Navigation

Parlamento de la ONU: "difícil, pero posible"

Los diputados suizos Josef Lang y Remo Gysin. swissinfo.ch

Los diputados suizos Josef Lang y Remo Gysin encabezaron el lanzamiento en Berna de la campaña mundial para la creación de una Asamblea Parlamentaria en las Naciones Unidas.

Este contenido fue publicado el 11 mayo 2007 - 10:08

La exigencia de democratización de ese organismo implica dar voz no sólo a los gobiernos, sino también a la sociedad civil.

A semejanza de los ocurrido en Buenos Aires, Madrid y otras ciudades del mundo, en la capital helvética se dio inicio este jueves (10.05) a la campaña para constituir una Asamblea Parlamentaria de las Naciones Unidas, una exigencia impulsada por 400 legisladores de 70 países, entre los cuales se encuentran 48 de Suiza.

"La ONU tiene un déficit democrático", reiteró el diputado Remo Gysin, del Partido Socialista, al explicar que "en Suiza, con su tradicional democracia, está sobreentendido que las comunas, los cantones tengan un parlamento que se comunique con la población, y eso falta a nivel supranacional, y sobre todo a nivel de la ONU. Compartimos esa preocupación con otros parlamentarios del mundo".

La idea de un parlamento de la ONU es revolucionaria, y es posible, indicó por su parte Andreas Bummel, del Comité para las Naciones Unidas Democrática, que conduce el secretariado de la campaña y que en Suiza está representado por la Sociedad por los pueblos amenazados.

El responsable de esta organización, Christoph Wiedmer aceptó la dura resistencia en el seno de la ONU a su propia democratización, "por eso hay que organizar un movimiento en todo el mundo con ayuda de las minorías y de los parlamentos nacionales en apoyo a este pedido".

Entre el público que acudió a la conferencia de prensa en Berna se encontraba Tim Enderlin, de la sección III (Coordinación-ONU) del Ministerio suizo de Exteriores, quien, consultado por los propios diputados indicó que en ese departamento "nos interesa la iniciativa" y en ese sentido recordó que una de las tareas en la política exterior helvética es "apoyar la democratización de las instituciones".

Conferencia en Ginebra

El gremio planteado tendría entre 700 y 900 miembros y participarían en él todos los países cuya constitución establece un órgano parlamentario.

Y aunque se trata de los inicios de esta acción a favor de dicho parlamento, la sociedad civil ya puede sumarse al llamado, firmando la petición en línea al respecto.

El siguiente paso concreto de la acción es realizar una conferencia internacional en Ginebra, en otoño, con la intención de que desde la red de apoyo surja una coalición dedicada a ampliar el respaldo al proyecto en cada país.

"El camino es la meta", subrayó el diputado por el Partido de Los Verdes, Josef Lang, al apuntar que ese proceso a favor de la democratización de la ONU también refuerza la democracia y el derecho ciudadano en cada país donde se emprende la campaña. El parlamantario pacifista de Zug conversó con swissinfo:

swissinfo: Suiza es un ejemplo de reales procesos democráticos. ¿Puede aportar algo en este intento de democratizar las Naciones Unidas?

Josef Lang: Suiza puede aportar por dos razones. Una razón es que Suiza tiene una tradición de lucha, de conquista democrática muy rica. Sabemos que la democracia siempre viene de abajo y sabemos que la democratización siempre está ligada a problemas concretos de la gente, problemas sociales, el problema del clima o el de la paz; y creo que en el ámbito mundial, la democratización a nivel global está ligada a movimientos, a procesos concretos.

La segunda razón es que Suiza es un país neutral, no formamos parte, por ejemplo, de la OTAN, y eso nos da más credibilidad, más margen de maniobra para luchar por la democratización a nivel global. Somos más creíbles, por ejemplo en el mundo árabe o en el Tercer Mundo en general, porque no somos parte de un sistema militar dirigido por los Estados Unidos.

swissinfo: Usted sabe que la sed de democracia es grande en el Sur. ¿Qué puede decirle a esa gente que no cree en Naciones Unidas en lo absoluto sobre esta campaña?

J. L.: Evidentemente el interés objetivo, y quizás también subjetivo, en el llamado Tercer Mundo por la democratización de la ONU es más grande que en el norte del mundo, porque hoy el poder en la ONU son los poderes militares y poderes económicos; y el Tercer Mundo militar y económicamente es débil, pero tiene mucha gente, y mucha gente quiere decir más democracia.

Estoy seguro de que una ONU democratizada dará un papel mucho más grande a la mayoría de la humanidad, que es pobre, que vive en el Sur... un papel como el que tenía en los años 70 en la UNCTAD. Pienso que la única posibilidad para el Tercer Mundo de recobrar ese protagonismo, ese peso, es la democratización, es la formación de un parlamento.

swissinfo: ¿No es una utopía plantear la democratización de la ONU?

J. L.: Sí es una utopía, pero es una utopía concreta y no es una ilusión. La diferencia es que una utopía es difícil, pero posible, una ilusión no es posible. Es difícil, será un proceso largo, un camino largo para llegar a un parlamento universal, en un primer paso, un parlamento que tiene derecho de decir algo. En un segundo paso, que tiene el derecho de decidir algo.

También era una utopía que hubiera un Parlamento Europeo, o era una utopía en el siglo XVIII que hubiera un parlamento francés, pero estoy seguro de que hay bastante interés y bastante idealismo para conseguir este objetivo, sobre todo en el Sur de este mundo. Estuve tres semanas en abril en la India y en la prensa (local) había muchos artículos y muchos comentarios sobre esta idea. Allí el interés era mucho más grande que aquí y eso me da esperanza.

swissinfo ¿Quiénes están detrás de esta iniciativa?

J. L.: Son personas, parlamentarios de diversos países que están ligados a movimientos no gubernamentales. Lo que se ha dado hoy aquí se produce en una veintena de capitales mundiales, es el primer paso de una campaña, dar a conocer a los ciudadanos esta idea, y después el próximo paso tiene que ser profundizar esta idea en cada país.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Contexto

La Campaña para el Establecimiento de una Asamblea Parlamentaria en las Naciones Unidas es una red global de parlamentarios y organizaciones no gubernamentales que están a favor de la representación ciudadana en las Naciones Unidas.

Desde abril de 2007 la campaña se ha hecho pública, y aunque sus organizadores reconocen que es una tarea que llevará años de trabajo, confían en su buen término.

La campaña ha sido hasta ahora respaldada por 400 diputados, 56 ONG y 600 personalidades de 100 países.

En Suiza, 48 legisladores de diversos medios políticos apoyan el proyecto. El país jugó un papel precursor en 2005, cuando 108 diputados federales, entre ellos, la actual ministra de Economía, Doris Leuthard, dirigieron una carta en ese sentido al otrora secretario general de la ONU, Kofi Annan.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?