Navigation

Exitoso tren de los cuentos

La ciudad de Zúrich, ataviada aún con los adornos festivos. Keystone

Un transporte infantil que desde hace 44 años recorre las calles de Zúrich y que de nuevo volvió a ser célebre en esta época de fiesta en la metrópoli suiza.

Este contenido fue publicado el 02 enero 2002 - 14:02

Una manera novedosa e inocente de viajar por la ciudad. Un trenecito cuyo chófer es nada menos que Papá Noel. Dos espléndidos ángeles se encargaron de entretener a los pasajeros con cuentos de Navidad y leyendas de esta época.
Desde hace ya 44 años que los niños de Zúrich cuentan con esta tradición. El tren de los cuentos aparece por las vías del centro en la temporada navideña.

Los chicos tienen la oportunidad de viajar por su ciudad y escuchar cuentos de Navidad acompañados de algunos villancicos propios de esta época. Al terminar el viaje cada pasajero recibe una golosina en recuerdo de su participación en el tren encantado.

El tren lleva a sus ilustres pasajeros bordeando el río Limmat, llega a la plaza central, toma la conocida Calle de la Estación (la arteria principal de la ciudad) y desemboca en la concurrida Plaza de Bellevue.

Fue en diciembre de 1958 que este proyecto se lanzó por primera vez en Zúrich como un modo de transportar a los chicos y anunciar así las Navidades.

Al principio se escogió un tren pequeño que fue pintado con colores rojo, azul y blanco e iba decorado en su exterior con motivos de la Navidad: caras de ángeles regordetes, luces, flores, etc.

Más tarde, el tren contaba con un motor más moderno y los chicos podían disfrutar de un mayor número de asientos. En 1974 se decidió pintarlo de color rojo.

En 1991 el tren de las hadas, como se le conoce también, fue totalmente renovado con asientos más amplios y una decoración mucho más cuidada y fantasiosa.

El éxito sigue siendo enorme. Cada año aparecen filas de pequeños pasajeros que desean subir al tren de los sueños.

Cerca de siete mil chicos entre los cuatro y los diez años de edad viajan en este singular transporte. Todos ellos con el mismo espíritu navideño y la inocencia de dejarse sorprender por dicho viaje.

El tren de los cuentos es hoy día, junto con las candelitas que los chicos van a depositar el 9 de Diciembre en el río Limmat (Lichterschwimmen) y el famoso mercado de Navidad que se instala cada año en la Estación Central de Zúrich, una de las atracciones navideñas más típicas de este cantón.

Estas tradiciones hay que saberlas conservar pues encierran cada una de ellas la particularidad en el modo de celebrar estas fiestas. Habrá que esperar a las Navidades de este 2002 para disfrutar de nuevo del trenecito de los cuentos.

Araceli Rico, Zúrich

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?