Navigation

Monseñor Romero, "santo de la calle", en vía de beatificación

Monseñor Romero, defensor de los oprimidos, fue asesinado en 1980, mientras celebraba la Eucaristía. El 03.02.15, el Papa Francisco lo declaró "martir de la Iglesia" y ordenó la agilización de su proceso de beatificación. AFP

La decisión del Vaticano de agilizar la beatificación de Monseñor Oscar Arnulfo Romero es interpretada como una señal más de cercanía del Papa Francisco con la Iglesia latinoamericana comprometida, de la cual el Obispo salvadoreño es una de sus figuras emblemáticas. Análisis de especialista suizo.

Este contenido fue publicado el 12 febrero 2015 - 11:00
Sergio Ferrari, swissinfo.ch

“Que este Cuerpo inmolado y esta Sangre sacrificada por los hombres, nos alimenten también para dar nuestro cuerpo y nuestra sangre al sufrimiento y al dolor, como Cristo, no para sí, sino para dar conceptos de justicia y de paz a nuestro pueblo…”, oraba, cuando  sonó el disparo que le atravesó el corazón.

A principios del mes en curso, el Vaticano anunció la decisión de agilizar el proceso de beatificación de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, iniciado en 1994.

End of insertion

El prelado murió instantáneamente en el mismo altar en que oficiaba la Misa aquel 24 de marzo de 1980, en el Capilla del Hospital de la Divina Providencia, en la capital de El Salvador.

Más de 30 años después se conoció la identidad del asesino, un subsargento de la extinta Guardia Nacional. Marino Samayor Acosta reconoció que la orden para el crimen la recibió del mayor Roberto d’Abuisson, uno de los promotores de los escuadrones de la muerte y luego fundador del partido ARENA (Alianza Republicana Nacionalista) que gobernó el país durante veinte años hasta el 2009. 

El impacto de matar a un obispo 

“El asesinato de Monseñor Romero tuvo una repercusión enorme, en Centroamérica, en Latinoamérica, en Europa, en el mundo entero. No había precedentes en la historia contemporánea de un atentado de esta naturaleza contra un alto prelado asesinado justo en el momento de la consagración”, explica el periodista Jacques Berset a swissinfo.ch 

Berset, quien durante años fue el  jefe de redacción de la Agencia de Prensa Internacional Católica, con sede en Friburgo, hoy integra el equipo del Centro Católico de Medias, Cath-Info. Es un fino analista de la realidad de El Salvador, país a donde ha realizado varios viajes. El primero de ellos en 1984, el último en 2014, cuando recorrió todas las diócesis del país. 

Los “dos” Romero 

El Obispo de San Salvador -y Vicepresidente de la Conferencia Episcopal - había recibido varias amenazas a partir de inicios de1977, cuando a los 60 años, vivió una transformación personal radical. Hasta entonces, se autocatalogaba como conservador y no renegaba de pertenecer a una línea eclesial tradicional. 

Monseñor Romero frente a un espejo

“No tengo miedo a morir, solo cierto temor prudencial, pero no un miedo que me inhiba para trabajar…Dios está conmigo y si algo me sucede, estoy dispuesto a todo”. Fue una de las respuestas premonitorias del obispo salvadoreño a los periodistas suizos Otto Honegger y Oswald Item, quienes solo cinco meses antes de su asesinato lo entrevistaron  para realizar un film documental que ganaría luego el premio Unda Monte Carlo en 1980.

“No creo que hubo un cambio sustancial, más bien una evolución”, afirma Monseñor Romero, respondiendo a otra pregunta que lo interpelaba sobre su transformación personal. “De acuerdo a mi vocación he pretendido ser siempre fiel en el servicio a la Iglesia y al pueblo…”.

Para el Obispo salvadoreño, su nueva sensibilidad fue producto, fundamentalmente, de las circunstancias violentas del contexto en el que debía actuar. “Cuando llegué al arzobispado estaban expulsando a sacerdotes…Poco tiempo después mataron al Padre Rutilio Grande… que no era solo un colaborador sino un ejemplo de fidelidad hasta la muerte. El impulso de él, por una parte, y la necesidad de defender una Iglesia tan perseguida hasta el asesinato de sacerdotes, me impulsaron a una pastoral con más sentido de fortaleza en defensa de los derechos de la Iglesia y del hombre”, afirma el Obispo salvadoreño en ese ya histórico film.

End of insertion

“Fue siempre un religioso honesto y cercano a la gente. Sin embargo, el asesinato en marzo de 1977 del sacerdote jesuita Rutilio Grande, un íntimo amigo y estrecho colaborador, opera como detonante de un cambio profundo en su posición”, subraya Berset. Rutilio Grande, identificado con la Teología de la Liberación, promovía en la Parroquia de Aguilares las comunidades eclesiales de base y la organización de los campesinos de la zona. 

En apenas tres años Romero fue asumiendo posiciones públicas que lo llevaron a confrontar cada vez más al Gobierno de turno y a las fuerzas armadas. “Paradójicamente, cuando fue nombrado Arzobispo de San Salvador, el 3 de febrero de 1977, la mayoría del clero, con fuerte inserción en la base y compromiso social, no estuvo contento con su denominación. Y fue la oligarquía salvadoreña la que festejó su nombramiento”, acota el periodista de Cath-ch.

Prácticamente, en ninguna homilía de esos tres últimos años faltó una referencia directa a la situación política nacional y a las sufridas vivencias cotidianas de los sectores más marginados, la base de su iglesia. 

“Luchar por el reino de Dios…no es comunismo, no es meterse en política. Es simplemente el Evangelio que le reclama al hombre, al cristiano de hoy, más compromiso con la historia” subrayaba Romero el 16 de julio del 1977. Haciéndose portavoz de la defensa de los derechos humanos de su feligresía.

Y su tono fue, día a día, aumentando en intensidad, hasta denunciar abiertamente, en febrero del 1980, a la oligarquía “que defiende sus mezquinos intereses…el control de la inversión, la agro-exportación y el monopolio de la tierra”.  O interpelar, ese mismo mes, al propio presidente de Estados Unidos, James Carter, por  su política agresiva que “agudiza la injusticia y la represión contra el pueblo organizado”. 

La voz profética 

Pero fue, sin duda, la homilía del día anterior a su asesinato, el 23 de marzo de 1980, la que ejemplifica el nivel de compromiso del prelado, según analiza Jacques Berset. Quien recuerda textualmente la orden episcopal lanzada por el Obispo: “¡Cese la represión! Yo quisiera hacer un llamamiento muy especial los hombres del ejército y en concreto a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles. Hermanos, son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos…Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la ley de Dios de “no matar”, exclamaba Romero. 

Un grito profético a la desobediencia civil en un momento de intensa guerra civil, que luego de más de un década culminaría en 1992 con los Acuerdos de Paz de Chapultepec dejando el terrible saldo de más de 100 mil muertos, recuerda Jacques Berset. 

Su transformación desde una posición conservadora a la denuncia del poder político, económico y militar. La fuerza de su testimonio y de su compromiso. En síntesis, su estilo de vida y la forma brutal de su muerte; el dolor no disimulado de centena de miles de salvadoreños y millones de cristianos latinoamericanos,  constituyen algunas de las razones que explican la notoriedad de Monseñor Romero, explica Berset. Quien destaca, sin embargo, como el hecho esencial, la “conversión rápida del obispo” que lo convirtió ,al morir, en “San Romero de las Américas”, según la terminología popular. Un santo de la calle en camino ahora a la beatificación oficial vaticana.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?