Navigation

Lugano: un buen anfitrión de la política federal

Unos 2.500 comensales, entre ellos los legisladores federales, saborearon risotto en la Piazza. Keystone

Valió la pena. La presencia física del Parlamento Federal en Lugano, cantón del Tesino, entre el 5 y 23 de marzo, deja un saldo positivo. Más allá del tratamiento específico de los asuntos políticos, el "traslado" temporal - segundo después del realizado en Ginebra, en 1993 - confirma la importancia de acercar la política al ciudadano de cada una de las regiones culturales de la Confederación.

Este contenido fue publicado el 23 marzo 2001 - 10:56

Los parlamentarios de las dos cámaras, Consejo Nacional (diputados) y Consejo de los Estados (senadores) agotaron el tratamiento de los temas contemplados para la sesión en el Tesino. No surgió, ciertamente, un proyecto legal de gran envergadura o espectacular, pero esta constatación no resta importancia a los asuntos abordados.

Baste citar, por ejemplo, el consenso logrado por las dos Cámaras, tras ocho años de discrepancias, sobre el proyecto de ley que otorga a la mujer la libertad de abortar en las 12 semanas de gestación, si hay justificativo para ello, y sin la consulta obligatoria en un centro específicamente señalado. Todo hace presumir, empero, que la legislación será motivo de un referéndum.

La política de sueldos elevados en las cúpulas directivas de las empresas estatales de ferrocarriles y de correos, el futuro de éstas en el marco de las políticas de privatizaciones y de reajustes, así como la frágil situación financiera del grupo aéreo SAir reclamaron también la atención de los legisladores.

En medio de las tareas regulares, el diputado Adalbert Durrer dio la única noticia inesperada con su dimisión al cargo de presidente del Partido Demócrata Cristiano, su alejamiento de la política y su paso al sector privado, concretamente al banco UBS, a partir de mayo próximo.

En la recta final de las deliberaciones parlamentarias en el Tesino, el Consejo Nacional aprobó también un proyecto destinado a prestar apoyo financiero a las familias necesitadas, mediante la creación de mayor número de guarderías y de centros de cuidado.

La enseñanza de un idioma nacional antes que el inglés como segunda lengua extranjera en la escuela primaria, fue otra decisión importante de los diputados. Recomiendan al Gobierno insertar la medida correspondiente en la Constitución Nacional. El tema divide opiniones en virtud de que la educación en Suiza es competencia de los cantones.

Entre otros pasos destacables de la actividad parlamentaria en Lugano, cabe señalar el visto bueno de los diputados al Estatuto de Roma que dará lugar a la creación de la Corte Penal Internacional. Suiza aún no ha ratificado dicho documento.

La misma cámara baja rechazó el reconocimiento oficial de genocidio a la matanza de más de un millón de armenios expulsados del este Turquía en 1915. Recomendó, en cambio, que el Consejo Federal aborde el asunto en el marco del diálogo diplomático con Estambul.

Lugano, un buen anfitrión

Los 300.000 habitantes del cantón del Tesino, 4,4% de la población suiza, tuvieron la oportunidad de convivir con los legisladores de la Confederación. Excursiones, reuniones sociales y recorridos por la región permitieron a los parlamentarios interiorizarse de las inquietudes y aspiraciones de los tesineses.

"Berna tiene una idea vaga de la Suiza italiana y el Tesino no conoce bien los mecanismos de la política nacional", señaló al principio de la sesión, Dick Marty, presidente de "Suiza Turismo", a tiempo de abogar un mejor conocimiento para evitar malos entendidos. Esa apreciación habrá cambiado, sin duda.

Desde ya, el traslado temporal de la "Berna Federal" a Lugano ha sido ponderado por la división de turismo. "La sesión en Lugano ha permitido que varios hoteleros hayan abierto sus puertas un mes antes y tengo la impresión de haber comenzado muy bien la temporada 2001", precisó Marco Bronzini, director de Turismo del Tesino.

Por otra parte, más de 5.700 personas aprovecharon la ocasión para seguir de cerca los debates y conversar, en algún momento, con los parlamentarios o consejeros federales.

La "Piazza" dio marco adecuado al encuentro con los habitantes del lugar compartiendo un plato de risotto y una copa de Merlot, típicos del Tesino. Una imagen elocuente que podría repetirse con cierta regularidad en alguna región del país.

Juan Espinoza

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?