Navigation

Nuevas trabas para defensores de derechos humanos

Andrea Galindo invitada al ciclo de charlas organizada por ALAS en Berna. swissinfo.ch

Las leyes de impunidad, pero en particular el nuevo concepto de "terrorismo" son algunos de los principales obstáculos que hacen cada vez más difícil el trabajo de los defensores de los derechos humanos en el mundo.

Este contenido fue publicado el 06 octubre 2004 - 14:27

En Berna, la abogada Andrea Galindo se refirió a los nuevos problemas que enfrentan las ONG, periodistas y juristas que defienden los derechos fundamentales.

Andrea Galindo, Directora del Programa de Educación y Entrenamiento del
Servicio Internacional por los Derechos Humanos en Ginebra, fue una de las últimas invitadas al ciclo de charlas organizada en Berna por la Asociación Latinoamericana-Suiza, (ALAS).

Una ponencia nada fácil en el actual contexto internacional dominado por el espectro del terrorismo, como lo señaló Marilú Pacheco – Geissbuehler, presidenta de ALAS.

Las ONG frente al terrorismo

La abogada argentina, que hasta hace unos meses se desempeñó como especialista ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, en Washington, se refirió a la larga lista de impedimentos legales –y de los otros- que obstaculizan el trabajo de los defensores de los derechos fundamentales.

Apenas iniciada su disertación, Andrea Galindo hace alusión a una traba fundamental que en el ámbito jurídico deben enfrentar hoy los defensores de los derechos humanos: el nuevo concepto de ‘terrorismo’.

“Los gobiernos se dotan de nuevas leyes antiterroristas, de forma que las reivindicaciones populares que tienen su origen en los derechos sociales y económicos, como la reivindicación del derecho a la tierra de los pueblos indígenas, son considerados como actos terroristas”, afirma.

“Un ejemplo lo constituye Chile, donde el Gobierno en su conflicto histórico con los indígenas mapuches aplica la ley antiterrorista para juzgar a sus organizaciones y líderes comunitarios en circunstancias que sus causas no tienen origen terrorista, sino en los derechos sociales y económicos que establece la ONU”, precisa Andrea Galindo.

“De esta forma, todas las personas y organizaciones que salen en defensa de los mapuches son asimilados a organizaciones vinculadas al terrorismo internacional; se les desacredita, margina y hasta son amenazadas por grupos de presión”.

El concepto en América Latina

Frente a la amalgama que se hace con el nuevo concepto de terrorismo, Andrea Galindo precisa que en América Latina hay una nueva definición que engloba los derechos civiles, sociales, políticos y económicos.

“En esta región del mundo los defensores de los derechos humanos son aquellas personas que trabajan fundamentalmente en la defensa de esos derechos”, explica.

Es decir una noción más amplia que el simple derecho a la justicia, pues incluye el derecho de los pueblos indígenas, problemas religiosos y étnicos, derecho a la eduación, al trabajo y las diferencias de género.

“El nuevo problema que enfrentan sus defensores ya no es tanto la persecución y los asesinatos (con excepción de Guatemala y Colombia), sino las restricciones legales que aplican los gobiernos”.

Esas limitaciones van desde reglamentos de control de las fuentes de finaciamiento, aplicación de decretos administrativos, limitación de la libertad de movimiento para los miembros de las organizaciones hasta la negación de acceso a los archivos y a la información oficial.

La fragilidad de las nuevas democracias

Andrea Galindo estima que el advenimiento de las democracias en América Latina, lejos de entregar mayores instrumentos a los defensores de los derechos humanos, los limita aplicando ese tipo de reglamentos legales y burocráticos.

“Lo que sucede es que los gobiernos tienden a defenderse de los organismos que se atreven a cuestionar la administración de la justicia, especialmente en lo que se refiere a la impunidad, la corrupción, o las violaciones a los derechos humanos que se cometen en contra de las poblaciones indígenas”, estima.

“Se genera contra las ONG un clima de inestabilidad, de amedrentamiento, y se busca descalificarlas, asociándolas al ‘terrorismo internacional’. Las dificultades son más grandes cuando los defensores de los derechos humanos son mujeres, a quienes se les amenaza con violaciones sexuales o con ataques de género”, sentencia Andrea Galindo.

Por último señala un “hecho positivo” en países como México y Perú, donde a instancias gubernamentales se han creado organismos defensores de los derechos humanos como el “defensor del pueblo”, y en Argentina, donde gracias al trabajo de las ONG se logró revertir la ley de amnistía acordada a los militares durante los años de dictadura”.

“Algo inimaginable en otros países latinoamericanos, donde las fuerzas armadas y las constituciones políticas son intocables”, concluye Andrea Galindo.


swissinfo, Alberto Dufey

Datos clave

El terrorismo, la amnistía, la corrupción y un arsenal de reglamentos legales, junto a los asesinatos y persecuciones, son los nuevos problemas que enfrentan los defensores de los derechos humanos.

End of insertion

Contexto

Andrea Galindo es abogada de la Universidad de Buenos Aires, master en Derecho Internacional de la American University. Se desempeñó como abogada en el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y como especialista en derechos del Niño del Centro de Estudios para la Infancia y la Juventud (CELIJ). Fue abogada de la Universidad de Palermo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?