de Mendrisio.

swissinfo: Nos encontramos en el villorio global de MacLuhan...

Sí, pero con la precaución de que debemos ahondar en nuestra identidad y asegurar el por qué nosotros somos de una forma, y doscientos kilómetros más arriba hacen cosas diferentes. Aquí en Mendrisio no hacemos las cosas exactamente iguales que en Zúrich o en Barcelona.

swissinfo: ¿Cómo podemos evitar que las ciudades sigan creciendo como monstruos, tipo las ciudades latinoamericanas?

J.A:No soy especialista en el tema, conozco otras partes del mundo mejor que América Latina pero, en general, diría que en los países de Latinoamérica la tendencia no ha sido tanto desarrollar el territorio el hacer hacer coincidir todas las potencialidades en un espacio concreto.

La consecuencia es que estos núcleos (y en estos espacios la demografía es muy exuberante), la ciudad se desborda y ocupa el espacio del sistema natural, y lo que iba a ser algo positivo no lo es tanto. En este sentido creo que juega un papel importante la poca disposición, la poca clarividencia que ha tenido el planificador de la ciudad contemporánea en relación con las infraestructuras.

Básicamente estas ciudades se caracterizan porque el sistema infraestructural está muy mal. Le pongo un ejemplo:

Montevideo y Buenos Aires se encuentran a los dos lados del río de La Plata. La distancia no es abismal, pero la relación entre las dos ciudades sólo se consigue en avión, para una distancia que no es de avión sino típicamente ferroviaria. Si hubiese ferrocarril, estoy seguro que Montevideo sería totalmente distinta de lo que es ahora.

En otros casos ha habido una total desatención a lo que el territorio pedía. Es el caso de México, ya desde Hernán Cortés parece que México tiene interés en crecer contra el territorio y contra su sistema natural, quitando el agua de los últimos canales y secando las estructuras, con las consecuencias que tenemos hoy: una ciudad que se desborda, que no tiene sólo problemas funcionales sino de gobernabilidad. ¿Cómo se gobierna un territorio con 20 millones de habitantes?. Una ciudad no debe crecer tanto, porque eso significa que crece, pero no se desarrolla.

swissinfo: Usted ha dicho que cada ciudad debe conservar su identidad, ¿quiere decir que debe ser fiel a su historia, al propio concepto de belleza, a las necesidades de sus habitantes?

Bueno, es muy difícil definir qué significa conservar la identidad, pero eso que nos cuesta explicar a los arquitectos, la gente de la calle sí que lo entiende. Ella sabe, por ejemplo, que en un territorio muy accidentado no se debe construir en horizontal, anulando la topografía.

La gente de la calle sabe que en un territorio en el que el agua y la tierra se mezclan con un equilibrio muy inestable, como es el caso de México, la solución no es echar tierra encima y consolidar todo. En cambio la ciudad de Venecia, que también es un caso extraordinario de sutilidad entre el agua y la tierra, se ha resuelto bien. Para Venecia esta relación entre agua y tierra ha sido siempre el motor de su pensamiento y lo contrario, por desgracia, ha ocurrido en México.

Claro, han decidido también criterios que no tienen que ver con el arte arquitectónico, sino con las voluntades políticas o estratégicas.

swissinfo, Lupita Avilés

Datos clave

El arquitecto y profesor catalán Josep Acebillo al frente de la Acadamia de Arquitectura más importante de Suiza.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?