Navigation

El Consejo Nacional reconoce el genocidio armenio

Masacre de armenios en Alep (Siria) en 1919. Keystone

La Cámara baja del parlamento suizo aceptó este martes reconocer el genocidio de los armenios, en 1915.

Este contenido fue publicado el 16 diciembre 2003 - 17:18

En contradicción con el Ejecutivo, una mayoría de diputados midió más las consideraciones históricas y humanitarias que los imperativos político-económicos.

La decisión fue adoptada por 107 votos contra 67 y 11 abstenciones. El campo rojiverde (socialistas y ecologistas) fue respaldado por una gran parte de los parlamentarios del partido Demócrata Cristiano (PDC, centro) y por algunos radicales y demócratas del centro (derecha).

La izquierda y la derecha debatieron durante una hora sobre el postulado del ex consejero nacional (diputado) ginebrino Jean-Claude Vaudroz (PDC). El texto invitaba al Consejo Nacional a reconocer el genocidio armenio.

A diferencia de la propuesta presentada en el 2001 por el político de la izquierda radical, Joseph Zisyadis, ésta no fue rechazada ni exige tal reconocimiento del Consejo Federal, aunque insta al Ejecutivo a tomar nota y a transmitir la decisión por las vías diplomáticas usuales.

Preeminencia a la realidad histórica

Los partidarios del postulado argumentaron con éxito el reconocimiento de una "realidad histórica" que condujo a la elaboración de la Convención de la ONU contra el genocidio.

El cuidado por la coherencia y la intención de evitar otros crímenes de esta naturaleza deben incitar a Suiza - que se adhirió al convenio en el 2002 -, a reconocer el genocidio armenio, recalcaron varios oradores.

La verdad histórica y el deber de la memoria están en juego, sostuvo Dominique de Buman, demócrata-cristiano friburgués. Para el liberal Claude Rey se trata de reconocer un hecho histórico y no de condenar a Turquía.

Una actitud en ese sentido es "una señal de justicia con las víctimas, los supervivientes y sus descendientes", añadió el ginebrino Ueli Leuenberger (Verdes).

Preferencia al diálogo

"Hay que dejar de contabilizar las víctimas y de politizarlas", replicó a su vez el zuriqués Ulrich Schlüer (UDC, derecha dura. Haciendo alusión a los sufrimientos de otros pueblos, denunció una "moral selectiva".

Por su parte, el radical bernés Johann Niklaus Schneider-Ammann antepuso los imperativos políticos y económicos. Turquía es un un "Estado amigo" y un "importante socio comercial", precisó.

Es inútil dificultar más el diálogo y debilitar la plaza económica suiza, argumentó el industrial, sin fortuna.

Trece parlamentos nacionales, entre ellos los de Rusia, Canadá, Francia e Italia han reconocido ya el genocidio armenio.

Ankara no ha roto relaciones diplomáticas ni comerciales con esos países respondió el socialista jurasiano Jean-Claude Rennwald. "No hay razón para que sea diferente con Suiza", dijo.

Gobierno reticente

El Consejo Federal (gobierno) prefirió también el rechazo del postulado. Es importante para cada Estado trabajar por la memoria colectiva, pero las declaraciones políticas del extranjero no tienen necesariamente el efecto esperado, recordó la minsitra helvética de Exteriores, Micheline Calmy-Rey.

Para la jefe de la diplomacia suiza, ese postulado podría fortalecer a Turquía en su actitud defensiva.

ONG satisfechas

La Asociación Suiza-Armenia y la Sociedad para los pueblos amenazados recibieron la noticia del Consejo Nacional con "gran satisfacción".

"Suiza ha dado así una clara señal de justicia con las víctimas del genocidio y sus descendientes", indicaron en un comunicado conjunto.
"La decisión aporta asimismo una contribución importante a la prevención de otros crímenes contra la humanidad", concluyen.

swissinfo y agencias

Datos clave

Según los historiadores, la noche del 24 al 25 de abril de 1915 marca el comienzo de la deportación masiva de miles de armenios de Anatolia hacia los desiertos de la Mesopotamia.

End of insertion

Contexto

- Entre 500.000 y 1,5 millones de una población de dos millones de armenios perdieron la vida en dos años.

- Suiza no reconoció, hasta ahora, el genocidio como tal, a pesar de las numerosas intervenciones parlamentarias.

- La última vez fue el postulado de Zisyadis que el Consejo Nacional rechazó por estrecho margen, en marzo de 2001.

- En 2002, Jean-Claude Vaudroz, consejero nacional ginebrino, planteó un portulado exigiendo que el Consejo nacional reconozca el genocidio y pida al Ejecutivo tomar nota y transmitirlo por la vía diplomática habitual.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?