Navigation

Suiza entierra el acuerdo marco con la Unión Europea

© Keystone / Jean-christophe Bott

Suiza decidió finalmente no firmar el acuerdo marco con la Unión Europea. El Gobierno federal puso fin este miércoles a las negociaciones. Sin embargo, estima importante preservar la cooperación bilateral.

Este contenido fue publicado el 26 mayo 2021 - 18:18

Con base en lo que considera “diferencias sustanciales” sobre aspectos clave, Berna anunció su decisión de no firmar ni continuar negociando el acuerdo.

“Esto cierra las negociaciones sobre el borrador del [acuerdo marco]”, subrayó el Gobierno en un comunicado. Precisó que ha comunicado su decisión a la UE.

Concretamente, significa el final de siete años de esfuerzos entre Suiza y la UE para elaborar un tratado general que reemplazaría los más de 120 acuerdos bilaterales que han regulado las relaciones durante las últimas décadas.

Berna mencionó la falta de progreso en tres puntos clave que han obstaculizado el avance de las negociaciones desde que se finalizó el borrador del acuerdo en 2018: protección salarial, reglas sobre ayudas estatales y el acceso de los ciudadanos de la UE a los beneficios de la seguridad social suiza.

Este último punto fue particularmente controvertido: aceptar las demandas de la UE de igualdad de derechos para los trabajadores de la UE habría supuesto un “cambio de paradigma” para la política migratoria suiza, subrayó el miércoles el ministro de Relaciones Exteriores, Ignazio Cassis.

“Nuevo capítulo”

Los medios suizos habían especulado en los últimos días que el acuerdo estaba en su lecho de muerte, con los ministros del Gobierno poco convencidos de que el Parlamento lo aprobara y la población escéptica sobre lo que podría significar para la soberanía del país.

Las muy esperadas conversaciones entre el presidente suizo, Guy Parmelin y la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, en Bruselas el mes pasado no lograron aclarar las cosas, y el mandatario helvético dijo que seguían existiendo diferencias fundamentales sobre el futuro de las relaciones bilaterales.

Sin embargo, el Gobierno está dispuesto a no socavar las relaciones con el mayor socio comercial del país.

“Suiza sigue siendo un socio líder [de la UE] y viceversa”, dijo Parmelin en conferencia de prensa en Berna. Añadió que no era un “miércoles negro”, como sugirió un periodista, sino un “nuevo capítulo” en las relaciones entre Suiza y la UE.

El Gobierno quiere que este nuevo capítulo se base en “cultivar y desarrollar” relaciones sobre la base de los acuerdos bilaterales existentes, y ha propuesto iniciar un diálogo político con Bruselas para proseguir prioridades comunes para el futuro.

También se llevará a cabo una revisión de la legislación suiza para examinar las discrepancias actuales entre las leyes de la UE y Suiza y ver si es posible la alineación. Esta revisión se hará "de manera autónoma", y los cambios solo se harán "donde tengan sentido", aclaró la ministra de Justicia, Karin Keller-Sutter.

Berna también se ha comprometido a presionar al Parlamento para que apruebe la liberación de la contribución de mil millones de francos al fondo de cohesión de la UE, una demanda clave de Bruselas, “lo antes posible”.

Riesgo de bloqueo

Sin embargo, los observadores dicen que, dado que los acuerdos bilaterales tienden a erosionarse naturalmente con el tiempo, y en virtud de que la UE a menudo ha vinculado su renovación con el progreso de un tratado general, el riesgo es que Suiza no pueda acceder a un nuevo mercado único, como en el sector de la electricidad.

Los acuerdos existentes que caducan también pueden tener efectos negativos: a partir de hoy, por ejemplo, tras la expiración de un acuerdo sobre normas de productos médicos, los exportadores suizos de dispositivos médicos han perdido su acceso directo privilegiado al mercado europeo.

Los obstáculos administrativos y los costos de esta pérdida de privilegio podrían significar pérdidas para el sector de hasta 75 millones de francos suizos anuales, indicó la organización suiza de Medtech en un comunicado.

Reacción mixta

Hubo una reacción mixta de los partidos políticos y las organizaciones.

La Unión Democrática de Centro (UDC/derecha conservadora) acogió la decisión del Gobierno como una “victoria para la soberanía suiza y la democracia directa", mientras que la mayoría de los otros partidos principales lamentaron el fracaso en alcanzar un compromiso con la UE.

Los sindicatos suizos, que habían estado especialmente preocupados por la protección de los salarios nacionales frente a la competencia a corto plazo de la UE, recibieron con satisfacción la noticia.

La Comisión de la UE expresó que lamentaba la decisión del Gobierno suizo.

“Sin este acuerdo, esta modernización de nuestra relación no será posible, y nuestros acuerdos bilaterales inevitablemente envejecerán […] Ya hoy no están al día para lo que la relación entre la UE y Suiza debería y podría ser”.

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?