Navigation

La prensa desconfía de la propaganda militar

Los periodistas durante la Guerra del Golfo,. Keystone

Los medios de prensa suizos se preparan para cubrir la guerra de Irak. Pero, ¿cómo hacerlo con objetividad?.

Este contenido fue publicado el 19 marzo 2003 - 15:40

El recuerdo de la Guerra del Golfo está aún presente. En 1991 la prensa no fue lo suficientemente crítica.

El recuerdo es amargo... Los periodistas nunca tuvieron la impresión de haber sido tan manipulados como en 1991.

Sobrepasados, transmitieron las informaciones que la máquina de propaganda militar estadounidense seleccionaba de manera más "quirúrgica" que sus bombas.

"Todas las informaciones eran filtradas por el Pentágono y por la CNN. Las televisiones suizas y europeas debían contentarse con recibir a los expertos en los estudios para comentar las imágenes estadounidenses", recuerda Peter Glotz, profesor de Comunicación en la Universidad de San Gall.

Doce años más tarde, al tiempo que el escenario de un ataque contra Irak se prepara, los medios suizos de prensa hacen su autocrítica. Advierten la posibilidad de volver a caer en la misma trampa.

Hambre de información

En 1991, la Guerra del Golfo estallaba en un momento histórico. A dos años de la caída del Muro de Berlín, se soñaba con nuevas libertades y transparencia.

El fin de la Guerra Fría hacía pensar que la propaganda y la censura de parte de ambos bloques iba a desaparecer para siempre.

Al contrario... "La Tormenta del Desierto" desató una enorme nube de arena, a través de la cual era prácticamente imposible entrever la mínima parcela de verdad.

"Las autoridades estadounidenses habían sacado lecciones de la Guerra de Vietnam", explica Peter Glotz. "Nada de mostrar imágenes de muertos y de heridos a su pueblo. Bastaba mostrar bombas que golpeaban exactamente los objetivos previstos".

"En 1991, existía igualmente una sed de información inmediata por parte de la prensa. Una histeria general provocada sobre todo por el nacimiento de canales de televisión que transmitían en forma contínua, como la CNN", sostiene por su parte Jean-Jacques Roth, jefe de redacción de 'Le Temps', cotidiano suizo en lengua francesa.

Experiencias que enriquecen

"Esta vez los medios de comunicación están mejor preparados", explica el profesor Glotz. "Pero las autoridades estadounidenses también y sin duda, ahora actuarán de manera más sutil".

Dicho de otra forma, propondrán un espacio de trabajo a los periodistas. Una ilusión, pues todo estará bajo control.

La redacción del Tages Anzeiger decidió no aceptar este espacio "bajo tutela". "Rechazamos la oferta de acompañar a las tropas estadounidenses que pasarán de Kuwait a Irak", explica Peter Fürst. "No queremos convertirnos en instrumentos de propaganda barata".

El redactor del diario de Zúrich posee una amplia experiencia adquirida en el conflicto de Bosnia. "La guerra de los Balcanes nos enseñó, al menos, a los periodistas, que no hay que fiarse únicamente de las informaciones suministradas por las partes en guerra, sino que hay que buscar otras fuentes".

El 'Neue Zürcher Zeitung' pretende también trabajar de mejor manera sus informaciones. "Hemos exhortado a nuestros corresponsales en el Medio Oriente a efectuar un importante trabajo de verificación de las fuentes", precisa Jürg Bischoff, jefe de redacción del periódico.

Pocas fuentes alternativas

Pero el principal problema es justamente ese. Será muy difícil de encontrar otras fuentes para obtener informaciones creíbles. "Por el lado iraquí la manipulación es aún peor", subraya Jean-Jacques Roth.

"En este momento, no se sabe aún lo que realmente pasó hace doce años", agrega el jefe de redacción. "Por cierto, ninguna de las dos partes tiene interés a que se sepa la verdad".

Foco de esperanza en ese vacío general: la posición crítica de ciertos países europeos y la aparición de canales de televisión como Al-Jazeera, muy seguida por la prensa suiza. Pero no serán suficientes para resolver el problema.

"Esos elementos nuevos permitirán sin duda tener mayor pluralismo informativo", estima Jean-Jacques Roth.

A falta de algo mejor, la prensa suiza cuenta al menos con hacer prueba de gran rigor en la presentación de las noticias de que dispondrá.

'Le Temps', por ejemplo, va a hacer lo posible por dar a conocer a sus lectores el valor y el grado de credibilidad de las informaciones que serán propuestas.

Las televisiones en primera línea

Esas reglas periodísticas son tal vez más importantes para los canales de la SRR-SRG Idée suisse (el ente televisivo estatal suizo). Las televisiones están llamadas a entregar imágenes de la guerra. La carga emocional es más fuerte que las informaciones radiales o escritas.

"Nos encontramos efectivamente en primera línea, con una mayor responsabilidad", confirma el director del Departamento de Información de la TV de la suiza francófona, André Crettenand.

"Así, hemos decidido informar sistemáticamente sobre las fuentes durante nuestras transmisiones y buscar activamente imágenes diferentes en las televisiones del mundo árabe", precisa.

La misma explicación realiza la TV en lengua italiana: "Hay que jugar con el naipe sobre la mesa, declarando abiertamente de donde provienen nuestras informaciones y en qué medida las consideramos fiables", explica a su vez Mauricio Canetta, responsable del servicio de actualidades.

En definitiva, los canales suizos tendrán pocas opciones de resistir a la masa informativa difundida por las grandes cadenas estadounidenses de información.

La Radio Suiza de expresión francesa reforzó su equipo de enviados especiales. Las imágenes europeas, estadounidenses y árabes, como también los despachos de agencias serán analizadas.

"Pero eso no quiere decir que la información será completa y precisa", reconoce Patrick Nussbaum, jefe de información de la Radio.

En todo caso, los medios de comunicación suizos parecen estar mejor preparados que en 1991. Desde ahora cuentan con apoyarse en la calidad (verificación de las informaciones) y no más en la rapidez.

swissinfo, Armando Mombelli
(Traducción: Alberto Dufey)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?