Navigation

Modificaciones en la justicia suiza

La revisión del Código Penal ayudaría en la práctica a reducir la sobrepoblación carcelaria. Keystone

A partir del 1° de enero de 2007, la prisión sólo será la pena para delitos graves. Los delincuentes menores serán castigados con multas o con trabajo.

Este contenido fue publicado el 28 diciembre 2006 - 13:00

Es una de las novedades de la revisión del Código Penal. Pero la reforma más radical aún está por llegar. A partir de 2010, el Código de Procedimiento Penal unificado remplazará a los jueces de instrucción por los procuradores.

Desde 1942, el Código Penal Suizo (CP) sólo ha conocido una modificación de importancia. En 1971 el legislador introdujo los regímenes de semilibertad y la posibilidad de obtener una prórroga para las penas menores a 18 meses.

No obstante, juristas y políticos admiten que algunas semanas tras las rejas no contribuyen necesariamente para enmendar a los pequeños delincuentes.

Desde hace 30 años, Alemania suprimió las penas cortas. Y en Suiza, las intervenciones parlamentarias se multiplicaron para solicitar una revisión del sistema de sanciones.

Paralelamente, las prisiones se encuentran sobrepobladas. Incluso cuando el gobierno escribe en el mensaje que acompaña al proyecto que el objetivo prioritario no es el de "descargarlas", admite que "ese efecto conexo sería bienvenido".

Verdadera investigación económica

A partir de enero de 2007 los jueces dictarán penas de prisión de menos de seis meses sólo en casos excepcionales.

Las sanciones se traducirán en "días-multa". Para juzgar el monto, el juez deberá tener en cuenta el ingreso del condenado, su fortuna, sus gastos, sus requerimientos para cubrir el mínimo vital y su modo de vida. Una verdadera investigación económica. Y una sobrecarga de trabajo adicional. En varios cantones ya se ha previsto reforzar el personal que se ocupará de esas tareas.

Teóricamente, el día-multa podría valer 10 centavos, El Código Penal no prevé limitar. En cambio fija el tope de 3.000 francos. De allí el sobresalto de los automovilistas que ya ven crecer el monto de las enmiendas por infracciones al código de tránsito.

¿30.000 francos por exceso de velocidad?

"Tengo entendido que el monto de las multas no va ha cambiar", calma Gérard Piquerez, presidente del Tribunal Cantonal del Jura y profesor de Derecho en las universidades de Berna y Friburgo.

Por otra parte, una infracción grave, que habría sido castigada anteriormente con diez días tras las rejas, podría convertirse en una multa de 30.000 francos (10 x la suma tope de 3.000 francos), si el conductor es muy afortunado.

Pero para Gérard Piquerez, el problema es otro. "Éste no está dentro del derecho penal", estima. "Cuando las víctimas vean que alguien ha sido condenado a 180 días-multa de un franco, no sé como van a reaccionar."

Adaptado a la realidad contemporánea

El juez podrá también convertir los días-multa en días de trabajo de interés general (en los hospitales, las casas de retiro o en las comunas), a razón de cuatro horas laborales por día. Un sistema que ya existe en varios cantones. La pregunta es si hay lugar suficiente para todos los que deban participar en estos trabajos.

También se podrá recurrir con más frecuencia al recurso de la semidetención y al brazalete electrónico. Los jueces tendrán además la posibilidad de otorgar prórrogas totales o parciales a las penas pronunciadas.

Al lado de estas disposiciones para las penas por delitos menores, el nuevo CP se adaptará de mejor manera a las realidades contemporáneas, como la criminalidad transfronteriza o la criminalidad económica.

Con esto se hace posible que se persigan en Suiza ciertas infracciones de orden sexual que hayan sido cometidas en el extranjero. El nuevo CP también cuenta con reglas sobre la responsabilidad penal de las empresas.

"Proyecto del siglo"

Pero estas evoluciones son casi nada si se comparan con lo que el ministro suizo de Justicia y Policía, Christoph Blocher, califica de "proyecto del siglo", y que ya ha ocupado las tareas de sus dos predecesores.

A partir de 2010, si todo va bien, Suiza habrá reemplazado sus 26 Códigos de Procedimiento Penal (CPP) cantonales por una ley única que rija el funcionamiento de los tribunales.

El legislativo quiere así garantizar a todos los mismos derechos ante la justicia y favorecer la colaboración intercantonal y entre Suiza y el resto del mundo.

El magistrado todo poderoso

La innovación más espectacular será la desaparición de los jueces de instrucción, esos magistrados encargados de la investigación antes de transmitir el expediente al tribunal. Las modificaciones previstas plantean que la investigación y la instrucción quedarán en manos del procurador, quien sostendrá después la acusación en audiencia.

Es el triunfo del modelo romano-germánico – que aplican ya ciertos cantones de expresión alemana y el Tesino – bajo el modelo francés. Sin olvidar el hecho de que el redactor principal del proyecto es un zuriqués.

Gérard Piquerez admite que esa concentración de poder en manos de un magistrado "todo poderoso", tiene "algo molesto".

Contrapeso importante

"Desde mi punto de vista, el procurador -que detentará los pormenores de una investigación desde el principio- no instruirá forzosamente como lo hacen generalmente los actuales jueces", estima el jurista.

El proyecto introduce un contrapeso importante a ese poder del procurador. En su versión actual, autorizaría al inculpado a tener un defensor desde los primeros pasos de la investigación.

Sin embargo, esta disposición podría ser rechazada por el Parlamento. "Algunos quieren suprimirla. En Suiza no se está preparado para ello. Los policías no están acostumbrados desde los primeros interrogatorios a tener enfrente a los abogados de la gente bajo sospecha", indica Piquerez.

Recursos en cascada

Lo que subsistiría sería la posibilidad de presentar recurso contra todas las decisiones del procurador, sea en el curso de la instrucción, o en el de la investigación policial. Para ello, la persona en cuestión deberá dirigirse al Tribunal de medidas de oposición, una instancia que sólo algunos cantones conocen en la actualidad y que deberá, por tanto, crearse en otras entidades que aún no lo tienen.

Gérard Piquerez está convencido de que los abogados no escatimarán su uso. "Lo que hará el procedimiento penal más pesado. Tendremos una justicia más lenta con esa multiplicación de recursos."

swissinfo, Marc-André Miserez
(Traducido del francés por P. Islas)

El código de malhechores

El Código Penal (CP) es el "código de los malhechores", pues define las infracciones y las responsabilidades de los delincuentes.

En Suiza, el CP es una ley federal que data de 1942.

Cada cantón tiene también sus leyes penales cuyas disposiciones se desprenden del CP.

La revisión que entra en vigor el 1° de enero de 2007 es el fruto de un vasto trabajjo legislativo iniciado en 1987. Los cantones han adaptado o adaptarán sus propias leyes al nuevo CP.

End of insertion

El código de gente honesta

El Código de Procedimiento Penal (CPP) es el "código de gente honesta", consagra las libertades públicas y pone bajo control de la justicia los atentados a sus libertades.

Suiza conoce 26 CPP distintos (uno por cantón) y tres leyes federales sobre el tema. Son más que los existentes dentro de la Unión Europea. La cuestión sobre su unificación surgió desde finales del siglo XIX.

Los trabajos para crear un CPP suizo único iniciaron en 1994.

El proyecto del gobierno debe ser evaluado por las dos cámaras del Parlamento Federal.

Su entrada en vigor está prevista para 2010 o antes.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?