Navigation

Grupos suizos en la mira de los capitales foráneos

Crece el interés de las grandes multinacionales por adquirir empresas suizas. (Foto: OKAPIA) Christen/OKAPIA

En los últimos tres lustros, la adquisición de empresas extranjeras creció 100%. Es el único camino seguro para sobrevivir en un mundo cada vez más globalizado.

Este contenido fue publicado el 30 agosto 2005 - 20:21

Este año empresas suizas, como Swiss o Leica Geosystems, recibieron ofertas públicas de adquisición (OPA) de compañías de Asia, Europa y América.

El sector empresarial helvético está en plena ebullición. Grupos de Asia, América y Europa apuestan por la adquisición de compañías de manufactura suiza por una mera razón de estrategia.

En lo que va de año se han presentado cuatro Ofertas Públicas de Adquisición (OPA) para grupos suizos:

1.- La electrónica Saia-Burgess es peleada actualmente por Johnson Electric (Hong Kong) y Sumida (Japón).

2.- La experta en aparatos de medición, Leica Geosystems, es disputada por la sueca Hexagon y la estadounidense Danaher.

3.- En mayo pasado, la electrónica Unaxis fue comprada por los austriacos de Victory Industriebeteiligung.

4.- Y en marzo, la emblemática Swiss sucumbió ante el capital de la aerolínea alemana Lufthansa.

Saia-Burgess, buscada por Asia

El grupo electrónico helvético Saia-Burgess interesa abiertamente a sus competidoras asiáticas, ávidas de acaparar ganancias.

El pasado 8 de agosto recibió la primera embestida. La japonesa Sumida ofreció 950 francos suizos por acción a los poseedores de títulos de Saia-Burgess, a través de una operación conocida en el mercado financiero como una OPA hostil.

El grupo helvético consideró esta operación como un ataque y expresó su inconformidad. Incluso, intentó disuadir a los accionistas de vender sus títulos a Sumida.

Saia-Burgess tuvo la suerte de que tres semanas después (26.08.), la china Johnson Electric se convirtiera en su caballero blanco, es decir, en la empresa dispuesta a rescatarla de la propuesta hostil de la japonesa Sumida.

Esta vez la oferta era de 1.070 francos suizos por acción de la compañía helvética basada en Murten (cantón de Friburgo).

Adicionalmente, los chinos ofrecían respetar la estrategia de expansión de la compañía suiza, su nombre propio y no realizar despidos.

El desenlace de esta operación lo conoceremos a finales de septiembre.

Dos postores por Leica

Leica Geosystems, empresa suiza experta en aparatos de medición, también conoció recientemente el poderío del libre mercado.

En menos de dos meses recibió tres OPA. El grupo tecnológico sueco Hexagon propuso el 13 de junio pasado comprarla por 1.100 millones de francos suizos.

Su intención es clara: con los activos de Leica Geosystems, el grupo sueco duplicará sus ingresos en 2007, para ubicarlos en 2.5000 millones de francos suizos, con lo que se convierte en el líder de este mercado.

Sin embargo, la oferta fue considerada "unilateral e inoportuna", según el consejo de administración de Leica Geosystems, quien pidió a sus accionistas no apoyar las intenciones de Hexagon.

Un mes después, la empresa recibió a su caballero blanco o segundo tirador. La texana Danaher, también especializada en aparatos de medición, presentó una oferta amistosa por 1.170 millones de francos el pasado 26 de julio.

Pero como "no hay dos, sin tres...". El lunes, 15 de agosto, Hexagon regresó a escena con una nueva oferta; esta vez apuntando más alto: una oferta de 1.400 millones de francos suizos que incluía como premio otorgar a los accionistas de Leica una dotación de acciones de Hexagon.

La propuesta es tentadora, por lo que Danaher sólo se limitó a aclarar que no podía ofrecer más. Ahora mismo, la moneda está en el aire y el 23 de septiembre se conocerá el fallo de los accionistas.

Unaxis y Swiss

En el ámbito de la tecnología, desde los albores del 2005, Ronny Pecik y Mirko Kovats, principales accionistas de la austriaca Victory Industriebeteiligung, presionaron con toda su fuerza para adquirir Unaxis.

Luego de un gran forcejeo financiero, las familias Oerlikon-Bührle (ahora ex propietarias de la empresa suiza) aceptaron vender 20% de las acciones de Unaxis en la primavera pasada (26.04.), con lo que el control de la empresa pasó a manos austriacas.

Y la historia de la aerolínea Swiss, por su parte, es ampliamente conocida.

Los principales accionistas de la aerolínea helvética, encabezados por el Gobierno Federal (20,4% del capital); el UBS (10,4%); el cantón de Zúrich (10,2%); el Credit Suisse (10%); y Amag (6,8%), dieron luz verde, el pasado 22 de marzo, a la oferta que les hizo la alemana Lufthansa.

Swiss no tenía salida, pues la aerolínea sigue en números rojos, con pérdidas del orden de los 88 millones de francos suizos.

Durante la negociación, sólo logró dos concesiones por parte de Lufthansa: conservar el nombre de Swiss y mantener a Zúrich como su aeropuerto eje (hub) para todo tipo de conexiones.

Siempre sumar, jamás dividir

¿A qué se debe el reciente interés extranjero por adquirir empresas helvéticas? Esencialmente a que la economía mundial del siglo XXI está regida por las grandes multinacionales.

De acuerdo con datos del Banco Mundial al cierre del 2004, las 100 economías más importantes del planeta no pertenecen forzosamente a un país, sino también a grupos privados.

Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, China, Italia, Canadá, España, México, India, Brasil, Holanda, Australia, Rusia, Suiza y Bélgica figuran entre las 17 economías más importantes del mundo, medidas en función de su Producto Interno Bruto (PIB) o riqueza generada anualmente.

Sin embargo, cadenas como Wal-Mart, General Motors, Exxon Mobil o Shell, son más poderosas –medidas a partir de su volumen anual de ventas- que las economías de Austria, Noruega, Polonia, Colombia, Venezuela o Malasia, por citar sólo algunos ejemplos.

La clave de estos consorcios ha sido aplicar justamente el principio inverso al "divide y vencerás".

Durante los últimos 15 años, la adquisición de empresas creció 100% con respecto a la década de los años 80, para enfrentar en el mercado sólo a las compañías más grandes.

Las OPA hostiles

Sólo entre septiembre del 2004 y agosto del 2005, en Europa (incluidos Suiza y los 25 países de la Unión Europea) se ha concretado la venta de 750 empresas. Esas adquisiciones se han realizado de forma amistosa u hostil.

En la primera, los inversionistas interesados se acercan al consejo de administración de la otra compañía, exponen sus condiciones y el precio que pagarían por ella. Tras una negociación, normalmente se llega a un acuerdo o se desecha la operación.

En la hostil, el comprador deja del lado al consejo de administración de la empresa que quiere comprar.

Todo se realiza directamente en el mercado bursátil, en donde se presente frente a la autoridad para anunciarle las condiciones y el precio que pagará a todo aquel inversionista dispuesto a venderle títulos de la empresa en cuestión.

La puerta de salida

Frente a una OPA hostil, una empresa afectada sólo tiene tres opciones:

1.- Esperar la llegada del llamado caballero blanco, una empresa interesada en contraofertar, obviamente a un precio superior y bajo una estrategia más amigable (respetar los puestos de trabajo, los planes de la empresa, etcétera).

2.- Expresar claramente su rechazo ante la operación de compra y hacerlo de conocimiento de sus múltiples accionistas (generalmente a través de los medios de comunicación), apelando al apoyo de estos últimos (estrategia poco segura).

3.- Cambiarle las reglas del juego al comprador. Por ejemplo, adquiriendo una empresa de menor talla, o reestructurando internamente la empresa, de forma que pierda interés en ella y desista de forma voluntaria de la adquisición.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

Las cuatro principales empresas suizas que han recibido ofertas de compra del extranjero en 2005 son:
Swiss, de la alemana Lufthansa
Unaxis, de la austriaca Victory Industriebeteiligung
Leica Geosystems, de la sueca Hexagon y la estadounidense Danaher
Saia-Burgess, de la japonesa Sumida y la china Johnson Electric
En los últimos 12 meses se han vendido 750 empresas en Europa

End of insertion

Contexto

A partir de la década de los 90, la economía empresarial del mundo está liderada por gigantes y una tendencia a las fusiones y adquisiciones.

Sólo las grandes empresas sobreviven en el mercado, por lo que siempre que es posible aplican la máxima de "el pez grande se come al chico".

Existen empresas mundiales como Wal-Mart, General Motors, Exxon Mobil o Shell que son más grandes –(por volumen de ventas anuales) que las economías de Austria, Noruega, Polonia o Colombia.

Una Operación Pública de Adquisición (OPA) hostil es uno de los caminos más seguidos. Los compradores potenciales se dirigen a los inversionistas del mercado –no al consejo de administración de la empresa- para hacerles una oferta jugosa. Si ceden, la empresa pasa a manos de los extranjeros que hicieron la oferta.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?