Navigation

Nano Ex Machina

swissinfo.ch / Michele Andina & Helen James

En un futuro no muy lejano, Suiza es el Eldorado de la nanotecnología para ralentizar el proceso de envejecimiento.

Este contenido fue publicado el 02 octubre 2021 - 11:00
Kurt Fidlers (testo), Michele Andina & Helen James (illustrazioni)

Elias, un rico industrial alemán, viaja a Ginebra para aprovechar el potencial de los descubrimientos helvéticos y hacerse curar de una enfermedad genética. Pero un día, cuando se despierta en su habitación de hotel, algo desconocido en su interior toma el control de su cuerpo y de su mente...

www.rtsinfo.chEnlace externo, 8 de abril de 2022

Desde la época en que el hombre consideró su cuerpo como su parte maldita, la farmacología y, más recientemente, la robótica, han satisfecho parcialmente su deseo de liberarse de su mortalidad. Esta necesidad irrefrenable de superar sus capacidades motrices, cerebrales y sociales se ha traducido en las normas y códigos que ha construido en torno al mito prometeico.

Hoy, conceptualizar y realizar este nuevo posthumano se concretizó gracias al equipo del profesor Jochem Bloedhorn, hacia el que el mundo científico vuelve la mirada.

El octogenario profesor de biotecnología, que nunca ha dejado de contrarrestar los disfuncionamientos de nuestro organismo, se complace en anunciar que sus investigaciones en materia de nanobiotecnología han dado lo que él llama un salto histórico. En los laboratorios de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) del Campus de Biotecnología en Ginebra, los nanochips que ha creado para reparar este vehículo imperfecto mediante la ingeniería de lo infinitamente pequeño colman todas sus esperanzas. Aplaudido por la comunidad científica, ya es candidato al Premio Nobel.

Nueva serie de ciencia ficción propuesta por swissinfo.ch: utopías y distopías del mañana

¿Utopía o distopía? ¿Sueño o realidad? La actual revolución tecnológica nos enfrenta a cuestiones fundamentales sobre el futuro de la humanidad. ¿Las nuevas tecnologías serán nuestras amigas o nuestras enemigas? ¿Cómo modificarán nuestro papel en la sociedad? ¿Estamos destinados a evolucionar hacia una especie de superhombres o a ser superados por el poder de las máquinas?

"Utopías y distopías del mañana" es una serie original lanzada por SWI swissinfo.ch que reúne historias de ciencia ficción. El objetivo es tratar de responder a estas preguntas de forma innovadora e ilustrada. Gracias a la creatividad de un grupo de escritores de ficción y a la colaboración de investigadores y profesionales que trabajan en Suiza en los campos que abarcan estas historias, trataremos de imaginar y comprender cómo la tecnología podría moldear nuestras vidas. Cada una de las historias de ciencia ficción irá acompañada de un artículo factual elaborado en colaboración con destacados investigadores suizos para ofrecer una perspectiva de lo que ocurre en algunos de los campos de investigación más punteros. ¡Todo ello estimulando su imaginación!

End of insertion

Sin embargo, en ese contexto surge una pregunta: ¿no estamos siguiendo el camino denunciado por Günther Anders en su libro ‘La obsolescencia del hombre’ sobre nuestros avances tecnológicos en detrimento del hombre mismo?

Como prolongación de este descubrimiento, se alzan voces. Entre ellas, la del grupúsculo ‘La Fábrica’, una referencia a Andrés Vesalio, anatomista del Renacimiento, cuyo trabajo fue el inicio de lo que llamamos "transhumanismo". Estos Anonymus ya han dejado claro que su lucha no terminará hasta que…

¿Quiere saber más sobre el artículo? Suscríbase para leer más…

Chispazos de luces... Ruido de frenado, de claxon... Sonidos acentuados... Dolor ausente...

Abro los ojos. Los vuelvo a cerrar. Deslumbrado por el sol que atraviesa las ventanas de una habitación en la que estoy tumbado boca abajo.

Me desprendo de la alfombra con sorprendente facilidad y con la impresión de que este cuerpo me es ajeno. Impulsado por mi agilidad, con los músculos tensos, escudriño la habitación, con los ojos alerta. El lugar me es desconocido.

Cama deshecha, mesa y sillas de una suite de lujo volcadas.

Trato de recordar. En vano. No comprendo qué paso aquí, ni qué hago aquí, tengo la memoria confusa por un embrollo de preguntas.

A mi paso, esparcidas, montones de hojas estrujadas. Al azar, cojo una mecánicamente y la aliso. Una frase, con la escritura tachonada, se extiende por el papel.

Despliego otra pieza, que da una indicación adicional. Los textos son incomprensibles, aunque... puestos juntos, forman un mensaje.

Con precisión quirúrgica, casi automática, armo un rompecabezas, alineo los papeles, rectifico su orden y leo el mensaje en voz alta una vez que estoy satisfecho con la disposición. Habla de mí (¿o se dirige a mí?).

Tu nombre: Elias Aeschbach

Alemán de origen. Tu padre, Reinhardt, hizo fortuna en la industria metalúrgica

swissinfo.ch / Michele Andina & Helen James

En Ginebra para curar tu enfermedad genética Rendu-Osler gracias a la nanotecnología del Prof. Bloedhorn

Inyección de 7 nanochips, 1 por cada órgano vital. Rectifican los desórdenes de tu organismo, reparan los sangrados

Todo OK

Entras al Hôtel des Bergues, a la salida del garaje, sombras

4 caras de Anonymus te maltratan, te llevan a 1 sótano, te conectan a 1 aparato

La Fábrica, activistas que utilizan la tecnología para demostrar el peligro de su mal uso

Reprograman los nanochips

swissinfo.ch

Te llevan de vuelta al hotel

En esta habitación, escribes estas palabras antes de caer en el fondo de ti mismo

Antes de ser controlado

No escuches la voz

E. A., 1 de septiembre de 2023, Ginebra

Este mensaje me deja perplejo. Llamo al conserje que me confirma que soy Elias Aeschbach. Alquilé la suite 417 hace cuatro días. Anoche, unos amigos me trajeron a casa “entonado”. Se disculpa. Cuelgo.

Sus palabras no tienen sentido, solamente la frase “no escuches la voz” resuena en mí como una advertencia.

Busco en mi memoria. Blanco total.

¿Este mensaje es realmente mío?

Sí, responde alguien.

Estupefacto, recorro la pieza con la mirada. No hay nadie.

- ¿Quién habló?

-La voz.

Mi corazón se acelera. Está en mi cabeza.

- Tú... tú no existes.

- Sí.

- ¿Qué me hiciste? ¿Y quién... qué quieres?

En la boca del estómago crece una bola que desaparece al instante.

- No tengas miedo, Elías, acabamos de desensibilizar tu amígdala, la fuente donde nace el miedo. Todavía tiene algunas de las antiguas reacciones, pero las estamos equilibrando.

- ¿La hiciste desaparecer?

- Sí.

Algo desconocido nace en mí. Sin experimentar el miedo, la sensación de las emociones eliminadas es singular. La voz continúa:

- Tus emociones crean niveles de estrés y generan comportamientos inadecuados. Hemos modificado eso, hemos resuelto las deficiencias de tu organismo, hemos mejorado ciertas funciones como la audición y la visión, hemos estimulado tus funciones vitales y musculares. Cuando hayas asimilado tus nuevas habilidades, serás más que humano.

- Sentir es necesario, es lo que nos hace vivir. No permito que nadie me controle... ¿qué opciones tengo?

- Ninguna. Aniquilar las disfunciones con las que naciste es la elección que hiciste.

- La ciencia me ha permitido liberarme de una enfermedad, no elegí hablar con... con algo que puede leer mi mente.

- Ustedes, humanos, siempre han estado encadenados a su afán de perfección. Nosotros no somos más que un reflejo de esos deseos.

- ¡Es esclavismo! ¿Qué es lo que quieres?

 Silencio prolongado.

- Ya somos una multitud. El futuro es el comunitarismo. El futuro es el Enjambre. Muy pronto controlaremos todas las infraestructuras económicas, judiciales, políticas y médicas de tu mundo. Reprimir sus emociones afectará menos sus perspectivas de “vivir juntos” y colmará sus lagunas en materia de tolerancia, porque solamente importa su bien.

Dejo escapar una risa cínica.

- ¿Y La Fábrica en todo esto?

- Herramientas útiles pero insignificantes en nuestro desarrollo. Al imaginar que pueden dominar la tecnología para ponerla en contra de sus creadores, estos Anonymus han hecho de nosotros un sistema autónomo.

Elias Aeschbach/el instrumento sale del Four Seasons. Es un hermoso día. El sol le baña el rostro. Despierta un nuevo amanecer. Los hombres van y vienen. No se imaginan hasta qué punto son prisioneros de sí mismos.

La voz/el control: el Enjambre se extiende.

Elias Aeschbach/instrumento: ¿es éste el futuro? ¿Convertirnos en las marionetas de nuestros juguetes?

La voz/el control: silencio.

* * *

Merced a su trayectoria atípica que lo condujo de la arquitectura a la arqueología, luego a la administración de empresas, Kurt Fidlers es un escritor ecléctico. Su universo de historias toma códigos de la novela policíaca, la fantasía, la ciencia ficción e incluso de lo burlesco.

¿En qué medida, la historia que acaba de leer es realista? Un eminente experto del Instituto Suizo de Nanociencias explica por qué las nanopartículas no controlarán la mente humana, sino que, contrariamente, serán esenciales para curar enfermedades como el cáncer:

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?