Navigation

Cambio climático

Emisiones de CO2 en Suiza: Un país pequeño, una huella grande

Ordenados, defensores del reciclaje y de los viajes en tren, los suizos tienen fama de vivir en un país limpio y sano, rodeado de una impresionante belleza natural. Sin embargo, la elogiada calidad de vida suiza tiene un lado oscuro. Los niveles de consumo y confort están aumentando la huella de carbono del país. A continuación, le ofrecemos un resumen de los principales factores de las emisiones de CO2 de Suiza.

Este contenido fue publicado el 19 julio 2022 - 16:58
Corinna Staffe (illustration)

Residuos

Si todo el mundo viviera como los suizos, la población mundial necesitaría tres planetas para abastecerse de suficientes recursos naturales. Aunque el Día Oficial del Sobregiro de la Tierra se celebra a finales de julio, Suiza ya había agotado su cuota anual de recursos a principios de mayo.

"Con su nivel de consumo comparativamente alto, Suiza es uno de los países con una huella medioambiental per cápita desproporcionadamente alta", señaló Karine Siegwart, subdirectora de la Oficina Federal de Medio Ambiente de Suiza, en un estudio de 2018.

Esa huella se debe en parte a todos los bienes que el país importa. Si tenemos en cuenta las emisiones generadas por estas importaciones, cada habitante de Suiza es responsable de la emisión de 14 toneladas de CO2 al año, mientras que la media mundial es de 6.

Un estudio de 2022Enlace externo calcula que Suiza es responsable de entre el 2% y el 3% de las emisiones mundiales de carbono, lo que la sitúa al nivel de países como Indonesia, Japón y Brasil.

Por habitante, los suizos generan más basura que la mayoría de los europeos.

"El egoísmo desenfrenado de nuestra sociedad se manifiesta en forma de basura y su eliminación. Es un signo del despilfarro que vivimos", opina Andy Werren, guía turístico de la central eléctrica de Forsthaus, en Berna, que genera electricidad y calor con madera, gas natural y desechos.

Aunque existan sistemas para reciclar artículos como los envases de bebidas, gran parte de los envases de plástico son difíciles o imposibles de reutilizar. Las instalaciones de reciclaje varían según la región y el cantón, y el precio de la eliminación de los residuos domésticos suele ser lo suficientemente bajo como para reducir el incentivo para reciclar.

Mientras que gran parte de Europa ha eliminado los plásticos de un solo uso, Suiza no tiene previsto imponer una prohibición similar. No obstante, algunos grandes minoristas suizos han decidido voluntariamente dejar de vender o regalar artículos como pajitas y cubiertos de plástico.

Movilidad

Suiza cuenta con una densa red ferroviaria. Sus usuarios son campeones en cuanto al número de viajes y las distancias recorridas al año.

Sin embargo, más de la mitad de las personas que se desplazan al trabajo lo hacen en coche, en lugar de hacerlo en transporte público, en bicicleta o a pie. El transporte por carretera -incluidos los autobuses y los vehículos de servicio y reparto- es responsable de cerca del 40% de las emisiones de gases de CO2 en Suiza.

Antes de la pandemia, el suizo medio recorría unos 9 000 km al año en avión, el doble que hace 20 años. El número de viajeros en avión ha aumentado en los últimos años. Antes de la crisis de la COVID-19, los vuelos representaban el 10% de las emisiones suizas de CO2, bastante más que la cifra mundial del 2,5%.

"Por término medio, la población suiza vuela tres veces más que los ciudadanos europeos, conduce los coches más grandes de Europa y es uno de los mayores productores de residuos del mundo", afirmó el WWF en un comunicadoEnlace externo con motivo del Día de la Tierra en Suiza en mayo de 2019.

No obstante, la presión pública para frenar los viajes aéreos es cada vez mayor, e incluso se debate si debería haber un impuesto sobre el carbono en los billetes de avión. Algunos dicen que los billetes de avión en sí deberían ser más caros para disuadir a la gente de utilizar los billetes baratos como excusa para una escapada.

Servicios como myclimateEnlace externo ofrecen a los contaminadores que se sienten culpables la posibilidad de hacer donaciones para compensar su huella de carbono.

"Volar no es un derecho humano", asegura el director general de myclimate, Stephen Neff, "es un lujo al que nos hemos acostumbrado en Suiza y en otros países".

Con el objetivo de lograr cero emisiones netas en 2050, el Gobierno suizo ha adoptado medidas de reducción de CO2 en los sectores del transporte, la construcción y la industria. No obstante, en mayo de 2020, la Asamblea Federal (Parlamento) aprobó un crédito de casi 2 000 millones de francos para apoyar a SWISS y a otras compañías aéreas afectadas por la crisis del coronavirus.

En junio de 2021, los suizos tuvieron la oportunidad de aprobar una ley para frenar los gases de efecto invernadero. La ley, que forma parte de la estrategia de Suiza para cumplir el Acuerdo de París sobre el cambio climático, fue rechazada por el 51,6% de los votantes.

"El 'No' tendrá consecuencias", subrayó la ministra de Medio Ambiente, Simonetta Sommaruga. "Ahora será difícil alcanzar los objetivos climáticos". En consonancia con el Acuerdo de París, Suiza pretende ser neutral desde el punto de vista climático en 2050.

La vivienda

Suiza utiliza más gasóleo de calefacción que otros países europeos y está por encima de la media en cuanto a pérdidas de calor. Una de las razones es que muchos de los edificios son relativamente antiguos, y hay una reticencia generalizada a invertir en renovaciones. 

Al mismo tiempo, gran parte de la construcción nueva en Suiza consiste en casas suburbanas de una o dos familias. Su ubicación remota hace que sus inquilinos dependan del coche para desplazarse.

El auge de la construcción está fomentado en gran medida por los inversores institucionales, que apuestan por una mayor subida del mercado inmobiliario. Como resultado, muchas de estas casas permanecen vacías, con el consiguiente desperdicio de materiales de construcción y de espacios verdes.

Los efectos y la lucha

Como Suiza no tiene salida al mar, las temperaturas aumentan más rápidamente que en las regiones que se benefician del efecto refrigerante del océano. El primer vídeo de nuestra serie de dos partes muestra cómo el cambio climático está afectando al paisaje, la economía y la gente de Suiza.

La segunda parte de nuestra serie de vídeos sobre el clima examina la forma en que el país helvético reduce sus emisiones de gases de efecto invernadero.

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?