Navigation

Christof Schürpf/Keystone

En Suiza, la previsión para la vejez es un sistema mixto que se financia tanto por reparto como por capitalización. El objetivo es garantizar a los jubilados una pensión digna y una independencia financiera.

Este contenido fue publicado el 20 junio 2022 - 16:43

El sistema de pensiones suizo se basa en tres "pilares", tres formas diferentes y complementarias de previsión para la vejez.

Seguro de vejez y supervivencia (AVS)

El AVS es el sistema de pensiones estatal obligatorio que constituye el primer pilar del sistema de pensiones. Todo adulto que trabaje o viva en Suiza está obligado a cotizar a este seguro, al igual que los empresarios. Alrededor del 30% de los recursos del AVS son financiados por la Confederación a través de diferentes tasas.

Este seguro se basa en el principio de repartición: la generación activa paga las rentas de los mayores. No hay acumulación de capital. Las mujeres a partir de los 64 años y los hombres a partir de los 65 reciben una pensión, al igual que los  huérfanos (as) y los viudos (as).

El monto de la renta depende de los años de cotización y de los ingresos. Debe garantizar el nivel mínimo de subsistencia. Si no es así, el pensionista necesitado puede solicitar prestaciones complementarias financiadas por el Estado.

Debido al envejecimiento de la población, asegurar la financiación del AVS es un reto importante. Sin embargo, las reformas emprendidas hasta ahora han encontrado una fuerte oposición de la población. La posibilidad de aumentar la edad de jubilación de las mujeres es especialmente controvertida.

Previsión profesional (LPP)

La previsión profesional constituye el segundo pilar del sistema. Es financiado de forma paritaria por trabajadores (as) y empleadores (as). Todas las personas que ejercen una actividad lucrativa deben estar obligatoriamente afiliadas a una caja de pensiones gestionada por representantes del personal y de la dirección.

La previsión profesional funciona por capitalización: los asegurados cotizan al fondo de pensiones, que invierte el capital acumulado para generar un rendimiento. Al momento de la jubilación, el capital se convierte en una renta. Las modalidades de cotización varían según cada institución. Los asegurados ahorran así para las prestaciones que recibirán más tarde.

La previsión profesional se añade a la renta AVS y tiene por objetivo permitir a los pensionistas mantener su nivel de vida anterior a la jubilación.

Previsión privada

El tercer pilar del sistema funciona como una caja de ahorros: con vistas a su jubilación, cualquier persona puede ingresar una determinada cantidad en una cuenta privada. El dinero queda bloqueado y puede deducirse de los ingresos imponibles.

La previsión privada es facultativa y puede adoptar la forma de una cuenta bancaria o de un seguro de vida. El dinero es depositado y puede ser retirado, con intereses, en el momento de la jubilación.

La previsión privada implica que la persona tiene unos ingresos relativamente buenos y que puede reservar una parte de ellos para aumentar el monto que recibirá en la jubilación.

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?