Navigation

Millonario patrocinio farmacéutico a universidades suizas

¿Hasta qué punto siguen los investigadores suizos directivas de Merck-Serono? Keystone

La posible manipulación de una investigación científica por parte de una empresa, revelada por la televisión suiza (SRF), puso nuevamente sobre la mesa la polémica en torno a la independencia de las universidades con relación al mundo de los negocios.

Este contenido fue publicado el 21 abril 2016 - 14:00
swissinfo.ch

El reportaje de la SRF muestra los vínculos financieros entre gigantes farmacéuticos -como Roche, Novartis, Merck-Serono e incluso el grupo de presión de la Interpharma - y diversas de las principales universidades suizas. Las empresas del ramo financian cátedras y/o investigaciones en las universidades de Berna y Basilea, así como en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL).

Las subvenciones van de 450 000 francos anuales a contratos por 12.5 millones de francos con una duración de 25 años. Esta última suma corresponde al pago hecho por Merck-Serono para las cátedras de Neurociencia, Administración de Fármacos y Oncología de la EPFL.

La revelación más concluyente es que Merck-Serono exigió ver la investigación cada tres meses y se reservó el derecho de hacer “alteraciones aceptables” a los resultados. El responsable del área de patrocinios de la EPFL, Jérôme Grosse, dijo a la SRF que “los investigadores son independientes en su trabajo diario”. Sin embargo, admitió que, tal vez, la universidad no volvería a firmar un acuerdo de este tipo en el futuro.

Merck-Serono precisó que las alteraciones a la investigación “solamente” se llevaron a cabo dentro de las cátedras que patrocina. “Respetamos, preservamos y subrayamos explícitamente la independencia de la investigación y la enseñanza”, dijo el portavoz de la compañía, Gangolf Schrimpf.

Entrevistado por el programa Rundschau, de la misma emisora televisiva, el abogado bernés Markus Müller subrayó el cuestionamiento ético de convenios semejantes. “Este tipo de acuerdos con las compañías farmacéuticas privadas afecta enormemente la independencia de las universidades suizas”, puntualizó.

Una antigua controversia

Esta no es la primera vez que los vínculos financieros de las empresas con las universidades han sido cuestionados en Suiza.

En 2012, la firma de un acuerdo por 100 millones de francos entre la Universidad de Zúrich y el primer banco del país, el UBS, generó una ola de críticas. El monto estaba destinado al pago de cinco cátedras y al establecimiento de un ‘Centro Internacional de Economía del UBS en la Sociedad’. El contrato establecía un acceso preferencial al personal de la institución bancaria y se esperaba que los profesores universitarios asistieran a algunos de los eventos del banco.

Como resultado del escándalo, se pidió a las escuelas politécnicas de Zúrich y Lausana publicar todos sus contratos comerciales.

La mayoría de las universidades suizas reciben algún tipo de financiación privada y aseguran que es fundamental para mantener su competitividad internacional. De acuerdo con la investigación de la SRF, la proporción de ese tipo de apoyo varía enormemente y pueda ser de entre 8,8% y 44,7% del presupuesto total de las instituciones.

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?