Navigation

La expedición toca a su fin

Puesta de sol en el Atlántico. Gabriel Erni Cassola
Este contenido fue publicado el 19 junio 2022 - 09:00
Gabriel Erni Cassola

Nuestra expedición antártica ha terminado en Punta Arenas, Chile, y casi todos los científicos —excepto un químico marino y yo— han abandonado el buque de investigación Polarstern. Se nos han unido dos nuevos científicos que estudian la topografía submarina del Atlántico, lo que viene a ser la cartografía del fondo del océano en 3D.

Incluyendo a los meteorólogos a bordo del barco, siete personas formamos ahora el grupo —alegre y familiar— y nos hemos instalado para transitar el Atlántico, de vuelta a Bremerhaven, Alemania, el puerto de origen del buque. Solo ha habido una breve parada en las islas Canarias para recoger a un grupo de estudiantes.

El grupo de siete que parte de Chile

Mi objetivo es seguir estudiando la colonización de bacterias en el plástico incubando los plásticos en agua de mar y tomando muestras de agua. Aunque esto último pueda parecer extraño, los mares albergan muchas especies de bacterias diferentes e incluso una sola gota de agua de mar contiene alrededor de un millón de bacterias. Estas bacterias son importantes para los ciclos biogeoquímicos y la producción global de oxígeno. En torno a la mitad del oxígeno que respiramos procede de los sistemas marinos. Algunas de las bacterias del agua se depositan en los plásticos flotantes y allí forman comunidades.

Comparadas con las células de vida libre de la columna de agua, las bacterias de las biopelículas interactúan mucho más entre sí y el plástico les proporciona un entorno más estable. Aun así, el crecimiento de estas biopelículas depende de condiciones externas, como la disponibilidad de nutrientes, la temperatura y la luz.

A medida que el Polarstern atraviesa el océano Antártico y luego toma hacia el norte, a través del Atlántico, todos estos factores cambian. Así que al continuar con nuestros experimentos queremos averiguar si las comunidades bacterianas de los plásticos en estas regiones son diferentes y cómo.

2 MB por día, desde la Antártida

¿Solo 2 MB (megabytes) al día? Ese es el límite de datos para los autores de nuestro blog polar.

Esta primavera, Gabriel Erni Cassola (derecha) y Kevin Leuenberger (izquierda), de la Universidad de Basilea, han estado a bordo del rompehielos alemán Polarstern en el océano Antártico. Los investigadores quieren averiguar cómo afectan los microplásticos a los animales y bacterias de la Antártida. En esta serie de artículos de blog nos dan una idea de su trabajo y de cómo es la vida a bordo de una expedición polar.

End of insertion

La vida diaria a bordo del Polarstern en algunos aspectos es distinta a las rutinas de trabajo habituales en la Universidad de Basilea. Los horarios de trabajo vienen determinados por la ruta de la expedición, ya que el trabajo científico debe realizarse siempre que el barco llega a una estación de investigación señalada. Los días de la semana pierden su sentido, y los fines de semana no existen.

Durante los periodos de investigación más intensos como frente a la plataforma de hielo en la Antártida, también puede significar que el sueño se interrumpa a menudo, porque procesar las muestras o desplegar el equipo se convierten en la máxima prioridad. Y todas estas actividades pueden llevarse a cabo gracias a una tripulación que trabaja por turnos para proporcionar apoyo las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Tripulación y científicos.

Sin embargo, para hacer que algunos días sean especiales, los jueves y los domingos tenemos helado. Por lo general, las comidas son uno de los pocos momentos fijos en los que puedo estar y charlar con otras personas a las que, de otro modo, apenas podría ver porque trabajan en una sección diferente de la nave. Estas comidas también pueden aportarnos una gran alegría. En la Antártida, después de dos meses en el mar, la mayoría de los alimentos frescos se habían acabado, así que disfrutamos de las ensaladas y fruta fresca que conseguimos en Chile, así como de las fresas frescas de las Canarias.

Contenido externo

Durante nuestra travesía por el Atlántico la naturaleza no ha dejado de sorprendernos con un eclipse solar parcial, un eclipse lunar, borrando prácticamente todas las sombras del barco con el sol en su cenit casi perfecto a 89°, y mahi-mahi (pez dorado o pez delfín) visitándonos durante un experimento.

Mahi-mahi (Coryphaena hippurus) de visita durante el uso de instrumentos de investigación.

No obstante, después de tres meses de investigación en el mar estoy feliz de volver a casa, cocinar mi propia comida y reunirme con mis amigos. Pronto pondremos nuestra atención en todas las muestras de agua y los datos que hemos recogido. En el laboratorio universitario, estudiaremos la extensión de los microplásticos y las bacterias en el océano Antártico, una de las últimas fronteras del mundo. Siga atento para conocer los resultados de nuestro proyecto de investigación.

Traducido del inglés por Lupe Calvo

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?