Navigation

La 'Fórmula Mágica' resiste pese a las críticas

La repartición del gobierno colegiado helvético en discusión. swissinfo.ch

Desde hace 40 años la ‘Fórmula Mágica’ en el gobierno suizo tiene en cuenta la fuerza relativa de los partidos políticos y de las regiones lingüísticas del país.

Este contenido fue publicado el 04 diciembre 2003 - 16:22

La repartición lingüística no se discute. Por el contrario, la repartición política a veces es criticada.

La repartición de los escaños en el gobierno federal suizo (4 miembros de la Suiza de expresión alemana y 3 de la Suiza latina) corresponde a las fuerzas lingüísticas en presencia. Según el último censo federal (año 2000), 63,9% de los suizos son de lengua germana y 26,6% hablan alguna de las tres lenguas latinas de Suiza: francés, italiano o romanche.

Aumenta el poder de la UDC

La repartición política en el ejecutivo federal de 7 miembros ( 2 PRD, 2 PS, 2 PDC y un UDC) es más problemática. Cuando se estableció la ‘Fórmula Mágica’, en 1959, la repartición de los escaños del Consejo Federal era proporcional a los resultados obtenidos por los cuatro partidos.

En aquel momento los radicales recogían el 23,7% de los votos, los socialistas el 26,4%, los democristianos el 23,3% y los agrarios (ancestros de los demócratas de centro) 11,6%. Este equilibrio siguió siendo más o menos el mismo hasta comienzos de los años 1990.

No obstante, desde hace diez años se asiste en Suiza a un doble fenómeno. Por un lado a la constante erosión del Partido Demócrata Cristiano y, por otro, al irresistible crecimiento del poder de la Unión Democrática del Centro.

En las últimas elecciones legislativas (19/10/03) la UDC se convirtió en el mayor partido de Suiza (26,6% de los sufragios) delante del Partido Socialista (23,3%) del Partido Radical Democrático (17,3%) y del Partido Demócrata Cristiano (14,4%)

Compleja estrategia

Superior en términos de cifras –en particular su ala dura de Zúrich- la UDC aspira a obtener un segundo escaño en el Consejo Federal. Para lograrlo, ataca a la vez a los democristianos y a los radicales.

La UDC reivindica por una parte uno de los dos escaños democristianos (en poder de los consejeros federales Ruth Metzler y Joseph Deiss) para poner en su lugar a su líder, Christoph Blocher.

Es cierto que el “eslabón débil” de la cadena política en el ejecutivo federal suizo es el Partido Demócrata Cristiano. El PDC dispone de 28 representantes en el Consejo Nacional (Cámara baja) y de 15 en el Consejo de los Estados (Cámara alta), contra 55 y 8 de la UDC, respectivamente.

Ahora bien, la UDC podría también apuntar a la sucesión del consejero federal radical saliente, Kaspar Villiger, ministro de Finanzas. Este consejero también salió muy debilitado de las recientes elecciones federales.

La UDC sin embargo no discute la legitimidad de la presencia en el gobierno suizo del Partido Socialista, el otro gran vencedor de las elecciones del 19 de octubre.

La izquierda critica la fórmula

No sólo la UDC critica la ‘Fórmula Mágica’. También en la izquierda se escuchan las protestas.

Durante los años ochenta algunos socialistas se preguntaron si no hubiera sido más conveniente que su partido abandonara el gobierno federal para constituir una verdadera oposición y no seguir ‘tragando culebras’ con la participación en un Consejo Federal dominado mayoritariamente por la derecha.

Hoy, aunque para sus miembros la elección de Christoph Blocher no entra en consideración, el Partido Socialista aún no ha tomado una decisión en relación con el segundo escaño reclamado por la UDC. La presidente del PS, Christianne Brunner ha dejado entender que Ueli Maurer, presidente de la UDC, podría ser más aceptable que Blocher.

La izquierda y el centro (PRD) cuentan con 125 escaños en el parlamento. Es decir, uno más que la mayoría absoluta. Pueden entonces definir la composición del gobierno suizo, a condición de votar en bloque.

Nadie duda que la ‘Fórmula Mágica’ es nuevamente objeto de regateos.

swissinfo, Olivier Pauchard/Isabelle Eichenberger
(Traducción: Jaime Ortega)

Datos clave

Repartición de los votos en 2003:
Partido Socialista: 23,3%
Unión Democrática de Centro: 23,3%
Partido Radical Democrático; 17,3%
Partido Demócrata Cristiano: 14,4%

End of insertion

Contexto

Las lenguas en Suiza en 2000

Alemán: 63,9%
Francés: 19,5%
Italiano: 6,6%
Romanche: 0,5%
Otros: 9,5%

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?