Navigation

Nuevos pasos de Suiza en ciencias del espacio

Cartel de la EPFL para su proyecto de Centro Espacial. epfl.ch

La Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), apunta a un refuerzo de la investigación espacial en Suiza.

Este contenido fue publicado el 19 abril 2004 - 16:16

Lo hace con cursos sobre tecnologías espaciales, dictados por el astronauta suizo Claude Nicollier, conferencia europea de estudiantes sobre microsatélites y creación de un ‘Centro espacial’.

En realidad, Claude Nicollier, es profesor de la Escuela Politécnica Federal de Lausana , EPFL, desde 1994. Es, sin embargo, durante este mes de abril, cuando el piloto, astrofísico y astronauta suizo, ofrece sus primeros cursos.

Dedicados al tema de las tecnologías y las operaciones espaciales, estos cursos proponen una visión de conjunto, histórica y científica, de la conquista espacial. El éxito ha sido inmediato: cerca de 140 estudiantes han ido a escuchar al único suizo que hasta ahora ha marchado en el espacio.

Hay que decir que, en Suiza, el interés de la élite científica por los asuntos del espacio no se limita simplemente al papel de oyente.

Satélites de los estudiantes

Desde hace cuatro años, un grupo de jóvenes cerebros de la EPFL participa en un programa llamado ‘Iniciativa de Estudiantes para la Exploración y la Tecnología Espaciales”, SSETI, en su sigla inglesa.

La finalidad de este programa es construir un microsatélite a través de la coordinación de una red de competencias de unas 20 altas escuelas de Europa. El aparato, de unos 100 kilos de peso, podría ser lanzado, aún durante este año, por un cohete de la Agencia Espacial Europea ESA, promotora del proyecto.

La SSETI ha organizado, en la sede de la Escuela Politécnica de Lausana, una serie de conferencias consagradas a los microsatélites. Procedentes de todo el continente europeo los estudiantes interesados han podido encontrarse con representantes de la ESA y de la industria. También en este sector el interés es constante.

“Hay una enorme dinámica en la EPFL en todo lo que se refiere al espacio”, ha declarado el profesor Roland Siegwart en la radio suiza de expresión francesa. Estas conferencias han sido organizadas por los estudiantes de la alta escuela suiza y de otros centros europeos.

Un Centro Espacial suizo

Pero, esto no es todo. Dentro de algunos días la EPFL podrá anunciar oficialmente el nacimiento de su nuevo ‘Centro Espacial’

“No se trata de una mini-agencia espacial ni de una cátedra de enseñanza. Más bien se trata de una plataforma que ayudará a coordinar proyectos”, precisa Roland Siegwart, considerado como posible director científico.

Concretamente la misión del ‘Centro espacial’ consistirá en federar las investigaciones espaciales dentro de la EPFL y entre sus asociados: industrias privadas y otros laboratorios de investigación como el Centro suizo de Electrónica y Microtécnica, de Neuchâtel.

“Hay problemas comunes y es necesario que la gente aprenda a conocerse para trabajar en común. Esto permitirá dar una masa crítica y mayor visibilidad a las investigaciones”, explica Nicolas Henchoz, portavoz de la EPFL.

Así pues, para una empresa que trabaja en el campo espacial y que quiere colaborar con un laboratorio de investigación, será mucho más fácil golpear a la puerta de la Escuela Politécnica de Lausana.

“Sólo habrá un interlocutor: el Centro Espacial, que tendrá conocimiento de todos los proyectos en marcha”, añade Henchoz.

Polo mundial para explorar el espacio

Según Roland Siegwart, la industria y la investigación suizas tienen las capacidades científicas necesarias para actuar en el escenario de los grandes,

“Creo que Suiza puede convertirse en un polo mundial en el sector de los microsistemas para la exploración espacial, aunque, para ello, debemos coordinar mejor nuestros esfuerzos, y, éste es, precisamente, el papel del Centro espacial”, declara el profesor.

En realidad, con mucha frecuencia las misiones espaciales europeas y estadounidenses llevan consigo una gran parte de tecnología ‘Made in Switzerland’.

Recientemente, Suiza suministró las cámaras del artefacto marciano Beagle 2, de cuya suerte la ESA aún no tiene noticia. Igualmente los motores de los dos mini-jeeps marcianos cuyo éxito, casi total, pudo festejar también la NASA.

Repercusiones

A quienes preguntan para qué sirve todo este dinero enviado al espacio, Nicolas Henchoz recuerda las numerosas y diversas repercusiones que pueden tener en la Tierra estas tecnologías.

“El campo espacial es una palanca muy interesante. Obliga, por ejemplo, a construir circuitos electrónicos extremadamente fiables y capaces de auto-verificarse. Estos progresos pueden ser útiles para mucha gente”, asegura el portavoz de la EPFL.

No faltan los ejemplos de este tipo. Desde el teflón, hasta la llamada banda velcro, el espacio ya ha aportado numerosas innovaciones aplicadas en nuestra actividad cotidiana.

En el futuro, los robots, las células solares, los sistemas de transmisión de gran economía de energía, los motores eléctricos, los instrumentos ópticos y otros sectores, seguirán aprovechando del ingenio desplegado – en la EPFL y en otras partes – para lanzar y hacer funcionar artefactos en el espacio.

Swissinfo, Marc-André Miserez.
(Traducción: Jaime Ortega)

Contexto

Suiza, miembro fundador de la ESA, contribuye anualmente al presupuesto de la agencia espacial europea con cerca de 120 millones de francos suizos.

Casi 80% de este dinero retorna a Suiza en forma de pedidos para su industria y de trabajo para sus laboratorios de investigación.

Cerca de 800 personas trabajan en Suiza directamente en el sector espacial. Teniendo en cuenta los empleos y las subcontrataciones, el espacio ofrece al país entre 2.000 y 3.000 puestos de trabajo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?