Navigation

Recetas de Betty y antílope tibetano

Escaparates de revistas del grupo Ringier en China. swissinfo.ch

Cocina, entretenimientos, economía y turismo. Es la clave utilizada por Ringier, el grupo editor suizo más importante para imponerse en el mercado chino de la prensa.

Este contenido fue publicado el 08 abril 2004 - 12:42

Un sector todavía bajo control estatal, pero el espacio de maniobra aumenta. La publicidad se multiplica.

Las calles florecen con miles de revistas. Se las ve apiladas en simples banquetas o en las escalinatas de las calles. También se las encuentra ordenadas en quioscos de cualquiera lugar.

Páginas a todo color

Desde hace tiempo los chinos no leen solamente las austeras publicaciones oficiales del Partido. Se abalanzan sobre las coloreadas publicaciones en papel cuché llenas de distracciones: moda y belleza, automóviles y música de todo tipo.

Abriéndose el mercado busca adaptarse a las exigencias de las nuevas generaciones, más ricas y menos politizadas. “Pero la calidad de estas 'hojas coloreadas' a menudo dejan que desear, señala Tim Murray, responsable de Ringier en Pekín.

“En este sentido el sector está todavía poco desarrollado. El interés por cultivarlo no falta, la publicidad, que estanca en el resto del mundo, crece entre el 15 y el 20% anualmente”, agrega Murray.

La censura no afloja

Ringier en China se ha convertido desde fines de 1998 en el número 3 de las revistas chinas. “Avanzamos a tientas, probamos, ensayamos para después desarrollar lo que le guste al mercado”, subraya Murray.

Al mercado... y al Estado, que sigue siendo propietario de todos les medios de comunicación de masa en China. El control de la censura está todavía muy presente.

Por ejemplo, cada edición del mensual económico de Ringier ‘China Internacional Business’ debe ser aprobada por el ‘patrón’. Algunos temas siguen siendo tabú.

Betai Chufang/Betty Bossi

“Pero estamos aquí para entretener a la gente y no para hacer política”, dice Tim Murray. Y ahora, en un país que adora comer, apuntamos también a Betai Chufang (La cocina de Betty), versión china de su 'madrina suiza' Betty Bossi.

Recetas innovadoras, chinas y occidentales, presentación atractiva, soporte interactivo, con un sitio Internet y un programa televisivo.

La revista de cocina está teniendo bastante éxito: cada edición vende cerca de 200 mil ejemplares y el número de suscriptores aumenta al ritmo de 5 mil al mes.

Un Blick chino

Blick en Suiza, Blesk en Chequia, Blikk en Hungría, Novy Cas en Eslovaquia, Libertae en Rumania. Periódicos ligeros adaptados a cada situación, condimentados de historias escandalosas, muchas fotos, bastante deporte y un poco de sexo.

Son publicaciones de Ringier que se convirtieron en las más leídas en los respectivos países. El modelo del diario sensacionalista ‘Blick’ es el principal producto de exportación helvético en el mundo de la información.

¿Cuántos ejemplares podría vender un Blick chino? “Es demasiado pronto para hablar. Por el momento sólo estamos pensando”, indica Tim Murray.

“Poco a poco el control de la información se debilita. La entrada de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la consiguiente búsqueda de comercialización está modificando los medios de comunicación y también la censura”, agrega Murray.

Antílopes a la descubierta de Suiza

Hace poco, Ringier retomó los 'Los antílopes tibetanos', una serie de guías turísticas para viajeros independientes.

Una especie de ‘Lonely Planet’ o ‘Guide du routard’ en chino, inicialmente dedicada sólo a las provincias y localidades regionales.

El antílope tibetano es un animal en vías de extinción. Con esta referencia las guías están dirigidas a quienes desean viajar de manera sostenible y prestando atención al medio ambiente y a su delicado equilibrio natural.

En los dos últimos años se vendieron 500 mil ejemplares. A fines de año está prevista la aparición del primer antílope en un país extranjero, que dado el caso, será en Suiza.

swissinfo, Marzio Pescia, Pekín
(Traducción: Alberto Dufey)

Datos clave

El grupo editor helvético Ringier busca consolidar su presencia en el mercado de los medios de comunicación chino.

End of insertion

Contexto

El grupo de prensa suizo Ringier en China se ha convertido desde fines de 1998 en el número 3 de las revistas chinas.

La publicidad, que estanca en el resto del mundo, crece entre el 15 y el 20% anualmente en China.

Entre las nuevas publicaciones destaca una revista de cocina. Cada edición vende cerca de 200 mil ejemplares y los suscriptores aumentan al ritmo de 5 mil al mes.

Hace poco, Ringier retomó los 'Los antílopes tibetanos', una serie de guías turísticas para viajeros independientes. Esta guía será publicada próximamente también en Suiza.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?