Navigation

En Suiza, 300 personas tan ricas como el país entero

El empresario ruso Victor Vekselberg es tercero en la lista de grandes fortunas de la revista Bilanz. Reuters

El patrimonio de un selecto grupo de suizos y extranjeros domiciliados en Suiza igualó en 2006 a la riqueza que generan los 26 cantones al año.

Este contenido fue publicado el 08 diciembre 2006 - 09:01

No obstante, la población afirma confiar plenamente en su gobierno y en la calidad moral de sus empresas, según Gallup.

Los millonarios de Suiza jamás lo habían sido a este nivel.

En 2006, las 300 fortunas helvéticas más importantes alcanzaron los 455.000 millones de francos suizos, un monto 14% superior al del año previo, según reveló (05.12) la revista suiza Bilanz.

Para ubicar este monto y expresarlo con simplicidad, diremos que la fortuna de estos 300 suizos –o extranjeros con residencia oficial en Suiza- es equivalente a toda la riqueza que es capaz de generar en un año todo el sector productivo del país (conocida metodológicamente como Producto Interno Bruto).

Las razones del despegue de los patrimonios de este selecto grupo son el dinamismo económico que se hizo manifiesto en todos los sectores y a nivel internacional y el vigor con el que avanzaron el mercado de valores y el sector inmobiliario.

Los elegidos del capital

De acuerdo con la publicación, la fortuna más importante de Suiza pertenece a Ingvar Kamprad, el fundador y propietario de la tienda sueca de muebles IKEA.

El empresario está domiciliado en Vaud desde hace más de dos décadas, por lo que su patrimonio crece y se administra desde Suiza, en donde disfruta de un régimen fiscal preferencial.

Su riqueza asciende actualmente a 25.000 millones de francos suizos, tomando como referencia el valor que tiene el emporio mueblero en el mercado de valores.

En el segundo sitio se ubican los principales accionistas de la farmacéutica Roche, las familias Oeri y Hoffman, quienes suman un patrimonio del orden de los 21.000 millones de francos suizos.

El tercer sitio es ocupado en 2006 por un empresario ruso llamado Victor Vekselberg, quien llegó a establecerse recientemente en Suiza, y cuya fortuna, amasada a partir de negocios petroleros y dentro de la industria del aluminio, ronda los 15.000 millones de francos.

Y el cuarto hombre más rico de Suiza es por el momento Ernesto Bertarelli, con 13.000 millones de francos suizos, procedentes en su mayoría de la herencia que recibió de su padre con la firma Serono.

Confianza a toda prueba

Paradójicamente, el mismo día (05.12) en que se dio a conocer el crecimiento exponencial de las fortunas de algunos suizos, la agencia internacional de encuestas y sondeos Gallup reveló que la población confía plenamente en su gobierno y sus empresas.

De hecho, Suiza quedó clasificada como el sexto país menos corrupto del mundo, después de Finlandia, Dinamarca, Nueva Zelanda, Singapur y Arabia Saudita.

El sexto lugar es compartido por Suiza, Gran Bretaña y Noruega, cuyas poblaciones depositan el mimo nivel de confianza en sus instituciones.

La posición de Suiza se explica, según los criterios de Gallup, por la transparencia con la que se manejan las instituciones, el respeto al Estado de Derecho, y la ausencia de corrupción a la hora de pactar y desarrollar negocios.

También se debe a la actitud general de la gente, entre la que predomina el respeto al derecho de los otros y a la propiedad ajena.

En el extremo de la clasificación de Gallup aparece Lituania, que ocupa el lugar número 101, cerca de Líbano y Polonia, en los lugres 100 y 99, respectivamente, lo que los coloca entre los países más corruptos del mundo.

Swissmetal busca compensación

Y también durante la presente semana económica, la minera helvética Swissmetal anunció (06.12) que pedirá una indemnización por daños al sindicato UNIA, representante fundamental de los trabajadores que sostuvieron una huelga históricamente prolongada en la planta de Reconvilier, a principios de año.

Y el sindicato tendrá que dar razón de sus actos, ya que Swissmetal inició ya los trámites correspondientes ante la justicia, y afirma que los daños infringidos ascienden a unos 10 millones de francos suizos.

"No se trata solamente de los intereses de la empresa, también están en juego el interés público y la salud y supervivencia futura de otras empresas. La huelga de Reconvilier y sus consecuencias deben aclararse desde un punto de vista legal", afirmó Martin Hellweg.

La Dirección de Swissmetal asegura que someter este tema a la justicia suiza será un primer paso para detonar un debate público con respecto a la legalidad de las huelgas. Y explica que la de Reconvilier implicó que los trabajadores representados por UNIA violaran las obligaciones contractuales a las que estaban comprometidos en sus contratos.

UNIA habló claro y respondió de inmediato ante la acometida de Swissmetal. Concretamente, Nico Lutz, su vocero, aseguró que "es evidente que los reproches de Swissmetal carecen de fundamento.

"La huegla es la consecuencia de la ruptura entre la dirección de la empresa y los trabajadores desde el 2004. (Hellweg) como patrón, decidió en nombre del personal y no cumplió con el compromiso de no despidos que había realizado, así que los trabajadores simplemente defendimos lo correcto y nos mantuvimos en ello. Es Swissmetal, y nadie más que la compañía, la responsable de que la huelga se haya prolongado".

Así, en enero habrá de conocerse la evolución del citado proceso que hoy está en manos de la justicia helvética.

Liechtenstein de compras

Y finalmente, dentro del ámbito financiero, el jueves (07.12), el Banco Nacional de Liechtenstein (BNL) anunció que se lanza a la batalla por adquirir el banco helvético Linth.

El objetivo de la institución europea es fortalecer sus operaciones en Suiza, un negocio que por la solvencia de sus clientes es de alta rentabilidad para las instituciones crediticias.

De hecho, ofreció 540 francos suizos por acción e intentará hacerse del 66,7% de las acciones de Linth, un banco con gran presencia en la región de la que lleva el nombre.

La oferta del BNL se oficializará el próximo 19.12.

El director general del Banco Linth, Thomas Eichler, afirmó tras conocer al anuncio del banco de Liechtenstein, que también están interesados en su banco los bancos cantonales de San Gall, Zúrich y de los Grisones.

Y serán las ofertas que cada uno presente, acompañadas de su proyecto de crecimiento futuro, las que definan qué institución será la ganadora.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

Entre las familias más ricas de Suiza se cuentan también los Brennikmeijer (C&A), Spiro Latsis (dedicado a la banca); los Landolt (socios de Novartis); así como Hansjorg Wyss (de Synthes) y Walter Haefner (Amag).

La minera Swissmetal es líder mundial en la fabricación de productos de cobre y derivados, y la huelga que ha hecho mella en las relaciones entre la dirección y los trabajadores inició el 25.01 para concluir el 23.02 de este año.

El Banco Linth es uno de los bancos regionales más importantes de Suiza, especializado en administración de fortunas, financiamiento a empresas y a asociaciones. Otra de sus fortalezas es el mercado de operaciones cambiarias.

End of insertion

Datos clave

Sólo las 10 principales fortunas concentran 123.000 millones de francos suizos, un tercio del monto total de subsidios que recibe el agro europeo cada año.

Swisscom ha despedido 120 empleados de 2003 a la fecha, para dejar su plantilla laboral en 240 elementos. Y pese a la huelga, las utilidades de la minera aumentaron 17% este año, para superar los 4 millones de francos.

El banco Linth cuenta con 22 sucursales en Suiza y su sede se ubica en Uznach.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?