Navigation

La caja de música

Relojería de la fascinación

Este contenido fue publicado el 22 diciembre 2004 - 12:06

Con más de dos siglos de vida, la ‘cajita de música’ todavía hace soñar. Sainte Croix, un pueblo de la Suiza de expresión francesa, reivindica la dignidad de ser cuna del mágico aparato. En aquella localidad suiza la industria relojera suiza se puso al servicio de la fantasía al crear un maravilloso juguete que, todas las noches, arrulla a millones de niños, en todo el mundo. En la primera de tres etapas de un viaje por la historia del instrumento, Jaime Ortega y Ricardo Correa ponen en marcha la memoria de una ‘cajita musical’.

Batalla entre la ‘Cajita de música’ y el fonógrafo

La invención de Edison casi hace desaparecer a la ‘caja de música’. Sin embargo, el delicado mecanismo relojero logró sobrevivir refugiado en los juguetes. Pero, ¿quién compra hoy las cajitas de música y cuánto estamos dispuestos a pagar por un ejemplar altamente elaborado? De esto hablamos en esta segunda página.

Timbres de los sueños infantiles

¿Es todavía un juguete la ‘cajita de música’ cuando está hecha con maderas exóticas e incrustaciones de diamantes? Los museos de Sainte Croix dedicados a la caja de música contienen la respuesta a estos y otros interrogantes. También en aquella ciudad suiza se encuentran testimonios de la agitada historia de la relojería, como indica esta tercera y última página consagrada a la ‘cajita de música’.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?