Navigation

La prohibición de ensayos con animales, de nuevo a las urnas

© Keystone / Gaetan Bally

Los activistas por los derechos de los animales quieren prohibir todo tipo de experimentación con seres vivos en Suiza. Su iniciativa popular se someterá a votación el 13 de febrero. El texto es considerado excesivamente extremista por el conjunto del Parlamento, que teme que obstaculice gravemente el desarrollo de la investigación científica y médica en Suiza.

Este contenido fue publicado el 11 enero 2022 - 09:00

¿De qué se trata?

Por cuarta vez se pide al pueblo suizo que vote sobre la prohibición de la experimentación con animales. Tres iniciativas populares sobre este tema fueron ya rechazadas en 1985 (por el 70%), 1992 (por el 56%) y 1993 (por el 72%). El texto presentado al veredicto de las urnas el 13 de febrero pretende prohibir todo tipo de experimento con seres humanos o animales, así como la importación de nuevos productos desarrollados a través de dichos experimentos.

¿Es habitual en Suiza la experimentación con animales?

Durante la última década se han utilizado cerca de 600 000 animales al año para experimentos, pero esta cifra ha ido disminuyendo progresivamente, según las estadísticasEnlace externo de la Oficina Federal de Veterinaria. En 2020 pasaron por los laboratorios suizos 550 107 especímenes, la inmensa mayoría de los cuales eran ratones (346 000), aves (66 000) y ratas (52 000).

Hacer comparaciones internacionales es algo arriesgado, ya que cada país cuenta a su manera los seres vivos utilizados en investigación. Según los registros oficiales nacionales, los laboratorios franceses, por ejemplo, utilizaron 1,8 millones de animales en 2019, cifra que se eleva a 2,9 millones en Alemania.

En Suiza, la mayor parte de los experimentos con animales los realizan las universidades y la industria. En 2020, más del 60% de los experimentos con animales se llevaron a cabo en la investigación biológica básica, es decir, para la verificación de hipótesis científicas o la extracción de células y órganos.

¿Cuál es la legislación vigente?


La Ley Federal de Protección de los AnimalesEnlace externo, que entró en vigor en 2008, es una de las más estrictas y completas del mundo. Se requiere autorización para cada experimento de laboratorio, así como para la tenencia de animales. Los investigadores deben demostrar que los beneficios para la sociedad son mayores que el sufrimiento infligido.

Para llevar a cabo esta ponderación de intereses se han definido distintos "niveles de gravedad", que van desde el nivel 0, sin daño para el animal (por ejemplo, en estudios de observación), hasta el nivel 3, daño grave (por ejemplo, en el caso de trasplantes de tumores malignos).

Además, los experimentos solamente se permiten si no hay un procedimiento alternativo para abordar el problema. El uso de animales en la investigación se rige por el principio de las 3R: replace, reduce, refine (sustituir, reducir, perfeccionar), es decir, encontrar métodos alternativos si es posible, reducir el número de experimentos y minimizar el sufrimiento de los animales.

 Reportaje de la Radio Télévision Suisse (RTS) sobre las alternativas a la experimentación con animales desarrolladas en Suiza (en francés):
 

Contenido externo

¿Qué propone la iniciativa popular?

La iniciativaEnlace externo se titula: ‘Sí a la prohibición de la experimentación con animales y seres humanos - Sí a los enfoques de investigación seguros y progresista’. Su objetivo es prohibir todos los experimentos con seres vivos en Suiza. Esto significa que ya no se permitiría el uso de animales en la formación científica ni en la investigación básica.

La iniciativa también pretende prohibir la experimentación en seres humanos, pero no especifica si esto se aplica solamente a la medicina y la biología o también a la psicología, la sociología y las ciencias del deporte.

Además, el texto exige también que se prohíba la importación de nuevos productos o componentes que se hayan desarrollado mediante experimentos con animales y aboga por que la investigación sin ensayos con animales reciba al menos la misma financiación pública que la investigación con ensayos en animales ha recibido hasta ahora.

¿Quién está a favor de la iniciativa?

La iniciativa fue lanzada por un grupo de ciudadanos de San Gallen, entre los que se encuentran un naturópata, un médico generalista y un agricultor ecológico. Cuenta con el apoyo de unas 80 organizaciones y empresas dedicadas al bienestar animal, la protección del medio ambiente y la medicina alternativa.

El comité de la iniciativa considera "imperdonable" el maltrato de animales o de pacientes que no pueden dar su consentimiento. Afirma en su argumentación que "innumerables metaestudios demuestran que ni los animales ni los humanos pueden ofrecer predicciones fiables sobre otro ser vivo". El comité subraya que no quiere prohibir la investigación sobre seres humanos, sino desarrollar la ciencia combinando enfoques centrados en el paciente en lugar de infligir sufrimiento.

Los impulsores de la iniciativa lamentan que el número de experimentos con animales se haya estancado en los últimos 25 años, a pesar de que el principio de las 3R se conoce desde hace más de medio siglo. Creen que su propuesta fomentará la innovación y "hará avanzar enormemente la investigación, la medicina, el turismo médico en Suiza y la madurez humana".

¿Quién se opone a la iniciativa?


El Gobierno y el Parlamento piden al pueblo que vote "no". Además, se han abstenido de redactar una contrapropuesta, ya que consideran que la legislación actual es suficientemente estricta. Todos los partidos políticos consideran que el texto es demasiado extremista y lo rechazan, aunque los Verdes, los Liberales y el Partido Socialista querrían destinar más recursos a la investigación que desarrolla o utiliza alternativas a la experimentación con animales. En la votación parlamentaria la iniciativa no recibió ni un solo voto a favor.

Swissuniversities, la organización que agrupa a las universidades de este país, se ha manifestado también contraria a la iniciativa, al igual que el Fondo Nacional de Investigación. Incluso la Sociedad Suiza para la Protección de los Animales (SPA) considera el texto demasiado radical y está a favor de una mejor promoción de los métodos alternativos.

Quienes se oponen a la iniciativa temen que muchos medicamentos dejen de producirse o importarse en Suiza: "Nuestro país quedaría aislado del progreso médico mundial, lo que tendría graves consecuencias para la salud de las personas y los animales. En su argumento, señalan que la investigación y el desarrollo de tratamientos son muy importantes para Suiza. Si Suiza renunciara a toda la experimentación animal perdería su atractivo y muchos programas científicos y empresas podrían trasladarse al extranjero.

Traducido del francés por José M. Wolff

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?