Navigation

Seguros, un bien cada vez más oneroso

Las aseguradoras reflexionan sobre sus perspectivas. Keystone

Su contratación es obligatoria y el pago de primas consume el 21% del presupuesto de las familias de Suiza, el país más "protegido" del mundo.

Este contenido fue publicado el 14 septiembre 2005 - 15:35

El huracán Katrina, las inundaciones de agosto y el terrorismo, marcan el 2005 y obligan a las aseguradoras a evaluar alzas de hasta 18% en sus primas del 2006.

1872 fue el año que eligió la primera aseguradora suiza, la "Schweiz" Transport Insurance Company, para establecerse en Zúrich.

En aquel momento, su razón de ser era la necesidad que tenían los obreros de enfrentar los riesgos inherentes a su desempeño diario.

Muchas cosas han cambiado desde entonces. Tantas, que Suiza se convirtió en el país más asegurado del mundo. Y es, de hecho, la única nación en la que cada habitante destina alrededor de 6.000 francos suizos anuales a protegerse de toda clase de imponderables, monto equivalente a 21% del presupuesto familiar, según confirman las cifras de la Secretaría de Estado de Economía (Seco).

Hoy, un total de 155 empresas aseguradoras y reaseguradoras operan en Suiza. Firmas como Allianz Suisse, Coop Assurance, Helvetia Patria, Genovoise, Swiss Life, UBS Life, Zurich Financial Services o Swiss Re.

Y para todas ellas, el siglo XXI ha sido particularmente prolijo en siniestros de toda magnitud, lecciones que obligan al sector a revisar su política actuarial (para estimar la probabilidad de riesgo) y también el costo de sus primas para 2006.

Seguro y reaseguro

Securus significa en latín libre y exento de todo peligro.

Todos, en mayor o menor medida, estamos expuestos a riesgos en el día a día: enfermedad, accidente, incendio, terremoto...

Un seguro es una forma de protegernos financieramente contra los estragos que pueden provocar dichos riesgos. El compromiso que establece una empresa con su cliente de indemnizarle en caso de vivir algún imprevisto.

Para extender dicha garantía, la empresa protectora exige un pago (prima) que recibirá en una sola exhibición o de forma periódica. Y para darle validez jurídica al compromiso, las dos partes los firman (póliza).

Sin embargo, hay siniestros del tal talla que son capaces de poner en riesgo la salud financiera de las aseguradoras, y para evitar la bancarrota de muchas de ellas es que existe la figura del reaseguro.

Dicho en palabras simples, la reaseguradora es la aseguradora de las aseguradoras, comparte el riesgo con estas últimas y coparticipa en la indemnización de los clientes.

Katrina y otros desastres

Pero como citábamos al principio, el siglo XXI ha traído una serie de sorpresas para los sectores aseguradores helvético e internacional.

El atentado terrorista contra las torres gemelas de Nueva York, en septiembre del 2001, marcó un antes y un después para el sector en todo el mundo, ya que implicó indemnizaciones totales del orden de los 37.000 millones de francos suizos.

Más de una compañía de seguros se tambaleó financieramente de cara al islamismo. De hecho, el valor de muchas ellas fue mermado (algunas perdieron incluso entre 50 o 70% de su valor, como sucedió con Allianz a finales del 2001).

Y ya en 2005, dos siniestros de primer nivel obligan a la reflexión a los expertos aseguradores suizos.

Las inundaciones en diversas regiones helvéticas (23.000 casos) provocaron indemnizaciones por 800 millones de francos. Y, por supuesto, el huracán Katrina, que dañó cuatro estados norteamericanos que costará al sector asegurador internacional entre 60.000 y 72.000 millones de francos suizos, de los cuales, sólo la reaseguradora Swiss Re tendrá que cubrir 1.500 millones de francos.

Riesgos que "matan"

Las aseguradoras protegen contra riesgos y deben aplicarse la misma medicina para sobrevivir.

El nuevo milenio transformó el espectro de peligros al que estaban acostumbradas.

Durante los últimos tres años se habla como nunca en la historia de seguros contra terrorismo y guerra. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), a la que pertenecen Suiza y otra treintena de economías, ya alertó en julio pasado sobre la importancia del tema.

"Hay imponderables como ataques terroristas, atentados nucleares, biológicos, químicos o guerras cuya cobertura podría implicar la bancarrota de muchas compañías".

En un informe monográfico sobre el sector asegurador y su perspectiva para 2005-2006 detalla que, concretamente, un ataque con ántrax podría implicar pérdidas para el sector asegurador internacional de entre 60.000 y 320.000 millones de francos suizos. Cuatro veces más de lo que se indemnizó en 2004, considerado el "peor año" en la historia del sector, debido a 4 huracanes en el Caribe y 10 tifones en el Pacífico.

Por otra parte, en Suiza no existe formalmente un seguro contra temblores o terremotos, como confirman la Asociación Suiza de Aseguradoras (ASA) y la carta sismológica nacional presentada en noviembre del 2004 por el Servicio Sismológico dejó claro que Basilea y Valais son regiones expuestas al riesgo de sismo, lo que no sucedía hace 10 años.

Tarifas al cielo

El pago de indemnizaciones impacta las finanzas de las compañías aseguradoras, y para sanear sus cuentas sólo tienen dos caminos: contratar deudas o aumentar el precio de sus primas.

En 2004 trabajaron intensamente en el primer objetivo, a través de la emisión de bonos en los mercados internacionales (para "levantar" recursos frescos de los inversionistas interesados en papel de dichas compañías) y también contrataron deuda directamente con la banca mundial.

Pero "ante el crecimiento de las catástrofes naturales que vive el mundo, las aseguradoras tienen que tomar cartas en el asunto a través del costo de sus primas", alertó el jueves pasado (08.09) John Coomber, Director de la reaseguradora helvética Swiss Re.

De hecho, en este tema trabajarán entre el 10.09 y 15.09 representantes de la mayor parte de las empresas aseguradoras y reaseguradoras del mundo.

Como cada año se dieron cita en Monte Carlo para realizar las jornadas de debate sobre tarifas y renovación de contratos, en las que, según previsiones de John Sinnott, vicepresidente de Marsh and Mc Lennan Companies, la empresa de medición de riesgos más importante a nivel internacional, deben esperarse incrementos en las primas de entre 15 y 18% el próximo año.

swissinfo/Andrea Ornelas

Datos clave

· La primera aseguradora helvética, "Schweiz" Transport Insurance Company, fue fundada en 1872 en Zúrich para proteger a los trabajadores.
· Actualmente existen 155 empresas aseguradoras y reaseguradoras en Suiza. Swiss Re es la más importante.
· El huracán Katrina que azotó cuatro estados de Estados Unidos, implicará indemnizaciones de entre 60.000 y 72.000 millones de francos suizos por parte del sector asegurador mundial.

End of insertion

Contexto

· Seguro viene del latín, securus, libre y exento de todo peligro.

· Las reaseguradoras son las "aseguradoras de las aseguradoras": comparten riesgo y coparticipan en el pago de las indemnizaciones de los clientes.

· El huracán Katrina en Estados Unidos, las inundaciones suizas, y los atentados terroristas en Londres, cambian las reglas del juego y exigen a las empresas del sector cobrar más por proteger.

· Esta semana (10.09-15.09) se reúnen en Monte Carlo expertos de aseguradoras de todo el mundo para discutir el incremento que experimentarán las primas en 2006, y los expertos Marsh –dedicada a previsión de riegos- estiman que habrá alzas de entre 15 y 18%.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?