Navigation

La ayuda a los medios de comunicación no convence a los suizos

© Keystone / Peter Schneider

Los suizos rechazaron este domingo un paquete de ayudas a los medios de comunicación con cerca de 55% de los votos. El Gobierno y el Parlamento son derrotados en las urnas.

Este contenido fue publicado el 13 febrero 2022 - 15:45

Los sondeos preveían un resultado muy apretado. Sin embargo, el suspenso no duró mucho tiempo. Desde la primera tendencia conocida, a mitad de la jornada, los partidarios del paquete de medidasEnlace externo de ayuda a los medios vislumbraron la derrota.

¿Debe el Estado apoyar más a los medios de comunicación privados? Este fue uno de los cuatro temas sobre los que la ciudadanía suiza sufragó este domingo.

Contenido externo

La revisión de la ley de medios de comunicación ha sido el tema más candente, con una fuerte división en la política y entre la población. La votación del domingo también podría suponer una división entre la Suiza germanofono y la de habla francesa.

En contra de la tendencia nacional, el "sí" ganó en la Suiza francófona, una región minoritaria donde la intervención del Estado es generalmente mejor aceptada que en la Suiza alemana. La sensibilidad ante las dificultades de la prensa también es mayor en los cantones francófonos: marcados por la desaparición de dos de sus periódicos emblemáticas, L'Hebdo en 2017 y la versión en papel de Le Matin un año después.

Diversidad frente a independencia

El plan del Gobierno consistía en asignar 151 millones de francos adicionales al año a los periódicos, las emisoras de radio, las televisiones privadas y los medios de comunicación en línea. El objetivo del paquete era garantizar la diversidad y la calidad de la información en un momento en que el panorama mediático suizo ha dado un vuelco con la llegada de Internet y la expansión de gigantes de la red como Google y Facebook.

El referéndum fue lanzado por políticos y editores de derecha, que temían que los medios de comunicación perdieran su independencia. Los opositores consideraban que la ayuda financiera beneficiaría a los editores más ricos y a las empresas que cotizan en bolsa.

Una campaña turbulenta

La campaña del referéndum estuvo marcada por las acusaciones de manipulación de cifras por parte de ambos bandos. Los opositores -que llenaron Suiza de carteles con el lema "No a los miles de millones de los contribuyentes para los millonarios de los medios de comunicación de Zúrich"- afirmaron que los "grandes editores" recibirían el 70% del nuevo paquete de ayudas a los medios de comunicación.

Sin embargo, si nos limitamos a los tres grandes grupos del país, esta cifra se reduce a menos del 28%, según los partidarios de la ley.Enlace externo Estas cifras son corroboradas por la Oficina Federal de Comunicaciones, que estima que el 80% de las ayudas a la distribución de periódicos habrían ido a parar a los pequeños y medianos editores.

En el otro lado del argumento, se criticó a las autoridades por pintar un cuadro negro de la situación de los medios de comunicación en Suiza. En su folleto explicativo enviado a todo el electorado, el Consejo Federal (Gobierno) escribió que más de 70 periódicos habían desaparecido desde 2003. Sin embargo, solamente se tuvo en cuenta la desaparición de mediosEnlace externo, no la creación de otros nuevos. Desde entonces han surgido plataformas digitales como Watson, Republik y Heidi.News, pero no están incluidas en este inventario.

Desconfianza en los periodistas

El trasfondo de esta votación fue también el papel desempeñado por los medios de comunicación durante la crisis sanitaria. La difusión de un video a principios de enero en el que Marc Walder, jefe del Grupo Ringier, declara su apoyo a la gestión de la crisis del coronavirus por parte del Gobierno, causó revuelo. Los promotores del referéndum, que publicaron el video en marzo de 2020, denunciaron la falta de independencia de los medios de comunicación subvencionados.

Los críticos con las medidas sanitarias, encabezados por representantes de la Unión Democrática de Centro (UDC/derecha conservadora) y de la derecha conservadora, aprovecharon la votación para demostrar su desconfianza en los medios de comunicación establecidos y en los periodistas.

Aunque este argumento no se midió directamente en los sondeos de opinión que precedieron a la votación, la hipótesis de un voto "chivo expiatorio"Enlace externo se planteó a menudo durante la campaña.


En el Parlamento se reanudará el debate

“Este proyecto ha sufrido las consecuencias de una sociedad dividida que se ha vuelto más crítica con los medios de comunicación desde la COVID-19”, según la senadora de Centro Isabelle Chassot. Sin embargo, el trabajo debe retomarse en el Parlamento lo antes posible, dijo. Aunque la desconfianza hacia los medios de comunicación aumentó, han sido seguidos de cerca como nunca desde el inicio de la pandemia, argumentó la política de Friburgo.

Sin embargo, la prensa es una necesidad en una democracia directa. Y siempre tendrá dificultades, comentó. Por eso hay que seguir trabajando al respecto en las cámaras del Parlamento.

El exdiputado de la Unión Democrática de Centro (UDC/derecha conservadora) Manfred Bühler, que se oponía al proyecto, también quiere que se retome el debate sobre los medios de comunicación. “Hay necesidades innegables” que deben discutirse en el Parlamento, pero “de forma más inteligente”.

En su opinión, el proyecto de ley sometido a votación estaba sobrecargado de elementos que no eran aplicables. Citó las ayudas directas y el hecho de que favorecían la impresión de que beneficiaban principalmente a los grandes grupos internacionales. Por su parte, el senador liberal-radical Philippe Bauer anunció su intención de presentar una iniciativa parlamentaria para aumentar la proporción del canon que se paga a las radios y televisiones locales.

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?