Navigation

Keystone / Str

La contribución de Suiza a la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) se someterá a votación el 15 de mayo. Los impulsores del referéndum cuestionan la política migratoria de Frontex y reclaman más apertura por parte de Europa.

Este contenido fue publicado el 13 abril 2022 - 09:00

¿De qué se trata?

Suiza es miembro del espacio Schengen, que, entre otras cosas, establece el derecho de las personas a circular libremente. Por eso, participa en la financiación de la agencia Frontex, encargada de controlar las fronteras exteriores de Europa. El presupuesto global de la agencia ha aumentado notablemente, lo que supone un incremento de la contribución de Suiza. El pueblo suizo votará sobre este nuevo crédito el 15 de mayo.

¿Qué es Frontex?

Frontex es la agencia europea para la guardia de fronteras y costas. Creada en 2004, vigila las fronteras exteriores del espacio Schengen, lucha contra la delincuencia transfronteriza y gestiona los flujos migratorios.

La agencia está financiada por la Unión Europea (UE) y los países Schengen no pertenecientes a la UE, Suiza, Islandia, Noruega y Liechtenstein. Su sede se encuentra en Varsovia (Polonia).

FrontexEnlace externo emplea a unos 2 000 funcionarios de los distintos Estados miembros. Trabajan bajo el mando de las autoridades nacionales del Estado en el que están desplegados y pueden ser enviados a las fronteras exteriores del espacio Schengen o a terceros países, siempre que éstos hayan firmado un acuerdo con la UE.

¿A qué se destinará la contribución de Suiza?

Tras la crisis migratoria de 2015, los Estados europeos decidieron reforzar Frontex asignando más personal y recursos financieros. El objetivo es alcanzar una cuota de 10 000 empleados en 2027 para tener una verdadera guardia de fronteras y costas operativa. La proporción de personal suizo debería aumentar gradualmente de 6 a 40 empleos a tiempo completo.

El presupuesto de Frontex para 2022 es el mayor de todas las agencias europeas, superando los 750 millones de francos, y seguirá aumentando en los próximos cinco años. Suiza contribuye a la financiación en proporción a su producto interior bruto (PIB). Su contribución fue de 24 millones de francos en 2021, y se elevará a 61 millones de francos en 2027, según los cálculos de la ConfederaciónEnlace externo.

El refuerzo de Frontex está destinado a controlar mejor las fronteras exteriores de Europa mediante el despliegue de más personal sobre el terreno. La agencia también dará más apoyo a los Estados miembros a la hora de devolver a los solicitantes de asilo a sus países de origen, ayudándoles a identificar a las personas en cuestión y a obtener la documentación de viaje. Asimismo, se incrementará el número de observadores para garantizar el respeto de los derechos fundamentales de los inmigrantes.

¿Cuál es la situación en las fronteras exteriores de Europa?

Las operaciones de Frontex se centran principalmente en dos aspectos: la delincuencia transfronteriza (tráfico de drogas y armas, trata de seres humanos) y la gestión de las personas que solicitan asilo en Europa.

En 2014 y 2015 el número de solicitantes de asilo en el espacio Schengen se triplicó en comparación con los años anteriores. Muchos de ellos huían de las guerras en Siria y Afganistán. Sin embargo, desde entonces, el número de personas que buscan protección en las fronteras europeas ha vuelto al nivel de la década de 2010, según las cifras de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUREnlace externo). Esta tendencia también se refleja en Suiza.

Esta disminución de las solicitudes de asilo se debe en parte al cierre de las fronteras en algunos países de los Balcanes, al refuerzo de los controles (entre otros, gracias a Frontex) y a la firma de acuerdos con terceros países como Libia o Turquía para bloquear el tránsito de migrantes. La pandemia también congeló los desplazamientos internacionales durante casi dos años.

Actualmente, el personal de Frontex está desplegado en los países fronterizos con Ucrania para ayudar a las autoridades locales a controlar las fronteras y gestionar la llegada de personas que huyen de la guerra.

¿Quiénes están en contra de la participación de Suiza en Frontex?

El referéndumEnlace externo fue lanzado por la Red de Solidaridad con los Inmigrantes y organizaciones de apoyo a los inmigrantes, con el apoyo del Partido Socialista (SP, izquierda), el Partido Verde (Verdes, izquierda) y otros partidos de izquierda. El comité del referéndum no quiere que Suiza apoye a Frontex, porque considera que la agencia simboliza una política migratoria basada en el aislamiento y la violencia. Critica una "militarización de las fronteras" y una "criminalización de la migración".

Los impulsores de la consulta recuerdan que hay varias investigaciones en curso contra Frontex por poner en peligro a los inmigrantes y participar en operaciones de devolución de solicitantes de asilo. Esta práctica viola la Convención de Ginebra relativa al estatuto de los refugiados, ya que las personas que son expulsadas fuera de las fronteras de Schengen se ven impedidas de solicitar asilo. El Parlamento Europeo ha congelado parte del presupuesto de Frontex para 2022, exigiendo que la agencia refuerce la protección de los derechos fundamentales y establezca un mecanismo de notificación de incidentes graves en las fronteras.

El comité del referéndum denuncia también los acuerdos que la UE ha firmado con Libia y Turquía, ya que prevén una forma de externalización de la gestión de los refugiados que desean viajar a Europa, bloqueándolos en terceros países donde su seguridad no está garantizada. Además, exige el establecimiento de rutas migratorias seguras.

¿Quiénes apoyan la financiación de Frontex?

El Gobierno quiere aumentar su participación en la agencia europea, porque Suiza también se beneficia de la vigilancia de sus fronteras exteriores: se controlan los movimientos migratorios y se refuerza la seguridad. La Confederación se beneficiará también de la ayuda de Frontex en lo que se refiere al retorno de las personas a las que no se ha concedido asilo.

El Gobierno advierte que, en caso de que el 15 de mayo se vote "no", Suiza corre el riesgo de ser excluida del espacio Schengen. Esto restringiría la libertad de viajar y toda la economía se vería afectada. Además, el Consejo Federal advierte que, en caso de que se vote en contra, las ya tensas relaciones con la UE podrían empeorar.

La mayoría del Parlamento también apoya el desarrollo de Frontex: los Liberales-Radicales (PLR, derecha liberal), el Centro y los Verdes Liberales (PVL, centro) votaron a favor de una mayor participación en la agencia. Recordaron que, en las fronteras exteriores, puede detenerse una gran parte del tráfico de armas, drogas y seres humanos. Y subrayaron además que el refuerzo de Frontex mejorará la protección de los derechos fundamentales de los migrantes.

El partido con mayor representación en el Parlamento, el conservador y derechista Unión Democrática de Centro (UDC), se mostró dividido al respecto: algunos de sus miembros se oponen firmemente a Schengen y a la libre circulación de personas, mientras que otros apoyan el principio de cooperación entre Estados para controlar mejor las fronteras exteriores de Europa.

Traducido del francés por José M. Wolff

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?