Navigation

El pueblo decidirá el remedio a penuria de enfermeras

Enfermeras como Martina Papponetti del Hospital de Bergamo, Italia, estuvieron en la primera línea de lucha contra el coronavirus y ocuparon los titulares en todo el mundo. Copyright 2020 The Associated Press. All Rights Reserved

En plena pandemia de COVID-19, Suiza se confronta a una grave falta de personal de enfermería. Todos están de acuerdo: es necesario actuar. Las soluciones, sin embargo, dividen al sector de la enfermería y al propio Parlamento. El pueblo debe pronunciase en las urnas el 28 de noviembre.

Este contenido fue publicado el 18 noviembre 2021 - 13:05

«Cada día, otra enfermera con problemas de salud no era reemplazada en sus funciones. Yo estaba muy estresada en el trabajo. Volví a casa nerviosa y descargué mi frustración en mi familia", señaló Carole R.*, enfermera calificada, especializada en cirugía y cuidados intensivos, al responder a nuestra encuesta de mayo de 2020. Estas palabras ilustran la situación del personal de enfermería suizo: estresado, mal pagado y muy escaso, si se tienen en cuenta las necesidades que impone la situación sanitaria.

Aplaudido desde los balcones de muchas ciudades durante el confinamiento, debido a su entrega durante la crisis sanitaria, el personal de enfermería pide ahora respuestas concretas para solucionar un problema conocido desde hace tiempo, pero que la pandemia lo hizo todavía más visible. En este contexto, el pueblo suizo votará el 28 de noviembre la iniciativa popular «A favor de cuidados de enfermería sólidos”Enlace externo, también conocida como iniciativa de la enfermería, cuyo objetivo es mejorar la situación de este sector profesional.

¿Qué es realmente escasez de personal?

Al mismo tiempo que las necesidades de atención aumentan inevitablemente debido al envejecimiento de la población, la realidad indica que Suiza no forma suficiente personal calificado. Adicionalmente, se constata una cifra elevada: el 46% de enfermeras y enfermeros abandonan la profesión. Según el Observatorio Suizo de la Salud, en caso de que no se tomen medidas efectivas, para 2030 faltarán en el país cerca de 65 000 enfermeras y enfermeros.

Para hacer frente a las necesidades actuales, se recluta activamente en los países vecinos. En la actualidad, un tercio del personal de enfermería de los hospitales viene del extranjero. Dependencia que puede provocar problemas en ciertas circunstancias, como sucedió durante los primeros meses de la pandemia. Cuando los Estados cerraron sus fronteras para limitar los contagios, Suiza debió negociar con sus vecinos para que el personal de salud extranjero pudiera circular y ocupar sus puestos en los hospitales helvéticos.

¿Qué solicita la iniciativa popular?

El texto que presentó en 2017 la Asociación Suiza de Enfermería (ASE) propone soluciones ante la escasez de personal.

En primer lugar, la iniciativa de enfermería pide al Gobierno federal y a los cantones que formen suficientes enfermeras cualificadas en Suiza. En segundo lugar, busca revalorizar la profesión. Para ello, exige que el Gobierno garantice mejores condiciones de trabajo, y defina incluso los niveles salariales para el sector.

Según el último Panorama Sanitario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicado en 2019, el salario del personal de enfermería en relación con el promedio salarial suizo se encuentra entre los más bajos del conjunto de países miembros de dicha Organización.

Según los promotores de la iniciativa, la Confederación debería también promulgar disposiciones sobre el desarrollo profesional para abrir nuevas oportunidades en la carrera de la enfermería.

Por último, el texto propone conceder más competencias a las enfermeras y los enfermeros, permitiéndoles facturar determinados servicios directamente a las cajas de seguros. Actualmente, necesitan una prescripción médica para poder hacerlo.

¿Qué contempla el contraproyecto indirecto?

El Gobierno y el Parlamento están de acuerdo en reforzar los cuidados de enfermería y frenar la escasez de personal en ese sector, pero estiman que la iniciativa popular va demasiado lejos. Por tal razón, adoptaron un contraproyecto indirecto que busca responder en particular a dos de las exigencias de la iniciativa: la promoción de la formación y la ampliación de las competencias del personal de enfermería.

Dicha contrapropuesta prevé invertir cerca de mil millones de francos suizos en ocho años para la formación de base y continua. Además, tal como lo solicita la iniciativa, las enfermeras y enfermeros podrán facturar ciertas prestaciones al seguro de base sin la exigencia previa de necesitar una autorización médica. Se contempla establecer un mecanismo de control para evitar que este nuevo método redunde en un aumento de los costos de salud.

¿Por qué debe pronunciarse el pueblo?

En 2017, la Asociación Suiza de Enfermeras y Enfermeros logró recolectar 120 000 firmas que respaldan su iniciativa. La contrapropuesta indirecta elaborada por el Parlamento no convenció al comité de la iniciativa, que, por lo tanto, decidió mantener su texto original. Por tal motivo, la ciudadanía tendrá la última palabra. Si acepta la iniciativa en las urnas el contraproyecto quedará enterrado. En caso contrario, dicha contrapropuesta entrará en vigor rápidamente.

¿Cuáles son los principales argumentos a favor?

Quienes apoyan la iniciativa estiman que el contraproyecto se concentra en la inversión para la formación, pero no prevé suficientes medidas para mejorar tanto la calidad de los cuidados de enfermería como las condiciones de trabajo en el sector. El comité de la iniciativa considera que la mejora de dichas condiciones constituye un elemento clave para evitar el abandono de la carrera profesional. Evalúa, también, que las inversiones previstas por el Parlamento serían un desperdicio de recursos si no se tomaran medidas adicionales.

Los partidarios del "sí" sostienen que la satisfacción laboral depende, principalmente, de contar con un número apropiado de personal en cada equipo, de las oportunidades para el desarrollo personal y del salario. Por ello, es esencial que Suiza forme más personal nacional para no depender de la mano de obra extranjera. Según los promotores del texto, solo la aplicación del contenido de la iniciativa permitirá garantizar la calidad de la atención y la seguridad del paciente.

¿Cuáles son los argumentos contra la iniciativa?

El campo del "no" considera que la iniciativa va demasiado lejos, entre otras razones, porque exige a la Confederación que regule las condiciones de trabajo y los salarios. Los opositores argumentan que ese no es el papel de la Confederación, sino de las instituciones, los interlocutores sociales y los cantones.

Los opositores al texto señalan que la asistencia médica básica ya está incluida en la Constitución. Por lo tanto, no es necesario mencionar específicamente al sector de la enfermería evitando así conceder un estatus privilegiado a una categoría profesional.

Argumentan también que la facturación directa de los servicios podría suponer un aumento de los costos de salud. Por ello, se inclinan por el contraproyecto indirecto que incluye un mecanismo de control de esta medida.

Por último, sostienen que las medidas establecidas en la contrapropuesta podrían aplicarse rápidamente y responder así a la escasez de personal. La aplicación de la iniciativa llevaría más tiempo, ya que el Consejo Federal y el Parlamento tendrían que preparar una nueva ley que demoraría en entrar en vigor.

¿Quién está a favor y quién en contra?

La iniciativa de la enfermería polariza la opinión. La izquierda, es decir el Partido Socialista y los Verdes, la prefieren, mientras que los partidos de derecha y de centro optan por el contraproyecto.

El sector sanitario no está unido. Además de la ASE, las organizaciones de médicos y pacientes y los principales sindicatos apoyan la iniciativa. Sin embargo, cuatro asociaciones de ayuda a personas mayores prefieren la contrapropuesta indirecta. En su opinión, el texto es sustantivo y vinculante y tiene la ventaja de que puede aplicarse inmediatamente.

Traducido del francés por Sergio Ferrari

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?