Navigation

La ley de asilo frustra a la izquierda y a la derecha

Medidas más severas contra los solicitantes de asilo en Suiza. Keystone

Los diputados decidieron este miércoles endurecer la ley de derecho de asilo. La única concesión: inscribir en la ley la admisión por razones humanitarias.

Este contenido fue publicado el 05 mayo 2004 - 20:37

Sin embargo, esta revisión legal no convence a los partidos de izquierda ni de derecha.

La diputada socialista Hildegard Fässler es categórica: "Con relación a la situación actual, la nueva ley sobre el asilo introdujo un fuerte endurecimiento".

Pero los dichos de la presidenta del grupo parlamentario PS no impidió que la mayoría de su partido avalara la revisión de la ley, revisión aceptada por 98 diputados del Consejo Nacional (cámara baja) 49 en contra, y 30 abstenciones.

Demasiado blanda o demasiado dura

Si su partido se tragó la píldora, es por una buena razón, estima la socialista. La mayoría del Parlamento aceptó en efecto reconocer el derecho de asilo por razones humanitarias.

"Este punto era tan importante para nosotros, explica Hildegard Fässler, que en este caso nos pareció conveniente aceptar la revisión de la ley, a pesar de su endurecimiento ".

La Unión Democrática de Centro (UDC - derecha dura) lo encuentra insuficiente. "El balance es ampliamente negativo", estima el presidente del grupo parlamentario UDC, Caspar Baader.

En su opinión, el centro y la izquierda hicieron valer todo su peso para impedir que la sesión plenaria endureciera el proyecto de la comisión preparatoria. Y esto, "sobre puntos importantes".

"Según nosotros, la admisión por razones humanitarias a los demandantes de asilo rechazados es simplemente inaceptable", martilla también Caspar Baader.

El diputado de la UDC teme en efecto que gran parte de los solicitantes de asilo puedan beneficiarse con este estatuto. Este argumento influyó para que un buen número de diputados de la UDC votaran en blanco sobre el conjunto de la revisión.

Admisión humanitaria

Concretamente, la admisión por razones humanitarias concierne a gente que no obtuvo el asilo en Suiza, pero que no pueden, razonablemente, ser devueltos a su país de origen (por causa de guerra y persecuciones).

La Oficina Federal de Refugiados (OFR) podrá así ordenar una admisión humanitaria, lo que permitirá a esas personas trabajar y hacer venir a su familia. Cerca de 3000 hombres y mujeres deberían entrar en esta categoría cada año. Lo que corresponde a un 15 % de los demandantes de asilo.

Es al Partido Demócrata Cristiano (PDC - centro-derecha) al que recae el mérito de haber dado el impulso necesario para que este nuevo principio sea aceptado por los diputados.

"Introduciendo la admisión humanitaria, la mayoría del Consejo Nacional mostró su preocupación humanitaria ", indica Ruedi Lustenberger, presidente del grupo parlamentario PDC.

Un medio de presión

Sin embargo, en su conjunto, los diputados aprobaron un endurecimiento importante en la política de asilo helvético.

La causa de este endurecimiento: la supresión total o parcial de la ayuda al desarrollo para los países que no se muestren cooperativos. Es decir, los Estados que rechazan recibir a sus naturales.

Una pequeña mayoría se pronunció a favor de esta medida. Pero los asistentes del Consejero Federal (ministro) Christoph Blocher trabajarán en busca de una mejor definición antes de que ley sea discutida en el Consejo de los Estados (cámara alta).

Otra precisión: con arreglo a la decisión del miércoles, el Consejo Federal (Gobierno) se verá forzado a concluir acuerdos de repatriación con todos los Estados de origen de los demandantes.

El principio del Estado tercero

La cámara baja también confirmó el principio del Estado tercero. Con claridad, Berna no entrará más en materia sobre los expedientes de los solicitantes de asilo que hayan intentado sin éxito obtener el asilo en los países de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo.

La UDC habría querido mucho más. Como en su última iniciativa sobre el asilo (2002), donde el partido deseaba extender la medida al conjunto de los solicitantes que habían estado en tránsito en un país juzgado seguro. Pero la mayoría rechazó una vez más la proposición.

En cambio, los diputados aceptaron endurecer la ley para los solicitantes que se encuentren en la ilegalidad. El permiso de establecimiento (obtenido después de una estancia de cinco años) les será negado en este caso.

Entran en esta categoría las personas condenadas por lo menos un año (crímenes, violación, tráfico de drogas o de humanos, blanqueo de dinero o terrorismo).

Un debate difícil

Las dieciocho horas de debates sobre esta ley en el Parlamento, dieron lugar a duros enfrentamientos entre la izquierda y la derecha y provocaron al menos 80 intervenciones en la tribuna.

"La rabia contra esta gente (los demandantes de asilo) me asombra", confiaba, al final de este maratón, la nueva diputada de los Verdes, Geri Müller.

Por su parte, las obras de ayuda mutua se dicen indignadas por la severidad añadida a la ley sobre el asilo. El Consejo Nacional no mostró ninguna comprensión para los más débiles, estima la Organización Suiza de Ayuda a los Refugiados (OSAR).

La ley sobre el asilo revisada deberá ahora pasar al Consejo de los Estados, donde podría sufrir aún algunas modificaciones.

Los partidos de derecha tienen grandes esperanzas en Christoph Blocher. El ministro de la Justicia prometió aportar en efecto correcciones sobre varios puntos con vistas a su examen por la cámara alta.

Y en caso de que esta cámara no lo haga, la UDC ya anunció que lanzaría un referéndum, incluso una nueva iniciativa sobre el asilo.

swissinfo, Christian Raaflaub
( Traducción: Alberto Dufey)

Contexto

Refugiados reconocidos a finales de 2003: 24'729
- Admisiones provisionales: 24 ' 467
- Personas en espera de una decisión definitiva: 41'272

End of insertion
En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?