Navigation

Los excluidos de la vida democrática suiza

¿Quién tendrá entonces derecho a voto? El ‘Landesgemeinde’ de Trogen en el semicantón de Appenzell Rodas Exteriores. Pintura de Johann Jakob Meyer, 1814. Wikimedia / Bibliothèque cantonale Appenzell Rhodes-Extérieures

¿Son demasiado jóvenes, hay demasiados extranjeros, existen demasiadas personas con diferencias? Cincuenta años después de la introducción del derecho al voto femenino y de la posibilidad de elegir a las mujeres a puestos públicos, el tema de la participación en la vida política en el país sigue estando de actualidad. A continuación, un panorama sobre la evolución histórica de estos derechos en Suiza.

Este contenido fue publicado el 29 marzo 2022 - 09:00
Hannes Mangold, Blog del Museo Nacional Suizo

¿Tener menos de 18 años? ¿No contar con un pasaporte suizo? ¿Encontrarse bajo una tutela general? Si responde "sí" como mínimo a una de estas tres preguntas, forma parte del 37% de la población suiza que está excluida del derecho de sufragio activo y pasivo a nivel federal.

Todas las personas son iguales y, por tanto, deben tener los mismos derechos: este principio, inspirado en la Grecia antigua, la Guerra de la Independencia estadounidense y la Revolución Francesa, está consagrado en la Constitución Federal de 1848. En realidad, la igualdad siempre estuvo reservada a un grupo limitado de personas. En 1848, "todo ciudadano suizo que haya cumplido veinte años" tenía derecho a votar y presentarse a las elecciones. Como es sabido, esta disposición no se aplicaba a las mujeres Enlace externo.

swissinfo.ch publica regularmente artículos del Blog del Museo Nacional SuizoEnlace externo sobre temas históricos. Dichos artículos están siempre disponibles en alemán y muchas veces, en francés e inglés.  

End of insertion

No hay derecho a voto sin pasaporte suizo

En esa misma dirección, toda persona que no tuviera el pasaporte suizo no estaba autorizada a votar. Solo el cantón de Neuchâtel otorgó a los extranjeros en 1849 el derecho de voto y de elegibilidad en el plano municipal. Debieron pasar 130 años para que un segundo cantón, el del JuraEnlace externo, por entonces recientemente creado, otorgue en 1979 el derecho de voto a los extranjeros a nivel comunal – y en esa época también a las mujeres extranjeras. Otros cantones, como el del Valais, en 2002, y el de Friburgo, en 2006, reconocieron el derecho de voto municipal a los y las extranjeros-as, con la condición de que comprobaran una estadía mínima exigida. Desde 1995 en Appenzel Rodas Exteriores, desde 2004 en Los Grisones y a partir de 2005 en Ginebra y Basilea-Ciudad es posible participar de diferentes maneras en la vida política municipal Enlace externo sin contar con la nacionalidad suiza. Los cantones del Jura y Neuchâtel, en 1979 y 2001, respectivamente, aceptaron también leyes similares que reconocen el derecho de voto a nivel cantonal a los extranjeros de los dos sexos. A nivel federal, sin embargo, el derecho de participación se limita a las-os titulares de un pasaporte suizo.  Por lo tanto, no se aplica todavía hoy la reivindicación democrática heredada del siglo XVIII de “no pagar impuestos si no se tiene derecho a la representación política”.

En muchos lugares, el pasaporte suizo es la llave que permite acceder a los derechos políticos. Ejemplar de 1945. Musée national suisse

No hay derecho a voto sin mayoría de edad

La introducción del derecho de voto para las mujeres hace cincuenta añosEnlace externo fue el mayor avance en Suiza en concepto de representación y derechos políticos. Veinte años después, un grupo mucho más reducido de personas obtuvo también los mismos derechos. El 3 de marzo de 1991, los adultos votaron a favor de reducir la edad obligatoria de 20 a 18 años para poder participar en una votación popular. Los que aceptaron ese cambio argumentaban, por una parte, que los jóvenes están informados e interesados en la política. Y, además, que trabajan y pagan impuestos. En una sociedad que envejece, los intereses de los jóvenes deben estar representados. Basándose en estas consideraciones, el cantón de Glaris -el único en tomar esta decisión hasta ahora -redujo en 2007 la mayoría de edad a partir de los dieciséis años. En los últimos tiempos, este tema se ha convertido cada vez más en tema de debate, incluso a nivel nacionalEnlace externo. Si se redujera la edad de los votantes, la brecha entre la mayoría cívica y la civil se ampliaría. Esta situación ya se conoció tras la votación de 1991 - y se mantuvo hasta 1996- cuando se estableció en 18 años la edad de la mayoría civil.

Contenido externo

No hay derecho a voto sin capacidad de discernimiento

Toda persona que presenta un déficit importante de autonomía y es declarada “sin capacidad de discernimiento”, pasa a una situación legal que se denomina tutela general. Las autoridades suizas le retiran sus derechos políticos a quienes están en esa situación. Esta práctica, sin embargo, produce de más en más críticasEnlace externo, en particular desde 2014, año en que Suiza ratificó la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. En efecto, entre las cerca de 14 000 personas en esa situación, son numerosas las que tienen la capacidad de forjarse una opinión política y de participar en el proceso político. Sin embargo, hasta el presente, solo el cantón de Ginebra ha adaptado su legislación a dicha Convención. Lo que implica que, a partir de 2020, las personas declaradas con incapacidad de discernimiento ya no son privadas de su derecho de votar y de ser elegidas.

Si se contabilizan las personas bajo tutela general, las-os menores de edad y las-os extranjeras-os, un tercio de la población suiza no tiene derecho de voto ni a presentarse en las listas electorales. A menudo, esta exclusión se justifica por la falta de madurez de estos grupos, que no estarían capacitados para dar su voto con conocimiento de causa. El mismo argumento que se utilizó hasta 1971 para excluir a las mujeres. Esta retrospectiva no solamente sorprende. En el mejor de los casos, nos irrita y lleva a interrogarnos: ¿por qué un tercio de los habitantes de Suiza solamente puede participar en el proceso político de forma limitada? Poco importa saber si esos electores potenciales acudirían o no a las urnas. Desde hace cincuenta años, más de la mitad del electorado suizo no acude a las urnas en las votaciones. Tener el derecho de voto y ejercerlo son dos cosas completamente diferentes. En síntesis, finalmente, la decisión de no ejercer los derechos políticos sigue siendo un privilegio de cada ciudadana-o.

Traducido del francés por Sergio Ferrari

Artículos citados

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?