Navigation

Menos ventas de la navaja suiza

La navaja suiza es víctima de la morosidad general. RTS

Los productos hechos en Suiza sufren los efectos de la crisis en el sector turismo.

Este contenido fue publicado el 13 agosto 2003 - 13:33

La famosa navaja suiza, víctima desde los atentados del 11 de septiembre del 2001, entre los afectados.

La productora de navajas Wenger anunció que reducirá sus plazas de trabajo.

La navaja ha sido por mucho tiempo culto de los turistas extranjeros. Del simple cuchillo portátil ha surgido el utensilio multiusos con decenas de aditamentos.

El 80% de la producción es vendido en el extranjero mientras que poco más del 10% se comercia en los centros turísticos dentro de Suiza.

Sin embargo, tiempos difíciles han venido para la famosa navaja suiza luego de los atentados del 11 de septiembre del 2001.

Y ahora se da a conocer la noticia de que la navajera Wenger, creada hace 110 años en la ciudad de Delémont, reduce el tiempo de trabajo a 48 empleados, tras anunciar otras drásticas reducciones en su plana laboral.

Sumados diversos factores

El director de Wenger, Maurice Cachot advierte que la medida se debe a una serie de factores como la guerra en Irak, las consecuencias del síndrome respiratorio agudo severo y la fuerza del franco helvético.

La crisis económica en todo el mundo también se traduce en la reducción del pedido de navajas como regalo en empresas, que hasta ahora le significaba a Wenger el 30% del total de sus ventas.

Victorinox, la otra compañía suiza reconocida por la fabricación de las famosas navajas con la cruz blanca, fundada en 1884, advierte también, en voz de su dirigente, Carl Elsener, que este año “las exportaciones de navajas han descendido un 10% debido a la situación internacional”.

Y a todo esto se suma la reducción del número de turistas extranjeros en Suiza que representa, al menos para Wenger, la reducción del 5% en su cifra de negocios.

Acceso restringido en aeropuertos

En el aeropuerto de Ginebra hay un letrero advirtiendo a los viajeros que los servicios de seguridad permiten el acceso de navajas de menos de 6 cm. de largo en el equipaje de mano. Y sólo a condición de que se trate de un vuelo sin escalas.

Ante el fenómeno del miedo a las posibles armas tras el 11 de septiembre, Victorinox, que emplea a 950 personas, reorientó su estrategia poniendo el acento en el fructífero mercado de los relojes y otros recuerdos "hechos en Suiza".

Para Wenger la solución momentánea es el recurso a la reducción de su planta de empleados a tiempo parcial, en espera de que mejore la demanda de las navajas, a la fin del año, ante la época de los regalos navideños.

swissinfo, Isabelle Eichenberger
(Adaptación: Patricia Islas)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?