Navigation

El miedo a los acuerdos bilaterales era infundado

Balance positivo para el primer aniversario de los acuerdos bilaterales. Keystone

Un año después de la entrada en vigor de los acuerdos bilaterales entre Suiza y la Unión Europea (UE) no se produjeron mayores trastornos. No hubo emigración masiva.

Este contenido fue publicado el 30 mayo 2003 - 21:03

Los acuerdos deberán ahora ser extendidos a los nuevos miembros de la UE.

1° de junio 2002 - 1 de junio 2003. Un año de prueba y la señal es más bien positiva. "El miedo de los opositores a que se produjera una emigración masiva o un tráfico desmedido de camiones a través de los Alpes era infundado", señaló Joseph Deiss.

El ministro de Economía hizo un balance con ocasión del primer aniversario de la entrada en vigor de los siete acuerdos sectoriales. Análisis efectuado conjuntamente con la ministra de Exteriores, Micheline Calmy-Rey.

La aplicación de uno de los acuerdos más sensibles, el de la libre circulación de personas, se realizó sin mayor historia.

Tal como estaba previsto, Suiza otorgó sin trabas 15 mil nuevos permisos de residencia. Ese contingente fue completado a los 6 meses. Los primeros en beneficiarse fueron ante todo los alemanes que cruzan la frontera diariamente para venir a trabajar en Suiza.

En cambio, los permisos de corta duración no tuvieron mucha demanda. Sólo 60 mil permisos "B" (anuales) de los 115 mil disponibles fueron otorgados. El mayor número de solicitudes provino de los cantones turísticos del Valais y de los Grisones.

Menos camiones

En lo que se refiere al transporte, la cantidad de camiones que atravesaron los Alpes disminuyó un 9%, mientras que en los años precedentes aumentaba en una media de 8%.

A pesar de la baja del tráfico de camiones de alto tonelaje, el transporte de mercaderías aumentó en un 2%. "La eficacia del acuerdo quedó así demostrada", destacó Joseph Deiss.

Ninguno de los temores se realizó. Es en resumen el balance que hacen, con algunos matices, los diferentes medios concernidos. Las grandes empresas subrayan que la libre circulación de personas aporta más flexibilidad a la contratación de personal. Mientras que los sindicatos siguen atentos para evitar bajas de salarios.

La cláusula de la guillotina

Los siete acuerdos deben ahora ser extendidos a los 10 nuevos miembros de la Unión Europea. La aplicación de seis de los siete acuerdos es automática.

Pero en el relativo a la libre circulación de personas habrá que negociar ciertas adaptaciones. El acuerdo será sometido a referéndum facultativo, lo que ya desata polémica.

A juicio del Gobierno, la extensión de los acuerdos bilaterales a los 10 nuevos miembros es un hecho positivo, porque esos países representan "un mercado con un gran potencial de crecimiento, superior al promedio europeo".

El riesgo es grande, ya que si el acuerdo sobre la libre circulación es rechazado, los otros convenios dejarían de tener validez debido a la denominada "cláusula guillotina".

Las dudas de Bruselas

Luego del "no" del pueblo suizo al espacio Económico Europeo (EEE) en 1992, el gobierno helvético escogió la vía de las relaciones bilaterales, negociando acuerdos sectoriales con la UE.

Las negociaciones encaradas actualmente sobre la fiscalidad y el ahorro, la lucha contra el fraude y sobre la adhesión de Suiza a los acuerdos de Schengen y de Dublín, están aún sin concluir.

En Bruselas hay funcionarios que se interrogan sobre la eficacia de los métodos bilaterales. "El mecanismo es pesado", afirman en la Comisión. Cada vez hay que recomenzar negociaciones, y siempre bajo la amenaza de un referéndum".

"Eso no puede durar", estima un funcionario de la UE. La idea sería concluir un acuerdo general con Suiza, instaurando encuentros regulares a escala ministerial.

"Actualmente, se encuentra a un ministro suizo sólo cuando hay un problema", lamenta un especialista del expediente suizo. "Habría que establecer contactos permanentes", afirma.


swissinfo, Barbara Speziali, Bruselas
(Traducción y adaptación: Alberto Dufey)

Datos clave

El 1 de junio de 2002 entraron en vigor los acuerdos bilaterales.
El acuerdo sobre libre circulación de personas permite la instalación de europeos en Suiza.
No se produjo emigración masiva.

End of insertion

Contexto

Los alemanes, los primeros en beneficiar de los permisos de residencia.

No hubo demanda para permisos de corta duración.

Tampoco se produjo un tráfico desmedido de camiones a través de los Alpes y carreteras.

Los acuerdos deberán ser extendidos a los nuevos miembros de la Unión Europea.

Su extensión deberá ser sometida a referéndum facultativo, lo que hace tambalear en caso de rechazo, el conjunto de los otros acuerdos.

La Unión Europea estima engorroso el metódo de las negociaciones bilaterales, y preferiría acuerdos globales con Suiza.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?