Navigation

El rostro cambiante de la Ginebra internacional

Interrogantes sobre la suspensión de Rusia del Consejo de DD HH

Los ataques rusos han alcanzado edificios civiles de Ucrania, incluidos bloques de viviendas, hospitales e iglesias. Después de que las fuerzas rusas se retiraran hacia el Este, se han encontrado en las calles cuerpos vestidos de civil. AFP
Este contenido fue publicado el 20 abril 2022 - 11:30

El 7 de abril, la Asamblea General de las Naciones Unidas votó a favor de suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, por las «graves y sistemáticas violaciones de los derechos humanos» en Ucrania. SWI swissinfo.ch analiza cómo afectará esta decisión al trabajo del Consejo y sus implicaciones más amplias.  

Solo otro país —Libia— ha sido expulsado del Consejo de Derechos Humanos. Aquello ocurrió en 2011 y fue en respuesta a las graves violaciones del régimen del dictador Muammar Gaddafi. La suspensión de Rusia es la primera de los «cinco grandes» miembros permanentes del Consejo de Seguridad, el órgano supremo de la ONU.

La presión liderada por Estados Unidos obtuvo 93 votos a favor —entre ellos el de Suiza—, mientras que 24 países votaron en contra, 58 se abstuvieron y el resto se ausentó de la votación. «La participación de Rusia en el Consejo de Derechos Humanos es una farsa. Daña la credibilidad del Consejo y de la ONU en general», declaró la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield,Enlace externo el pasado 4 de abril.

El embajador ucraniano Sergiy Kyslytsya, defensor de la resolución, pidió a la Asamblea General que «salve el Consejo de Derechos Humanos y muchas vidas en el mundo». Instó a los miembros a que no pulsaran el botón del no, que calificó como «un punto rojo en la pantalla, rojo como la sangre de las vidas inocentes perdidas».

La votación se produjo después de que se informara de que, tras la retirada de las tropas rusas, se habían encontrado cientos de cadáveres de civiles en zonas de Ucrania como Bucha, cerca de Kiev. Y cada vez hay más pruebas de que Rusia ha atacado infraestructuras civiles y ha asediado el puerto meridional de Mariúpol, poniendo en peligro la vida de la población civil.

Para suspender a Rusia del Consejo de 47 miembros hacía falta una mayoría de dos tercios de los miembros con derecho a voto (las abstenciones no cuentan). Tras la suspensión, Moscú anunció que se retiraría del Consejo de Derechos Humanos.

Resultado «ambiguo»

Desde que el 24 de febrero Rusia invadió Ucrania, en la Asamblea General ha habido otras dos votaciones para condenar la operación de Moscú. En las anteriores, de los 193 Estados miembros de la ONU, hubo 141 y 140 votos afirmativos. La decisión de suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos, sin embargo, se ha tomado solo por 93 votos a favor, mientras que el resto estuvo en contra, se abstuvo o no votó. ¿Pone esto en duda la legitimidad de la votación? 

El director en Ginebra de la ONG International Service for Human Rights (Servicio Internacional para los Derechos Humanos), Phil Lynch, rechaza esta idea. Según él, las dos votaciones anteriores fueron declarativas (es decir, no ejecutivas) y —a diferencia de esta— no produjo un resultado concreto.

«Creo que el descenso en las cifras refleja el hecho de que fue una votación muy consecuente, y que Rusia ha iniciado una campaña de grave acoso, intimidación y amenazas», ha declarado a SWI swissinfo.ch.

Acoso ruso

Varias fuentes diplomáticas han confirmado a SWI swissinfo.ch que Rusia había enviado a sus misiones una carta, en la que avisaba que cualquier país que votara sí, se abstuviera o no votara sería considerado como un «país hostil».

Lynch afirma que ha visto la carta enviada a las misiones de Nueva York y Ginebra en la que —según él— también se advertía de que no oponerse a la suspensión tendría graves consecuencias para ese Estado, tanto a nivel multilateral como bilateral. «Esto no es una amenaza banal de un miembro permanente del Consejo de Seguridad con un importante poder e influencia militar y económica», anuncia Lynch.

Olivier de Frouville, profesor de Derecho Público en la Universidad de París 2 y experto en temas de derechos humanos de la ONU, considera que la votación es «ambigua». Dice que, aunque los requisitos de procedimiento se cumplieron, «la mayoría no es abrumadora». No se trata tanto de los 24 que han votado en contra, cuyas razones en general son claras, pues algunos de ellos también están acusados de violaciones masivas de los derechos humanos. En cambio, sí deberían preocupar a los promotores los 58 que se han abstenido».

Resultados de la votación para suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU el 7 de abril. © United Nations

China, que antes se había abstenido, votó no. Y también lo hicieron otros países de África y Asia central, sobre todo. India —que tiene lazos tanto con Rusia como con Occidente, pero que desde las atrocidades de Bucha tal vez se había alejadoEnlace externo de apoyar a Rusia— de nuevo se abstuvo.

Agresores flagrantes en el Consejo

La suspensión de Rusia plantea otra cuestión. Y es que hay otros miembrosEnlace externo del Consejo de Derechos Humanos de 47 miembros con un historial de derechos humanos espantoso: China y Eritrea, sobre todo, y también Venezuela, Cuba y Emiratos Árabes Unidos, que ha sido acusado de atrocidades en la guerra de Yemen. Entonces, ¿por qué no han sido suspendidos y qué hace que Rusia sea diferente?

Lynch sostiene que es una combinación de factores con «la evidencia abrumadora de atroces crímenes cometidos en el contexto de una guerra de agresión contra un Estado soberano. Todo ello, contraviniendo la propia existencia de la Carta de la ONU. Eso hace que el caso de Rusia sea diferente y explica por qué se han tomado medidas contra Rusia en circunstancias que no se han tomado contra otros Estados responsables de violaciones sistemáticas».

De Frouville afirma que se trata de una decisión política de varios Estados para suspender a un miembro y no a otro. Lamenta que «no haya ningún tipo de mecanismo de expertos independiente que haga a la Asamblea General la recomendación de suspender al Estado». Pero está de acuerdo en que «en la situación de Ucrania hay una especificidad, que está ligada al contexto de agresión que no se puede encontrar en otras situaciones». 

Aunque asimismo se podría argumentar que Eritrea —uno de los peores violadores de los derechos humanos en el mundo desde el año 2000 y apodada como «la Corea del Norte de África»— también ha intervenido en otros lugares. Sus tropas, por ejemplo, están acusadas de cometer algunas de las peores masacres y violaciones en la guerra de Tigray, en Etiopía.

Lynch señala que para suspender a un miembro del Consejo de Derechos Humanos hay que conseguir una mayoría de dos tercios de los miembros presentes en la Asamblea General. «En el caso de Eritrea, entre los Estados africanos ha habido un apoyo muy débil —y en muchos casos una fuerte oposición— para el mandato de comisiones de investigación y otros mecanismos sobre Eritrea. Es muy difícil ver cómo se pueden conseguir los números necesarios para suspender a Eritrea sin tener el apoyo mayoritario de su propio grupo», afirma.

¿Y qué pasa con China, a la que se ha acusado de un posible genocidio contra su población uigur, así como de la represión en Hong Kong?

«Creo que, en el caso de China, una vez más, las pruebas de violaciones graves y sistemáticas generalizadas, que posiblemente constituyan crímenes contra la humanidad, especialmente en la región de Xinjiang, son abrumadoras. Pero en la actualidad, dado el alcance de su poder e influencia financiera, política y militar, y la dependencia de muchos Estados de China, es muy difícil decir cómo se conseguiría una mayoría para suspender a China», explica Lynch.


¿Cómo afectará al Consejo la retirada de Rusia?

Una vez que la Asamblea General votó la suspensión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos, Moscú comunicó que se retiraba. «Eso es como anunciar tu dimisión una vez que te han despedido», comentó un embajador occidental.

Entonces, ¿cómo afectará al Consejo la salida de Rusia? La retirada significa que hay un puesto vacío, y que se realizará una votación para elegir un miembro que le sustituya en el grupo de la Europa del Este. Un portavoz de la ONU dijo que aún no estaba claro cuándo se celebrará dicha votación.

De Frouville cree que la retirada de Rusia mejorará el ambiente en el Consejo. «En los dos últimos años Rusia ha sido claramente un factor de tensión importante, en el sentido de que enérgicamente ponía en tela de juicio una serie de iniciativas sin esperar ganar la votación, sino más bien para hacer un planteamiento ideológico. Entre otros muchos casos, se ha opuesto recientemente al texto sobre la participación de los niños, y presentó 10 enmiendas hostiles a un proyecto de resolución sobre el derecho a un medioambiente limpio. También presentó enmiendas para defender los llamados “valores tradicionales” en temas como los derechos reproductivos y la violencia contra las mujeres», afirma.    

Lynch considera que la retirada rusa significa «que efectivamente boicotearán el Consejo de Derechos Humanos, se retirarán de su puesto como miembro y se apartarán de participar en el Consejo de Derechos Humanos». Pero, al menos en teoría, Rusia podría continuar como Estado observador. Eso depende de Moscú, dice Lynch.

En cualquier caso, Lynch piensa que Rusia seguirá presionando y amenazando a otros Estados «si no de manera directa, sí a través de Estados interpuestos, como Bielorrusia. Creo que el hecho de que hayan emprendido semejante campaña de acoso e intimidación demuestra que el Consejo de Derechos Humanos es importante y que Estados como Rusia y China intentan utilizar su pertenencia al Consejo de Derechos Humanos para debilitar las normas de derechos humanos y eludir la rendición de cuentas».

Editado por Imogen Foulkes.

Traducido del inglés por Lupe Calvo

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?