Navigation

El ciclismo no logra librarse del dopaje

El ciclismo y el dopaje se confunden cada vez más. Keystone

Tras el control positivo del kazajo Alexandre Vinokurov y la retirada del equipo Astana, el Tour de Francia vuelve a estar en el ojo del huracán.

Este contenido fue publicado el 25 julio 2007 - 16:28

Alessandro Donati, uno de los más destacados expertos a escala mundial en la lucha antidopaje, responde a las preguntas de swissinfo.

Por segundo año consecutivo, el Tour de Francia se ve envuelto en un escándalo de dopaje. Después de que Floyd Landis diera positivo a la prueba de testosterona en 2006, este año le ha tocado el turno a uno de los favoritos para ganar el Tour, el kazajo Alexandre Vinokurov.

El capitán del equipo Astana, de 33 años, dio positivo por transfusión sanguínea de otro donante en las pruebas a las que fue sometido tras adjudicarse la victoria en la etapa contrarreloj del Tour el pasado sábado en Albis. Nada más conocerse el resultado, el equipo Astana anunció que se retiraba de la competición.

Ahora la incertidumbre ronda al actual portador de la camiseta amarilla, el danés Michael Rasmussen, del equipo Rabobank, así como al alemán Patrik Sinkewitz, de T-Mobile.

swissinfo: Antes del final de la actual edición del Tour de Francia usted afirmó que su ganador no estaría "limpio". ¿En qué basa su convicción?

Alessandro Donati: Prácticamente la totalidad de los actuales directores deportivos son ex corredores que vivieron de lleno las épocas de dopaje y, por ende, hay una continuidad. Los diferentes equipos son, además, muy reticentes a hablar de sus actividades. Cada uno teme que los adversarios continúen – e incluso aumenten – las prácticas del dopaje, por lo que nadie se atreve a ponerle fin a las mismas.

A ello se suma que los ciclistas profesionales que se dopan desde hace años ya no conocen sus límites reales. Abandonar las sustancias dopantes sería como un salto al vacío, tanto física como psíquicamente.

Algunas televisiones alemanas, al igual que el diario suizo 'Le Nouvelliste', decidieron no volver a cubrir el Tour tras conocerse el caso Sinkewitz. ¿Cree que fue una decisión correcta?

A.D.: Seguramente. Los medios que aman el ciclismo deben adoptar una posición inequívoca. Es más: esta decisión es en parte una autocrítica, en el sentido de que los medios se han dado cuenta de que durante mucho tiempo dieron cobertura a un espectáculo tan falso como peligroso.

Si, por el contrario, dan un paso atrás, el mundo del deporte está perdido. Y los políticos, muy sensibles a los medios, están llamados a tomar posición.

No debemos olvidar que si las televisiones no lo cubren, disminuye el valor comercial del evento, con la consiguiente presión sobre los patrocinadores.

Y los patrocinadores se han dado cuenta de que el escándalo del dopaje no conlleva necesariamente daños económicos. En la época en que saltó a la luz el caso de Ben Johnson (Juegos Olímpicos de Seoul 1988), su patrocinador, Diadora, multiplicó incluso las ventas.

swissinfo. ¿Qué necesita la lucha antidopaje para ser más eficaz?

A.D.: Necesita el compromiso de los gobiernos y del sistema judicial. Los líderes políticos siempre cortejaron al deporte de alto nivel, pero nunca intervinieron. Al contrario, delegaron sus responsabilidades en el aparato deportivo.

La consecuencia de ello es que se ha minimizado el problema del dopaje. Nunca se explicó, por ejemplo, que la lucha antidopaje llevara un retraso de 10-15 años respecto a los nuevos fármacos disponibles.

En mi opinión, hay que introducir una especie de pasaporte sanitario digital en el que se registren los resultados de los análisis sanguíneos periódicos. Si durante un control los parámetros fisiológicos resultan anormales, el atleta debe ser detenido hasta que se normalicen los niveles.

swissinfo: ¿Qué papel tienen los grandes organismos, como la Unión Ciclista Internacional (UCI), el Comité Olímpico Internacional (COI) o la AMA?olympique (CIO) ou encore l'AMA?

A.D.: La UCI y el COI están demasiado condicionados por el valor económico del deporte que hoy supera con creces los valores éticos. La AMA, por el contrario, va por buen camino, pero el hecho de que se trate de un organismo privado dificulta el diálogo con los poderes públicos.

Además, la AMA se ha limitado a los análisis antidopaje, como si se trata de la única solución al problema... Actualmente estamos estudiando medidas alternativas, como el pasaporte sanitario.

swissinfo. Usted sostiene que, al igual que en el caso del dinero sucio, Suiza estuvo en el centro del comercio mundial de productos dopantes. ¿Puede ser más específico?

A.D.: El papel de Suiza siempre ha sido muy importante y muy negativo. En el pasado era extremadamente fácil procurarse productos ilegales en las farmacias helvéticas que las vendían sin límite.

Ahora en el comercio están involucrados sobre todo los países del este europeo, junto con Grecia, España, Holanda y Alemania. Algunos estados europeos – entre ellos Francia, Italia y Austria – se han dotado de leyes antidopaje. Y ya es hora de que Suiza siga el ejemplo.

Entrevista swissinfo: Luigi Jorio
(Traducción del italiano: Belén Couceiro)

Alessandro Donati

Alessandro Donati, de 60 años, es uno de los más destacados expertos en el mundo en materia de lucha antidopaje.

El antiguo responsable del equipo italiano de atletismo adquirió renombre por sacar a la luz varios escándalos en el mundo del deporte.

Entre ellos: el salto de longitud trucado de Giovanni Evangelista en los Mundiales de Roma de 1987, la utilización sistemática de EPO en el ciclismo y el recurso a productos dopantes en el fútbol.

En un informe reciente cuantificó por primera vez el mercado negro de productos dopantes a escala mundial.

Actualmente, Alessandro Donati es consultor en la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), creada en 1999 en Lausana.

End of insertion

La opinión de Swiss Cycling

En una entrevista concedida a swissinfo, el presidente de la Federación Suiza de Ciclismo, Lorenz Schläfli, declaró que algunos países conceden licencias también a corredores que consumen sustancias dopantes.

En su opinión, las federaciones que quieren erradicar este fenómeno deben luchar contra los grupos de personas que tienen grandes intereses financieros en el deporte.

Según Schläfli, se puede curar el ciclismo de esta plaga, pero solamente a condición de que se modifique completamente el ambiente que lo circunda – médicos, directores deportivos, manager: "tenemos que ser muy contundentes (...) y empezar desde cero".

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?