Navigation

Los molinos suizos, vestigio del pasado medieval

Molino de Bayerel. (sitio web del artefacto) swissinfo.ch

Una centena de estos antiguos sistemas de fuerza fueron puestos de nuevo en servicio para conmemorar la Jornada Suiza de los Molinos.

Este contenido fue publicado el 24 mayo 2004 - 17:44

Entre 12.000 a 15.000 interesados pudieron ver funcionar estos instrumentos, testimonio de la belleza y el ingenio del medievo.

Fueron los antiguos romanos los inventores del molino de agua, utilizado desde entonces para obtener la harina de trigo.

En la época medieval el molino multiplicó sus funciones -que básicamente cumplían la labor de moler los distintos cereales-, hasta llegar a ser el motor energético para la fabricación de armas como lanzas y escudos de la época.

Hace 200 años en Suiza -un país rico en recursos hídricos-, la red de molinos era tan densa que no es exageración afirmar que en cada pequeño poblado se encontraba una de estas inmensas ruedas movidas por corrientes de agua.

Y donde no hubiera agua, no faltaban los molinos accionados por animales.

Catálogo sobre molinos

Pero el paso del tiempo, la era industrial y las importaciones de cereales provocaron que el número de estos ejemplares, calculado entre 4.000 a 5.000 en todo el país, se redujera a menos de 1.900, según informes de la Asociación Suiza de Amigos de los Molinos (ASAM).

Entre los logros de la ASAM, creada en el año 2000, figura la elaboración de un banco de información que enumera todos los molinos existentes en Suiza. Una manera de fomentar y sostener la investigación, la conservación y la explotación de estas reliquias locales.

El objetivo de la agrupación es establecer también vínculos más estrechos con los precursores de la protección de estos instrumentos en otros países vecinos.

Un modo de comprender el desarrollo histórico de estas obras de la ingeniería humana que en Holanda se convirtieron incluso en símbolo nacional.

Fuente energética de herreros y aserradores

A diferencia de los molinos de viento de los Países Bajos, en la Confederación Helvética predominaron los impulsados por agua, abrazando la cultura del trigo y de todos aquellos oficios desprendidos de este sistema de ruedas que poco a poco van quedando en el olvido.

Justamente para revivir estos testimonios de la época preindustrial y hacerlos accesibles al gran público, la ASAM organizó este fin de semana, y por cuarta ocasión consecutiva, la Jornada Suiza de los Molinos.

Una operación de la que se congratula también la Asociación Internacional de Molinología, organismo que agradece todo esfuerzo por evitar el peligro de perder estas joyas históricas a causa de la incomprensión social de su valor.

Un ejemplo en el Valle de Ruz

Uno de los 97 molinos que participaron en la Jornada fue el de Bayerel, en el Valle de Ruz, en la zona francófona de Suiza, en el cantón de Neuchatel.

Este molino fue creado a principios del siglo XV para moler trigo y en el siglo XVIII fue convertido en aserradero.

Como muchos otros de sus contemporáneos, el molino de Bayerel dejó de funcionar a mediados del siglo XIX; sin embargo, sus instalaciones técnicas se conservan en buen estado y actualmente se encuentra en trabajos de restauración.

En otros cantones, como el de Argovia, se hace lo propio con sus molinos históricos.

Una forma de no dejarlos en el olvido y recordar a las nuevas generaciones que justo allí, en su pueblo, en la “calle del molino”, hubo uno que unió la vida de los vecinos, tiempo muy atrás:

“El molino es el sitio privilegiado en donde se producen la mayor parte de los lazos entre hombres y mujeres, jóvenes y viejos, el pueblo y los que lo dominaban; (...) pero ese “universo” del molino que es el del trabajo, también es aquel donde la fiesta explota periódicamente, exaltando los espíritus, los corazones y los cuerpos. Si todo esto es cierto, parecerá natural que cada uno haya tenido el sentimiento de vivir –nacer, amar y morir- en el molino del Universo”, extracto de una cita del molinólogo francés Claude Rivals (1932-2002), aparecido tras su muerte en una edición del diario de la Asociación Internacional de Molinología.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Datos clave

La Jornada tuvo lugar el sábado 22 de mayo, organizada por la Asociación Suiza de Amigos de los Molinos.

Con 4 años de existencia, ha realizado un catálogo sobre los molinos en el país.

End of insertion

Contexto

A los molinos expuestos acudieron entre 12.000 a 15.000 interesados.

La lista completa de los 97 molinos participantes en la Jornada, con explicaciones específicas de cada ejemplar, se encuentra en la página web de ASAM.

Muchos de los molinos pueden ser visitados aún.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?