Navigation

El mercado eléctrico suizo, un ovni en medio de Europa

© Keystone / Jean-christophe Bott

La crisis energética hace que en toda Europa —incluida Suiza— los precios de la electricidad se disparen. Aunque Suiza, debido a las particularidades de su mercado, se ve afectada de forma muy desigual.

Este contenido fue publicado el 28 septiembre 2022 - 09:00

La fuerte subida del precio de la electricidad ha afectado gravemente al mercado europeo, totalmente liberalizado desde 2007. Los Estados tienen que echar mano a sus arcas para apoyar a los hogares y las empresas. Y empiezan a surgir voces que cuestionan la apertura total del mercado o, por lo menos, cómo que se ha aplicado.

En el centro de Europa, Suiza también sufre la crisis energética, pero el país destaca porque su mercado está liberalizado solo en parte. He aquí algunas explicaciones.

¿Cómo funciona el mercado eléctrico suizo?

Desde los años 90, los proveedores de electricidad y los operadores de redes se han ido privatizando progresivamente. Aunque en el 90 % de los casos, los accionistas principales siguen siendo los organismos públicos. El mercado suizo se liberalizó parcialmente en 2009 y las empresas cuyo consumo supera los 100 000 kWh al año pueden elegir libremente su proveedor. Sin embargo, esto solo representa al 0,8 % de quienes utilizan la red.   

Los hogares y las pequeñas empresas —los denominados “clientes cautivos”— están obligados a consumir electricidad de su proveedor local. Esto significa que de un municipio a otro los preciosEnlace externo pueden variar mucho. Un ejemplo: quienes habitan en la ciudad de Basilea en 2022 han pagado 28 céntimos por kWh, mientras que en el mismo periodo a la población de Simplon —municipio del Valais— le ha costado 11 céntimos.   

¿Quiénes son los principales actores de la electricidad en Suiza?

En Suiza hay unos 630 operadores de redes de distribución, de los cuales el 70 % no produce electricidad. A menudo son municipios que tienen que garantizar el suministro en una zona bien definida. Un puñado de empresas se ha desarrollado más ampliamente a nivel nacional e incluso internacional. El Gobierno suizo ha identificado tres proveedores de electricidad de importancia fundamental, cuya quiebra podría afectar al suministro de todo el país: Axpo, Alpiq y BKW.

Swissgrid también es un actor importante en el mercado suizo, ya que gestiona toda la red del transporte de alta tensión y garantiza el intercambio de electricidad con los países europeos. La empresa es propiedad de las principales compañías energéticas suizas.

¿Cómo se fijan los precios de la electricidad en Suiza?

La tarifa eléctrica de la clientela cautiva es la suma del precio de la energía, del transporte y de varios impuestos y cánones. De un municipio a otro la factura varía debido a la cantidad de impuestos que se recaudan localmente, pero también debido a la estrategia de suministro del proveedor local. Algunas empresas producen ellas mismas gran parte de su electricidad, mientras que otras la compran; algunas han cerrado contratos con varios años de antelación, mientras que otras se abastecen a corto plazo. Y estas estrategias tienen un impacto directo en la factura de los consumidores en función de las fluctuaciones del mercado.   

La ley actualEnlace externo garantiza a la clientela cautiva el acceso a la red, la cantidad de energía deseada y “precios justos”. En 2021, en Suiza, el importe medio por kWh era de 18,5 céntimos de euro, mientras que la mediaEnlace externo en los países de la UE era de 22 céntimos de euro.  

Aunque la clientela cautiva no tenga la opción de cambiar de proveedor, si el incremento está justificado, las empresas tienen derecho a aumentar los precios. Los 630 operadores de red, cada año, deben presentar sus tarifas a la Comisión Federal de ElectricidadEnlace externo. Y la Comisión puede prohibir el aumento injustificado de precios o reducir con carácter retroactivo los importes demasiado elevados.  

¿Qué consecuencias tiene para Suiza la subida internacional del precio de la electricidad?

Durante los meses de buen tiempo, la producción nacional —sobre todo proveniente de centrales hidroeléctricas— cubre con creces las necesidades. En invierno, sin embargo, Suiza tiene que importar en torno al 40 % de su electricidad. Los proveedores tienen que comprar energía en el mercado europeo, donde los precios están en niveles récord. ¿Resultado? En 2023 en Suiza se van a encarecer las facturas. La Comisión Federal de Electricidad prevé un aumento medio del 27 %.  

Contenido externo

No obstante, de una empresa a otra la situación varía. A un operador de red que produce gran parte de su electricidad —como BKW en Berna— no le afectan las fluctuaciones de los precios internacionales. En 2023 sus clientes tendrán que pagar 25,5 céntimos por kWh, frente a los 25,2 céntimos de 2022. Pero, las tarifas de Romande Energie —que produce solo el 40 % de la electricidad de su red— pasarán de 21,2 céntimos en 2022 a 32,2 céntimos en 2023.   

La crisis energética también afecta a los grandes proveedores de electricidad, como Axpo y Alpiq, que tienen dificultades para encontrar el dinero necesario para pagar las garantías de sus futuros contratos. Axpo ha pedido ayuda al Gobierno suizo y ha conseguido un préstamo de 4 000 millones de francos. Una medida que se repite en toda Europa, ya que Alemania, Austria y los países escandinavos acaban de liberar varios miles de millones para dar liquidez a sus empresas energéticas.

¿Cómo se integra Suiza en el mercado europeo de la electricidad?

Desde el punto de vista técnico, la red eléctrica suiza es una parte esencial de la red europea. Con sus 41 líneas transfronterizas de alta tensión, asegura las transferencias de un país a otro. Para garantizar su suministro, la Confederación depende de estas conexiones para exportar electricidad cuando la producción supera las necesidades, y para importarla cuando la producción nacional es insuficiente.

Pero como Suiza no es miembro de la Unión Europea (UE) y no ha liberalizado su mercado totalmente, las relaciones son complicadas. Las negociaciones bilaterales sobre energía se interrumpieron el año pasado cuando el Gobierno suizo decidió poner fin a las negociaciones sobre el acuerdo marco con la UE. A la espera de una posible reanudación del diálogo, Swissgrid ha tomado el relevo y está llevando a cabo negociaciones más técnicas con los operadores de la red europea.

¿Por qué el mercado suizo no está totalmente liberalizado?

El Gobierno suizo quiso seguir la tendencia europea, pero en 2002Enlace externo se vio frenado por el pueblo: el 52,6 % del electorado se negó a liberalizar el mercado suizo. En 2017Enlace externo, sin embargo, el pueblo aprobó una nueva ley energética, que prevé el cierre gradual de todas las centrales nucleares del país.

La evolución del mercado europeo y el deseo de Suiza de abandonar la energía nuclear han llevado al Gobierno a elaborar una nueva leyEnlace externo de suministro eléctrico, que prevé la total liberalización del mercado y el rápido desarrollo de las energías renovables en Suiza. Próximamente el Parlamento examinará el texto y —en el contexto actual— el debate se prevé especialmente intenso.

>> Las medidas que este invierno, en caso de escasez de gas y electricidad, prevé adoptar Suiza:

Adaptado del francés por Lupe Calvo

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?