Navigation

Las campanas doblan a duelo en Suiza y en Europa

El litoral de la provincia de Aceh quedó totalmente devastado. Keystone

Al filo de un mediodía soleado pero gélido, arrancó el tañido de las campanas que doblaron a duelo desde Berna y a lo largo de la geografía europea.

Este contenido fue publicado el 05 enero 2005 - 12:56

Suiza se suma al luto de las víctimas del sudeste asiático, incluidos unos 500 de sus ciudadanos, fortalece el apoyo a los damnificados y diseña estrategias de reconstrucción.

Suiza vive una jornada de duelo por las personas que perdieron la vida en el maremoto registrado el pasado 26 de diciembre en el sudeste asiático. Al mismo tiempo, invita a la solidaridad con aquellos a los que el embate de la naturaleza dejó en el total desamparo.

El tañir de las campanas en memoria de las víctimas comenzó en punto de las 12:00 en Berna y se prolongó por espacio de los 15 minutos siguientes a lo largo de diversos países del Viejo Continente.

En Suiza continúa la recolecta de donativos para aliviar las penurias de las poblaciones damnificadas. En esas tareas solidarias se encuentra La Obra Suiza de Ayuda Obrera (OSEO):

“Los daños causados por las enormes olas son impresionantes. Ya no hay nada en las riberas de Kilinochi a lo largo de 100 metros tierra adentro. Hasta el alcance de la vista no hay más que despojos”, describió la directora del organismo, Ruth Daellenbach tras su arribo a la costa noreste de Sri Lanka.

Añadió que “millares de personas han muerto en esta región tan densamente poblada. Yo hablé con padres de familia que esperan todavía encontrar a sus hijos desaparecidos. Además, hay muchos huérfanos...”

De su testimonio nos dio cuenta Zoltan Doka, de la sección de Ayuda humanitaria de la OSEO, quien explicó también a swissinfo que el viaje de Ruth Daellenbach obedece a dos objetivos fundamentales:

Establecer contacto directo con las contrapartes de la ONG en la región y efectuar una tarea de evaluación de los daños en el terreno con vistas a organizar la ayuda para los damnificados así como a la reedificación.

Proyecto de reconstrucción

“Nuestro propósito es elaborar un proyecto de reconstrucción de algunas poblaciones, pero tenemos que determinar -de acuerdo con las necesidades-, las regiones en que se llevarán a cabo esas estrategias”, precisó nuestro interlocutor.

La directora de la OSEO arribó el lunes pasado (03.01) a la capital de Sri Lanka, Colombo, y posteriormente viajó a la costa norte, en el distrito de Kilinochi.

Miles de víctimas del maremoto se encuentran en ese distrito. Perdieron a familiares y todo cuanto poseían y atraviesan condiciones extremadamente difíciles, de acuerdo con la OSEO, única organización helvética con presencia regular en esa región del sudeste asiático y que forma parte de una red de ONG europeas.

Presencia regular en Sri Lanka

La OSEO aportó una ayuda inmediata de 100.000 francos suizos a las víctimas del maremoto en Sri Lanka que duplicó poco más tarde. Asimismo, merced a su asociación con la organización obrero alemana de ayuda (Arbeiter-Samariter-Bund ASB), pudo intervenir, desde este martes (04.01) en la región.

Los colaboradores de la ASB distribuyeron víveres entre los habitantes de la región de Kilinochi, además de que suministraron material de primeros auxilios y medicamentos al hospital local.

También se encuentra en el terreno Axel Deschamps, experto en ayuda humanitaria del OSEO. En su opinión, la reconstrucción se prolongará a lo largo de varios años:

“Será una tarea exigente para las obras de ayuda puesto que las poblaciones más pobres son las que resultaron más afectadas”.

Una esperanza de unidad

Cabe recordar que Sri Lanka ha sido el triste escenario de violentas divisiones étnicas entre tamiles y cingaleses. Divisiones que han llevado al exilio a millares de los primeros, muchos de los cuales han encontrado refugio en Suiza.

Sobre el particular, comenta Zoltan Doka:

“En medio de la tragedia algo que podría resultar positivo es que los dos lados puedan acercarse en un esfuerzo común para la reconstrucción”.


swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

La guerra civil en Sri Lanka dejó un saldo fatal de 65.000 personas y 800.000 desplazados.

De estos últimos, 35.000 buscaron refugio en Suiza entre 1983 y el 2002.

En el 2002 se firmó una tregua bajo los auspicios de Noruega.

End of insertion

Contexto

La OSEO agradece sus dones a la cuenta postal 10-14739-9.

El maremoto que se produjo el 26 de diciembre alcanzó una intensidad de 9 grados en la escala de Richter.

Más de 140.000 personas han perdido la vida y casi 2 millones requieren ayuda alimentaria.

Este martes las autoridades suizas anunciaron que, con casi toda seguridad, las víctimas suizas se cuentan por centenares.

Por el momento no hay rastro de cerca de 500 ciudadanos helvéticos que se encontraban en los países afectados.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?