Navigation

¿Qué puede hacer y no hacer la Cruz Roja en Ucrania?

Algunas personas han criticado al CICR por su aparente inacción en lugares como Mariúpol (Ucrania). Pero la organización humanitaria con sede en Ginebra no puede impedir que caigan bombas. No puede imponer un paso seguro para que los civiles huyan y los convoyes humanitarios entren. Keystone / Stanislav Krasilnikov
Este contenido fue publicado el 06 abril 2022 - 13:00

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha sido víctima de varias campañas de desinformación en línea desde el comienzo de la guerra en Ucrania que están poniendo en riesgo a su personal y a aquellos a quienes busca ayudar.

En las últimas semanas, el CICR denunciaEnlace externo haber sido víctima de “ataques deliberados y dirigidos” que utilizan información errónea y desinformación para desacreditar sus labores.

Estos ataques incluyen afirmaciones de que el CICR está participando en evacuaciones forzadas de refugiados ucranianos a Rusia y negociando la apertura de un campo de refugiados en el sur de Rusia.

La organización humanitaria con sede en Ginebra no señala quién está detrás de los ataques, pero insiste en que la información falsa se difunde principalmente a través de las redes sociales.

“No es la primera vez que vemos los efectos devastadores de la desinformación en las redes sociales. Pero en este caso, la escala no tiene precedentes. [Es], por lo tanto, muy preocupante ver el CICR instrumentalizado de esta manera”, declaró el director general del CICR, Robert Mardini, a la televisión pública suiza, RTS.

Tener acceso a las víctimas de la guerra es una prioridad máxima para el CICR. Y ser percibido como un actor neutral es clave para que el CICR pueda brindar ayuda.

“El nivel de politización de nuestro trabajo está poniendo en peligro nuestra capacidad de brindar la ayuda que se necesita desesperadamente. Hay vidas en peligro”, subrayó el CICR.

La información falsa sobre el CICR que circula en línea proviene en parte de interrogantes sobre su diálogo con las autoridades rusas y conceptos erróneos sobre lo que hace la organización y lo que puede y no puede hacer.

Respondemos algunas de esas preguntas.

¿Qué es el CICR?

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) es una organización humanitaria internacional fundada en 1863. Aunque tiene su sede en Ginebra, el CICR y su personal de más de 20 000 personas trabajan en alrededor de 100 países. Su personal incluye médicos, ingenieros, conductores, expertos en políticas y traductores.

El CICR tiene un mandatoEnlace externo bajo el Derecho Internacional Humanitario (DIH) para proteger y ayudar a las víctimas de los conflictos armados. El CICR entrega ayuda, como alimentos, agua y suministros médicos, a los necesitados, sin importar de qué lado del conflicto se encuentren. También contribuye a reunir con sus familias a los niños que han quedado separados durante los conflictos y verifica la situación de los prisioneros de guerra para ver si reciben un trato humanitario.

Como custodio de los Convenios de GinebraEnlace externo, el CICR promueve el respeto del DIH y su implementación en la legislación nacional.

La labor del CICR se rige por los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia. El CICR trabaja en conjunto con las sociedades nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en todo el mundo.

End of insertion

¿Por qué se reúne el CICR con altos funcionarios rusos?

Muchas personas recurrieron a las redes sociales para expresar su indignación por las imágenes de Peter Maurer, presidente del CICR, y Sergei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, dándose la mano y sonriendo en Moscú. Algunos fueron mucho más lejos e interpretaron el diálogo del CICR con Moscú como una legitimación de la invasión rusa de Ucrania.

Pero el CICR es una organización humanitaria neutral e imparcial. Tiene el mandato, en virtud del derecho internacional humanitario (DIH), de hablar con todas las partes en conflicto para exigirles que respeten las reglas de la guerra y garantizar que sus delegados puedan acceder de manera segura a quienes necesitan ayuda.

“Siempre hay sonrisas diplomáticas. Pero eso no significa que nuestro diálogo no sea sólido y exigente cuando se trata de las obligaciones de las partes en conflicto”, puntualizó Mardini a la RTS.

Antes de reunirse con Lavrov, Maurer había estado en Kiev para hablar con las autoridades ucranianas.

Esta foto de Peter Maurer (izquierda), presidente del CICR, y Sergei Lavrov (derecha), ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, dándose la mano y sonriendo en Moscú desató la ira en las redes sociales. Pero el CICR tiene el mandato, como organización humanitaria neutral e imparcial, de hablar con ambas partes. Keystone / Kirill Kudryavtsev / Pool

¿Por qué el CICR no condena la invasión rusa de Ucrania?

Algunas personas - incluidas muchas en Ucrania que sufren las consecuencias de la guerra o que han tenido que huir de sus hogares -, se sienten frustradas por la negativa del CICR a condenar la invasión rusa de Ucrania o incluso a llamarla guerra (el CICR prefiere el término conflicto).

Como custodio de los Convenios de Ginebra, ¿no debería el CICR denunciar las violaciones del DIH, por ejemplo, los ataques indiscriminados como el lanzamiento de bombas de racimo en zonas pobladas?

Incluso Karim Khan, fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), indicó que había “una base razonable para creer que tanto los presuntos crímenes de guerra como los crímenes de lesa humanidad se han cometido en Ucrania”. La CPI ha iniciado una investigación sobre la situación en Ucrania.

Pero hacer declaraciones públicas audaces no es tarea del CICR. Las ONG de derechos humanos ya lo han hecho.

La prioridad para el CICR es lograr un acceso seguro a los lugares donde se necesita ayuda de ambos lados, como las prisiones, donde la organización checa a los prisioneros de guerra y otros detenidos. A través de su trabajo humanitario, el personal del CICR puede enterarse de información muy sensible que los gobiernos quieren mantener en secreto. Si no se confía en el CICR, no se le permite entrar.

El CICR anota que puede proteger mejor a las víctimas si su diálogo con las partes en conflicto es confidencial. Si este enfoque falla por completo, el CICR puede comentar públicamente una situación, pero evita hacer condenas unilaterales.

En abril de 1994, poco después del comienzo del genocidio en Ruanda, el CICR hizo un llamado público a las partes para que pusieran fin a la “carnicería”, la “masacre” y la “tragedia humana”, pero se abstuvo de utilizar el término genocidio por la seguridad de su personal.

Al abordar la situación en Mariúpol, Mardini dijo a la RTS que “la situación es insoportable, los combates continúan… Hace unas semanas ya decíamos que era inaceptable, insoportable para los civiles. Este sigue siendo el caso hoy y no hay evacuaciones seguras de civiles, ni ayuda humanitaria que pueda ingresar a Mariúpol. Así que la situación sigue siendo muy alarmante”.

¿Por qué el CICR está interesado en abrir una oficina en Rusia?

La visita de Maurer a Moscú fue seguida por acusaciones en las redes sociales de que el CICR había estado negociando la creación de un campo de refugiados en el sur de Rusia.

El CICR aclaró que no tenía planes de establecer ningún tipo de campamento, pero que había estado discutiendo la apertura de una oficina en Rostov-on-Don. Esto es parte de “una gran ampliación regional” para responder a las necesidades humanitarias donde surjan, agregó la organización.

El CICR tiene equipos en otros países fronterizos con Ucrania, como Bielorrusia, Hungría, Moldavia, Polonia y Rumania.

Parte del trabajo del CICR es conectar y reunir a las familias separadas por la guerra y garantizar que los cuerpos de los soldados muertos sean tratados con dignidad y devueltos a sus familiares. Esto también requiere una presencia en ambos lados de la guerra.

¿Por qué todavía no ha llegado ayuda a Mariúpol?

Algunas personas han criticado la acción del CICR o, mejor dicho, lo que perciben como inacción en algunos lugares de Ucrania. Han preguntado por qué los civiles arriesgan sus vidas para escapar de Mariúpol, en el sur de Ucrania, donde miles siguen atrapados con poco o ningún acceso a electricidad, agua, alimentos o medicinas. ¿Por qué no ha llegado ayuda a la ciudad sitiada?

La respuesta es que el CICR no puede detener la caída de bombas. No puede imponer un paso seguro para que los civiles huyan y para que entren los convoyes humanitarios.

En marzo, el CICR, junto con la Sociedad de la Cruz Roja de Ucrania, facilitó dos convoyes de evacuación segura. Miles de civiles pudieron salir de la ciudad de Sumy, en el noreste de Ucrania, hacia Lubny, en el centro del país.

El CICR ha enviado a las autoridades rusas y ucranianas propuestas detalladas para operaciones de paso seguro fuera de Mariúpol, pero ninguna de las partes pudo ponerse de acuerdo sobre sus condiciones. Si se llega a un acuerdo, corresponde a las partes beligerantes respetar sus modalidades. Estas incluyen la ruta, la hora de inicio y la duración de la operación.

La función del CICR es acompañar al convoy civil y recordar a los soldados de ambos lados que se está llevando a cabo una operación humanitaria.

También han circulado denuncias en las redes sociales de que el CICR estuvo involucrado en evacuaciones forzadas de Ucrania a Rusia. El CICR ha negado firmemente haber apoyado alguna operación contra la voluntad de las personas, lo que, dice, sería una violación del derecho internacional humanitario.

La desinformación, ya sea intencional o no, amenaza directamente al CICR y a las víctimas de la guerra. Como señaló Mardini, también “desvía la atención de donde debería estar, que es la obligación de las partes en conflicto de respetar y proteger a los civiles, y ayudar a los trabajadores humanitarios a hacer su trabajo”.

Contenido externo

Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?